corrupción , denuncia , noticias , politica , sociedad Martes, 9 abril 2019

Conversamos con Karla Calle, la troll aprista protagonista de un video policial en Colombia

Sabemos que ya está muerto, pero contar cosas sobre el APRA siempre es divertido. Sobre todo porque son una gran entrada para el plato de fondo que llegará con la declaración de Barata. Aquí 3 hechos que los dejaron más maltratados de lo que ya están.

Intervención: Útero.Pe

Intervención: Útero.Pe

1. Se va cerrando el círculo

Jorge Barata ya había tirado dedo a Alan. En marzo del 2018, dijo que aportó 200 mil dólares a su campaña del 2006. Fue al único partido al que apoyó esa vez. El presunto intermediario fue Luis Alva Castro, el mismo que se fue gomeado cuando fue a la casa del embajador uruguayo en Lima donde Alan buscó asilo infructuosamente.

¿Qué reveló IDL-Reporteros?

Presentó documentos que prueban que el Sector de Operaciones Estructuradas de Odebrecht entregó 100 mil dólares al Apra y a Alva Castro. Estos fueron repartidos de esta manera:

  • $60 mil a ‘Laque’, que según las fuentes que consultó IDL-Reporteros, sería el alias de Luis Alva Castro.
  • $40 mil al ‘Apra’, que no es otra cosa que el propio nombre del partido, así, sin alias porque seguramente la sigla ya dice mucho.
Imagen: IDL-Reporteros

Imagen: IDL-Reporteros

Lo curioso es que varios de esos pagos fueron realizados después de campaña, en el 2007. Como si no hubieran sido realmente para la campaña. Algo más: de acuerdo con Ojo Público, Alva Castro fue el mayor aportante del Apra en el 2006: entregó 111 mil 500 soles.

Imagen:

A estas alturas del post habrás notado que Barata mencionó inicialmente 200 mil dólares y en este post solo se habla de 100 mil. Bueno, si IDL-Reporteros no sabe cómo se pagaron los otros 100 mil, nosotros tampoco. Solo te podemos decir que AlGuien cobró 100 mil cocos por una conferencia para Odebrecht.

2. Exponiendo a la troll mayor

IDL-Reporteros también presentó otra nota en la que reveló detalles de Karla Calle, la apristroll que se hizo merecedora del título de “representante de la mujer aprista en redes sociales”. La nota detalló lo siguiente sobre la familia de Calle:

  • “Uno de los investigados por ser parte activa de la red mafiosa (de Rodolfo Orellana) es el esposo de Karla Calle, Jorge Cortes Guerrero, a quien la fiscalía define hoy como ‘no habido’.
  • El suegro de Calle, Jorge Enrique Cortes Martínez, es investigado en por lo menos 5 casos de tráfico de terrenos, sospechoso de haber adquirido inmuebles de Orellana conociendo su origen ilícito. Se encuentra bajo detención domiciliaria, mientras que sus hijos (los cuñados de Calle) están bajo comparecencia simple en calidad de investigados.
  • Según la disposición fiscal que formaliza la investigación preparatoria en el 2014, Cortes Martínez es parte de la ‘dirección’ de la organización criminal de Orellana, en tanto que sus hijos (cuñados de Calle) cumplirían el papel de testaferros”.

Para sorpresa de Calle, Útero.Pe la contactó. Ella confirmó que su esposo está investigado por dicho caso, pero que “tras largos años de investigación” aún no hay ningún juicio. Lo que sí niega es que el investigado se encuentre como no habido. Aclaró que los viajes a Colombia se explican porque ella y su esposo viven en ese país desde hace 10 años. No sabemos si lo dijo en serio, pero adelantó que iniciará acciones legales contra IDL-Reporteros.

3. El video de su roche en Colombia

Intervención: Útero.Pe

Intervención: Útero.Pe

No pasó ni un día de publicada la nota de IDL-Reporteros y el fin de semana último vimos un video de Calle en el que un policía de Colombia la sostiene de la muñeca luego de que un ciudadano de ese país la acusara de haberlo golpeado. Ella gritaba “yo no soy periodista por las huevas, a mí me vas a respetar” (min. 1:40). A su lado aparecía el esposo, quien a los segundos la dejó sola frente a la cámara. Según la aprista, se fue a cerrar la puerta, no huyó.

El hecho captado en el video ocurrió en marzo del 2018, en los exteriores de la empresa de fertilizantes orgánicos que dijo tener con su pareja desde hace 22 años. Quien la grabó fue un “agente de seguridad” que tenían contratado a través de otra empresa. Cansada, dice, de que el trabajador se grabara constantemente dentro de su empresa haciendo ejercicios para YouTube, llamó a la Policía para sacarlo, porque “para eso uno no le paga” y porque estaba prohibido grabar dentro de la planta:

“Él empieza a buscarme boca, a insultarme, pero hablando con un tercero por teléfono, empieza a insultar a mi esposo, empieza a decir que somos unos indios chiquitos, que qué le vamos a hacer (…) Le dije ‘Retírate’, yo lo agarro y es cuando él hace el ademán de que no lo toque. Si a mí tú me haces doler o algo, yo voy a reaccionar. En ese momento lo que yo hago es darle un manazo a él (…), en la cara, creo, donde le cayó, porque él era muy alto”.

A pesar de que le dio un manazo, Calle niega que lo haya agredido (min. 5:30 – min. 6:13). Si considera que un manazo en la cara no es una agresión, ahora deben entender que seguramente cree que sus insultos en Twitter son broches de oro. Aunque nos repitió que nunca fue detenida, en otro video suyo cuenta que fue retenida por las autoridades colombianas.

Antes de empezar la entrevista, la troll favorita de Alan nos recordó que no le gusta nuestro portal. Felizmente fue por teléfono, sino nos ganábamos un manazo.