corrupción , denuncia , noticias , sociedad Lunes, 10 junio 2019

LAVA JATO: 3 pasos para entender la última bomba que deja a Castañeda peor que puente de la Solidaridad

Las obras de Castañeda son inolvidables. Cómo borrar de la mente el puente Solidaridad que cayó tras la crecida del río Rímac. Bueno, quien está a punto de caer, perdón, de desplomarse es el “mejor alcalde de Lima de todos los tiempos”. Las aguas enlodadas del caso Lava Jato (en esta ocasión de OAS) prometen ahogar a Lucho gracias a las últimas revelaciones de El Comercio.

1. Los personajes

Esta serie tiene como protagonista al exalcalde, quien no necesita mayor presentación. Quienes sí la requieren para que no te pierdas ni un momento de la nueva temporada de Justicia TV son estos:

  • Léo Pinheiro: Esa es su chapa, su nombre real es José Adelmário Pinheiro Filho y fue presidente de OAS, la empresa que presuntamente ha financiado a los Humala, Villarán y ahora a Castañeda. Pinheiro fue para OAS lo que Marcelo Odebrecht para Odrebrecht.
  • Leonardo Fracassi: Es el Barata de OAS, o sea, el representante de esta empresa en Perú. Se le señala como quien posiblemente coordinó la entrega de dinero en este caso y en otras entregas de dinero de OAS.
Imagen: IDL-Reporteros

A Lucho solo le faltó el overol con el logo de OAS. Imagen: IDL-Reporteros

  • Martín Bustamante: Es pataza de Castañeda (lo conoce desde su juventud, cuando vivían en Chiclayo) y actual secretario general de Solidaridad Nacional. Ha tenido distintos cargos durante las gestiones de Lucho y es señalado como quien recibió la plata de OAS para la campaña de su amigo íntimo.
  • Giselle Zegarra: Fue gerenta de Promoción de la Inversión Privada de la Municipalidad de Lima durante las dos primeras gestiones de Castañeda. Según OAS, ella es como la amiga que te presenta a su amigo/a que te gusta, pues gracias a ella llegaron a Castañeda. Es la misma que coordinó la anulación de Río Verde a nombre de Lucho en los #YellowChats.

2. Una obra manoseada

OAS ha participado en seis megaobras en Perú, de las cuales al menos cuatro tuvieron incrementos de presupuesto cual chifón (sorry, el invierno nos da hambre). Una de esas seis obras fue la Línea Amarilla (llamada así por Castañeda) o Vía Parque Rímac (rebautizada así en por Villarán), la cual debes conocer bien para entender por qué OAS le dio tanto cariño a Lucho.

Diferencias. Imagen: El Comercio

Diferencias. Hay que reconocer que Villarán tuvo más estilo para venderse la concesión. Imagen: El Comercio

La construcción es esa vía que pasa por debajo del río Rímac y que te permite llegar desde Ate hasta el Callao. Fue concesionada por la Municipalidad de Lima en 2009 (segunda gestión de Castañeda) al consorcio LAMSAC (el 99% le pertenecía a OAS), pero en 2011, Villarán le cambió el nombre a Vía Parque Rímac porque incluyó otras construcciones (como la del proyecto ‘Río Verde’) y amplió la concesión de treinta a cuarenta años, entre otros cambios que ahora ya entendemos por qué los hizo.

Al final, Río Verde fue como la relación con tu saliente que nunca se concretó y hoy seguimos teniendo una horrible ribera del río Rímac gracias a que Giselle Zegarra (quien aseguró que hablaba a nombre de Lucho) detuvo esa obra antes de que Castañeda asuma como alcalde, en el 2014. Un año después, con esa plata, US$ 74 millones, OAS y Luchito le regalaron a Lima un bypass con rajaduras en 28 de Julio.

3. La plata que cayó

Imagen: Útero.Pe

Imagen superreferencial. Imagen: Útero.Pe

En el 2014, el año de la campaña municipal que ganó Castañeda, OAS no solo conversaba con el equipo de Castañeda (Giselle Zegarra) para anular Río Verde, sino también para tratar otro$ a$unto$.

Lo que se sabía:

  • El mes pasado, el propio Leo Pinheiro le contó al equipo especial Lava Jato de la Fiscalía que, entre setiembre y octubre del 2014, entregó 100 mil dólares a la campaña de Castañeda. Según su delación, el aporte fue ofrecido por el brasileño en la casa de Lucho, aceptado por Castañeda, gestionado por Fracassi y recibido por Martín Bustamante.
  • La plata salió de la oficina de sobornos similar a la Caja 2 de Odebrecht, llamado ‘Controladoria’. “Era una oficina que servía para cumplir acuerdos ilícitos de pago de coimas, así como para estructurar operaciones financieras a través de la elaboración de contratos ficticios”, describió un colaborador eficaz de la Fiscalía.

Lo que ahora sabemos:

  • Peeero, la nueva revelación de El Comercio indica que el aporte no fue de 100 mil dólares, sino de 220 mil. Un testigo protegido, cita el medio, contó que cuando Fracassi coordinó la entrega del dinero con Bustamante, el amigo de Lucho se puso como tu pata conchudo que pide combo doble cuando le invitas a comer y le pidió 220 mil dólares.
  • “La entrega se hizo por [un] courier que no tenía ningún conocimiento de lo que estaba haciendo. Bustamante llamó a Fracassi para confirmar [la recepción]. El dinero fue proporcionado por el señor Alexandre Portela o por Ramilton Machado, de la oficina de la controladoria”, especifica El Comercio.

La historia suena tan conocida porque, de comprobarse su veracidad, es similar a la de Villarán. Es decir, un alcalde que recibió aportes de una empresa brasileña que realizó contrataciones con la municipalidad. Por lo pronto, Lucho ya se adelantó y ha dicho que “no es delito” recibir aportes de campaña. ¿Le será suficiente para salvarse?

Secured By miniOrange