corrupción , economía , noticias , politica Miércoles, 15 mayo 2019

Todos estamos de acuerdo: tenemos que bajarnos los peajes de Lima (¿pero podemos?)

Lo dijo Alex Kouri: el negocio está en los peajes. Las constructoras brasileñas —Odebrecht y OAS en este caso— coimeaban porque era una inversión rentable. No solo porque ejecutaban obras —con sobrecostos gracias a adendas de por medio—, sino que también tenían concesiones que duran décadas y que vienen con un porcentaje de los peajes.

Nadie llora por la desaparición de un peaje, excepto los que cobran. Foto: Perú21

Nadie llora por la desaparición de un peaje, excepto los que cobran. Foto: Perú21

El negociazo de Lima

  • Hasta el 2009, la Municipalidad Metropolitana de Lima administraba —a través de EMAPE— los peajes de Lima.
  • En abril del 2010, Luis Castañeda Lossio le da luz verde al proyecto “Vías Nuevas de Lima” del consorcio Rutas de Lima (conformado por Odebrecht).
  • A cambio de administrar los peajes de la Panamericana Norte, Sur y Ramiro Prialé, el consorcio realizaría obras de mejoramiento y mantenimiento en esas vías.
  • En el 2013, Susana Villarán —sin concurso público— entrega esta concesión por 30 años al consorcio Rutas de Lima y esta se compromete a invertir US$498 millones en las vías.

En junio de 2016, cuando ya había reventado su cochinada, Odebrecht vende el 57% de su participación en Rutas de Lima a Brookfield (un fondo canadiense) y se queda con un 25%. Mientras tanto las tarifas de los peajes de Lima se fueron elevando progresivamente desde el 2013 hasta noviembre del año pasado.

Y todavía falta Línea Amarilla

Pero es al toque: más pequeña pero rentable —pues se queda con el 66% de peajes de Lima— fue entregada a OAS en el 2009, durante la gestión del mudo Castañeda. Este les aseguró 30 años de concesión. Luego la tía Villarán les dio 10 años más. En el 2015, OAS vendió Línea Amarilla por US$1500 millones.

Pero vamos a lo que te estás preguntando hace rato (porque está en el titular del post):

¿Se pueden eliminar los peajes?

Cartel durante la protesta por el peaje en Puente Piedra. Foto: Atoq Ramón/Perú21

Cartel durante la protesta por el peaje en Puente Piedra. Foto: Atoq Ramón/Perú21

Está claro que debemos eliminar los peajes y ya hay una larga cola de políticos —Vitocho, Alejandra Aramayo y Alberto Beingolea, por ejemplo— formando un improbable y obvio coro: “ese peaje es corrupto, hay que eliminarlo“.

Pero la pregunta en realidad es si podemos eliminar los peajes. Y no es nueva, se planteó en las últimas elecciones municipales. Las propuestas de los candidatos iban desde una expropiación de las concesiones (Manuel Velarde) hasta una revisión de las adendas (Gustavo Guerra). Una buena cobertura de ese debate la tiene Semana Económica.

Sin embargo, ni los contratos de Rutas de Lima ni los de Línea Amarilla tienen una cláusula anticorrupción. Eso significa que incluso si se determina que el contrato tuvo como origen un soborno, no pasa nada. Y resolver el contrato unilateralmente nos saldría bastante caro.

En todo caso, este es el man que tiene que ponerse a pensar en una solución:

El alcalde de Lima, Jorge Muñoz. Foto: Perú21.pe

El alcalde de Lima, Jorge Muñoz. Foto: Perú21.pe

Aunque lo único que ha dicho hasta ahora es que por la vía legal la cosa está recontra jodida. Mientras tanto, en el concejo metropolitano ya se están despertando.

La propuesta de expropiar de pronto no suena tan mal, ¿no?

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Secured By miniOrange