educación , noticias , politica , sociedad Martes, 26 marzo 2019

La universidad favorita de Alan es investigada por meterle billete a cualquier cosa menos a la educación

En medio de los conflictos sociales y las rabietas del Congreso por las reformas impulsadas por Vizcarra, hay una noticia que no debe pasar desapercibida no solo por su millonaria importancia sino porque se trata del futuro del país: las universidades.

Un reportaje del periodista Fernando Alayo publicado hoy en El Comercio, revela que la Sunedu inició en diciembre pasado un proceso en contra de la universidad San Martín de Porres, cuyo rector es el expremier de Alan García y en la que precisamente el expresidente es director del Instituto de Gobierno y Gestión Pública.

La investigación en contra de la USMP, que en el 2017 logró su licenciamiento, es porque realizó gastos sin fines educativos para empresas ligadas a esa universidad y hasta con el equipo de fútbol de primera división que lleva el mismo nombre.

El monto es de más de 136 millones de soles

¿Pero por qué esto es un escándalo?

La Universidad San Martín de Porres tiene la condición jurídica de “asociativa”, es decir, no tiene dueño ni tiene fines de lucro. En este Útero hemos contado un poco sobre la fundación de la USMP y cómo fue que Chang, el amigo de Alan, se hizo amo y señor de esta casa de estudios originalmente fundada por la orden religiosa de los dominicos. 

Al ser una universidad “asociativa” tiene un montón de beneficios según la Ley Universitaria:

  • No paga IGV.
  • No paga Impuesto a la Renta.
  • No paga Impuesto Selectivo al Consumo.
  • No paga aranceles de importación de equipos y material educativo.
  • No paga Impuesto Predial.

Es decir, el Estado deja de percibir millones en impuestos pero bajo una única condición:

Los excedentes (o sea las ganancias de la universidad) deben ser reinvertidos en infraestructura, investigación, equipamiento y todo para mejorar la calidad educativa.

¿Y qué hizo la USMP?

Básicamente esto. Imagen: Útero.Pe

Básicamente esto.
Imagen: Útero.Pe

El reportaje de Alayo indica que la Sunedu realizó una auditoría a los estados financieros del 2015 de la universidad. Este proceso empezó en diciembre de 2018 y lo que encontró fue lo siguiente:

  • Un préstamo sin garantía al club deportivo de la primera división San Martín de Porres. Monto: 19 millones de soles.
  • Una provisión de estados financieros (o sea, un reconocimiento de deuda que el club tiene con la universidad). Monto: 88.9 millones de soles.
  • Invirtió dinero en Latin Lease LTD. Según explica el reportaje, esta firma (domiciliada en Malta), ofrecía un 12% de rentabilidad anual. Pero no hay constancia de que la rentabilidad se haya utilizado a favor de los posibles becarios. Además, Latin Lease LTD aparece en los Panama Papers.

Aparte de todo esto:

El Comercio conoció que la Sunedu incluyó como parte del procedimiento sancionador otras posibles operaciones irregulares realizadas por la USMP con cinco subsidiarias: Tambo Hotel y Restaurante S.A.C., Colegio de Aplicación de Gestión No Estatal Rita Castro Ramos, Promotora Educativa USMP S.A.C., Editora La Crónica S.A.C. y Empresa Interamericana de Radio Difusión S.A. (que opera el canal de televisión USMP TV).

¿Ahora qué le pasará al amigo de Alan?

Por estas operaciones aparentemente irregulares, el castigo para la USMP puede ser hasta perder su licencia y cerrar. El Comercio explica que esta sería una falta tipificada en el numeral 3.1 del Reglamento de Infracciones y Sanciones de la Ley Universitaria, “utilizar directa o indirectamente los activos de las universidades privadas para fines distintos a los universitarios”.

Pero el abogado de la USMP, Víctor Bolaños, se defendió con una interpretación auténtica de las investigaciones:

  • Si se encontraron operaciones irregulares, “estas no pueden ser objeto de ningún procedimiento porque el reglamento de infracciones entró en vigencia en diciembre del 2015”.

Y sobre la plata a LC Perú, las declaraciones del abogado son de antología:

via GIPHY

¿Por qué recién nos enteramos de estas cosas? ¿Y las demás universidades?

Antes de la Ley Universitaria, hacían lo que querían. Y no lo decimos nosotros. Conversamos con el autor de esta norma, a la que tanto apristas como fujimoristas se han opuesto durante años, el excongresista Daniel Mora.

En plena investigación para la elaboración de la nueva Ley Universitaria, no había una entidad especializada que supervise que el dinero excedente de las que son “sin fines de lucro” se reinvierta en mejorar la calidad educativa. A cambio de eso teníamos, por ejemplo:

  • Sueldos millonarios para rectores. (2 millones de soles para el hoy investigado rector de la Universidad Garcilaso, Luis Cervantes Liñán, y otros sueldazos más).
  • Universidades comprando aviones (Alas Peruanas, USMP).
  • Etc.

La Sunat no contaba con personal especializado para esa labor de fiscalización de la reinversión educativa. Por eso, entre otras cosas, nació la Sunedu. Y las casas de estudios que tienen las mismas condiciones que la USMP también están siendo fiscalizadas.

Estas son algunas de las universidades más importantes del país que tienen la condición de “Asociativa”, es decir, no pagan nada de nada:

  • Universidad Católica (PUCP).
  • Universidad Cayetano Heredia.
  • Universidad del Pacífico.
  • Universidad de Lima.
  • Universidad Femenina (Unife).
  • Universidad de Piura.
  • Universidad Ricardo Palma.
  • Universidad Privada Antenor Orrego.
  • Universidad ESAN.
  • Universidad Antonio Ruiz de Montoya.
  • Y más.

Oe, ¿y Acuña no tiene su equipo de fútbol?

En el caso de la Universidad César Vallejo y otras como la Universidad San Ignacio de Loyola (USIL), tienen la condición jurídica de “societarias”, es decir, tienen fines de lucro. La fiscalización en su caso es distinta.

  • No pagan IGV, ni ISC, ni aranceles, ni impuesto predial.
  • Solo pagan el impuesto a la renta.

Este tipo de universidades debe reinvertir un máximo del 30% de sus utilidades. Por lo demás, debe pagar impuestos. O sea:

  • Si has ganado 100 millones en utilidades, máximo puedes reinvertir 30 millones. Entonces pagas impuestos sobre los 70 restantes.

Lo ideal es que no existan universidades con fines de lucro, sino que todas reinviertan sus ganancias en mejorar la calidad educativa y no para pagar la campaña llenar los bolsillos de algunos políticos (recuerden que Acuña declaró ganar más de 50 millones de soles mensuales).

via GIPHY

En fin, la Ley Universitaria está dando sus mejores frutos y ahora ya entendemos por qué los apristas la odian tanto. Chapen su canchita.

Secured By miniOrange