corrupción , denuncia , noticias , politica Miércoles, 28 agosto 2019

Los tres hermanitos de la Junta de Fiscales siguen vivitos y coleando más que nunKa

Sabemos que con la salida de Pedro Chávarry de la cabeza de la Fiscalía dejaste de prestarle atención al Ministerio Público, pero el lastre de los ‘Hermanitos’ es como el Emperador de Star Wars: siempre reaparece. Los tres fiscales que están vinculados a los Cuellos Blancos del Puerto aún continúan como fiscales supremos y los tentáculos de su poder no son poca cosa.

Intervención: Útero.Pe

Intervención: Útero.Pe

1. Chávarry, el blindado favorito

Desde hace más de un año se analiza cómo sacar a Pedro Chávarry de la Fiscalía por sus vínculos con los Cuellos Blancos del Puerto. Una de ellas era a través del Colegio de Abogados de Lima (por la suspensión de su colegiatura de abogado, el cual es un requisito para ser fiscal).

La decisión de retirarle la colegiatura llegó en enero de este año gracias al Consejo de Ética del CAL, presidido entonces por Walter Ayala. Cuando por fin empezabas a creer que los colegios profesionales servían para algo, la decana del CAL, María Elena Portocarrero, apareció en escena para precisar que la decisión aún no era aplicable porque faltaba resolverse una queja contra Ayala. Y todo quedó en suspenso.

Cuando había esperanza. Imagen: El comercio

Cuando había esperanza. Imagen: El comercio

El domingo supimos más de la actuación de Portocarrero gracias a un reportaje de Cuarto Poder. En él se revelaba que desde que la denuncia contra Chávarry llegó al CAL (noviembre del 2018), ella estuvo muy interesada en el caso, al punto que le dijo a Ayala:

“Por favor, no resuelvas NADA hasta mi llegada, alarga una semana más. Yo salgo de viaje hoy y debo estar en Lima el viernes. Alarga todos los casos emblemáticos a mi vuelta, incluso la medida cauterla de Chávarry. (…) El tema Chávarry no lo toque. Tenemos que hablar, ese tiene que esperar a mi retorno sí o sí”.

Imagen: La República

Imagen: La República

A pesar de todo lo que has leído, la decana asegura que no estaba presionando, que solo estaba sugiriendo. Según ella, había especialistas que estaban cuestionando que se les quite la colegiatura a los personajes vinculados a los Cuellos Blancos como sanción. Por su “sugerencia” a favor de Chávarry ahora se evalúa su vacancia. 

2. Aladino quiere cumplir el deseo de los fujiapristas

Tomás Aladino Gálvez ha iniciado una abierta campaña para sacar a José Domingo Pérez y Rafael Vela del equipo Lava Jato “por su pésimo manejo del acuerdo de colaboración con Odebrecht”. La solicitud, que es como pedir la salida de Gareca por llevarnos al Mundial, la presentó formalmente la semana pasada en la Junta de Fiscales Supremos y fue respaldada por los tres personajes de este post: Chávarry, Gálvez y Rodríguez Monteza.

En los días siguientes, Gálvez (acusado con nombre y apellido en el caso de los Cuellos Blancos del Puerto y hasta con impedimento de salida del país por el mismo caso) apareció en los medios para decir que “Vela y Pérez se han arrodillado ante Odebrecht para que les den información” y hasta para acusarlos de “traición a la patria”.

Aquí una rola de Gálvez para que recuerdes quién es:

Pero como su análisis de la realidad es equiparable al de Víctor Andrés Ponce, la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, lo dejó en visto con su pedido de remover a Pérez y Vela.

3. No se llama Víctor Raúl por las puras

Víctor Raúl Rodríguez Monteza es de los que menos declara a los medios, pero ha demostrado ser del team Chávarry. Su última jugada fue haberle dado la razón a Keiko en su casación y pedir su libertad en lugar de defender la posición del equipo Lava Jato (o sea, de la Fiscalía). Además, el fiscal Carrasco, del caso Oviedo, acusó a Víctor Raúl de poner en riesgo la continuidad de la prisión preventiva del exdirigente deportivo al no asistir a una audiencia para ver un pedido de casación (anulación del proceso) de dicho tema.

Ahora, mira esto:

Imagen: RPP

Imagen: RPP

El Comercio acaba de revelar que Rodríguez Monteza se reunió hasta cinco veces con Velásquez Quesquén entre el 2003 y el 2006. Tres de esas veces fueron justo cuando Víctor Raúl estaba postulando para entrar a trabajar como fiscal supremo adjunto en el Ministerio Público:

  • El 7 de marzo del 2003, Rodríguez visita a Velásquez Quesquén en su oficina por más de una hora.
  • El fiscal retornó por la tarde de ese mismo día, “para quedarse apenas diez minutos”.
  • Tres días después de su designación como fiscal, el 20 de marzo del 2003, volvió a ver al aprista, esta vez, por 20 minutos.
Imagen: La República

Imagen: La República

¿Saben qué es lo más revelador? Que Rodríguez Monteza no habría cumplido con los requisitos para ser elegido en ese puesto de la Fiscalía, pues necesitaba más de 10 años como abogado, cuando apenas tenía nueve años de egresado. ¿En el dolor (de conseguir un puesto), hermanitos?

 

Secured By miniOrange