libertades , noticias , politica , sociedad Jueves, 30 mayo 2019

Breves pero abismales diferencias entre la posibilidad de cerrar este Congreso y el golpe de Fujimori en el 92

Fotón: Michael Ramón / Intervención: Utero.pe

Fotón: Michael Ramón / Intervención: Útero.Pe

Has amanecido con muchas preguntas

La mayoría de ellas son sensatas y serán respondidas, pero tenemos que empezar con una que es sinceramente absurda (pero no falta quien lo sugiera):

¿Es esto lo mismo que pasó el 5 de abril de 1992?

Es alucinante que tengamos que hacer un post sobre esto.

Así que vamos a masticarlo bien para no tener que hacerlo de nuevo.

Fujimori anunció la disolución y cierre del Congreso al lado de una bandera de papel lustre

Cómo se nota la crisis económica de los noventas, csm. Foto: Es parte de la historia peruana

Y con un mapa de Navarrete atrás. Foto: Alguna tele noventera (?)

La Constitución de 1979 (vigente cuando Fujimori llegó al poder) facultaba al presidente de la República a disolver la Cámara de Diputados —el Senado no podía ser disuelto— si esta hacía perder el cargo, por censura o negación de confianza, a tres Consejos de Ministros. 

Si Fujimori hubiera disuelto parte del Congreso de esa manera podríamos decir que se trató de una medida constitucional. Pero no podemos decirlo porque no fue así.

En cambio, Vizcarra ha anunciado que va a presentar una moción de confianza y lo hizo acompañado por su gabinete + los presidentes regionales

Foto: Prensa Presidencia

Foto: Prensa Presidencia

¿Puede Vizcarra presentar una moción de confianza por la reforma política? Sí, de hecho puede pedirla por lo que quiera. ¿Si no se la dan podrá cerrar el Congreso? La Constitución Política de 1993 —dejada por Fujimori porque el Perú es una ironía sin remate— faculta al presidente a cerrar el Congreso si le chotean a dos Consejos de Ministros.

Las preguntas que tienen a los abogados arrugándose los ternos mientras debaten son dos:

  • ¿El gobierno de Vizcarra es una continuación de PPK? Porque si es así, el Congreso no podría chotearlo sin repercusiones pues ya lo ha hecho antes (2016).
  • ¿el gobierno de Vizcarra cuenta como uno nuevo? Porque entonces le pueden decir “ahorita no joven” y no pasa nada.

La Constitución dice “dos consejos de ministros del gobierno”, o sea, no se refiere a personas sino a go-bier-no. Y sí, este es un mismo gobierno con dos presidentes distintos.

Lo cierto es que Vizcarra está actuando dentro de los límites que establece la Constitución, algo muy distinto a lo que ocurrió con Alberto Fujimori en 1992.

Esto tiene que quedar claro

Fujimori no solo disolvió el Congreso en 1992, también lo cerró. Eso significa que convocó a las Fuerzas Armadas —ya controladas por Montesinos— y a la Policía para impedir el acceso de los congresistas. 

Los uniformados. Foto: Radio Cutivalú

Los uniformados. Foto: Radio Cutivalú

No quedó ahí: el Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE) secuestró a políticos opositores y a algunos periodistas, se intervino el Colegio de Abogados de Lima (CAL), además del Poder Judicial, Consejo Nacional de la Magistratura, el Tribunal de Garantías Constitucionales, el Ministerio Público y la Contraloría.

A él también le llega al pincho tu cámara. Foto: RPP

A él también le llega al pincho tu cámara. Foto: RPP

Máximo San Román, vicepresidente de Fujimori, asumió por ley vigente como nuevo presidente constitucional el 21 de abril de 1992 e hizo un llamado a las Fuerzas Armadas para que le metan su desahuevina al dictador, pero a nadie le importó ni 1/4 de pepino y recibió cero apoyo con cero céntimos.

Nada de eso va a pasar ahora

En el caso de que Vizcarra llegue a disolver el Congreso, la Constitución señala que deberá ser a través de un decreto que contiene la convocatoria a elecciones para un nuevo Congreso, que deberán realizarse dentro de los cuatro meses después de la fecha de disolución.

Además, si bien el Legislativo queda disuelto, la Comisión Permanente —que, como su nombre indica, es permanente— se mantiene en funciones. Eso significa que estos 29 congresistas se quedarán por un tiempo más (suave que la lista te puede frustrar un huevo):

  • Daniel Salaverry, presidente del Congreso (No agrupado).
  • Leyla Chihuán, primera vicepresidenta (Fuerza Popular).
  • Segundo Tapia, segundo vicepresidente (Fuerza Popular).
  • Yeni Vilcatoma, tercera vicepresidenta (Fuerza Popular).
  • Horacio Zeballos (Nuevo Perú).
  • Karina Beteta (Fuerza Popular).
  • Miguel Torres (Fuerza Popular).
  • Richard Acuña (Alianza para el Progreso).
  • Héctor Becerril (Fuerza Popular).
  • Milagros Takayama (Fuerza Popular).
  • Humberto Morales (Frente Amplio).
  • Richard Arce (Nuevo Perú).
  • Mauricio Mulder (Apra).
  • Rosa Bartra (Fuerza Popular).
  • César Segura (Fuerza Popular).
  • Freddy Sarmiento (Fuerza Popular).
  • Marco Arana (Frente Amplio).
  • Tamar Arimborgo (Fuerza Popular).
  • Lourdes Alcorta (Fuerza Popular).
  • Vitocho (Acción Popular).
  • Milagros Salazar (Fuerza Popular).
  • Henry Vásquez (Alianza para el Progreso).
  • Alejandra Aramayo (Fuerza Popular).
  • Ursula Letona (Fuerza Popular).
  • Ana María Choquehuanca (Peruanos por el Kambio).
  • Gladys Andrade (Fuerza Popular).
  • Luis Galarreta (Fuerza Popular).
  • Jorge Meléndez (Peruanos por el Kambio).
  • Percy Alcalá (Fuerza Popular).

Dato curioso: esta lista podría haber cambiado bastante o sea, tendría menos fujiaprismo si se recomponían las comisiones tras la aparición de las nuevas bancadas. Pero claro, eso también se bloqueó.

Vamos a resumirlo y remarcarlo

Se podrán trazar varios paralelos entre i) la disolución y cierre del Congreso del 5 de abril de 1992 y ii) la posible disolución constitucional del mismo por Vizcarra. Sin embargo, debería quedar claro por qué NO son lo mismo: Fujimori se zurró en la ley y se valió de la fuerza para hacerlo, Vizcarra está siguiendo mecanismos constitucionales.

¿Y qué viene después de un posible cierre del Congreso? Siendo sinceros el panorama que pinta aquí Roberto Bustamante parece ser el más preciso:

  • La participación política ciudadana ha decaído bastante y la sociedad civil no está tan organizada como lo estaba durante la primera caída del fujimorismo.
  • De hecho, son movimientos más de ultraderecha —la gente de Con Mis Hijos No te Metas, por ejemplo— los que están mejor posicionados y pueden sabotear todo intento de reconstrucción.

Antes pensábamos que no llegaríamos al bicentenario, ahora parece que no vamos a llegar ni a los Panamericanos (¿alguien todavía se acuerda de esto?).

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Secured By miniOrange