discriminación , noticias , sociedad Martes, 5 marzo 2019

Esto es lo que tiene que hacer la municipalidad de San Isidro para frenar a sus racistas residentes

¿Se acuerdan del tipo que atacó y agredió con insultos racistas a una cajera de Plaza Vea?

Aquí un recuento de lo que pasó:

  • El tipo agredió físicamente a una cajera de Plaza Vea Dasso (San Isidro) y también a dos personas más dentro del local.
  • Además de recibir una cachetada, la cajera fue insultada con un “chola de mierda”  por supuestamente equivocarse con el vuelto.
  • Seguridad no intervino para nada porque se trataba “de un cliente habitual” (un testigo señaló que fue “por miedo” ya que era blanco). La Policía nunca llegó.
  • Supermercados Peruanos S.A. (empresa detrás de la marca Plaza Vea) informó que el sujeto en cuestión “padece esquizofrenia”.

Ya, ¿y qué pasa ahora?

No mucho (y ese es el problema). En un comunicado, Supermercados Peruanos confirmó los hechos descritos arriba —además de reconocer que su seguridad fue “insuficiente”— y señaló que ya se hizo la denuncia en la comisaría del distrito y que están brindando asesoría legal a su trabajadora.

Aquí la empresa reconoce que su acción fue "insuficiente". ¿Y la sanción? Foto: Facebook/Plaza Vea

Aquí la empresa reconoce que su acción fue “insuficiente”. ¿Y la sanción? Foto: Facebook/Plaza Vea

Después de todo, ante el delito de discriminación (artículo 323 del Código Penal) este es el canal que corresponde. Por eso el caso ya llegó a la Fiscalía:

La Fiscalía difundió el nombre del investigado por agresión. Foto: Captura / Twitter

La Fiscalía difundió el nombre del investigado por agresión. Foto: Captura / Twitter

¿Y qué sigue ahora?

Pues determinar la veracidad de las pruebas ofrecidas por la familia del agresor. Este útero tuvo acceso a la carta que los padres de Alonso de Las Casas Languasco enviaron a la Municipalidad de San Isidro, explicando que “su amado hijo (…) es una persona con discapacidad“:

El municipio ha aceptado mantener la reserva de la identidad del agresor a pedido de sus familiares. Foto: Captura

El municipio mantuvo la reserva de la identidad del agresor a pedido de sus familiares, pero la Fiscalía difundió su nombre. Foto: Captura

Además, de acuerdo con Supermercados Peruanos, la familia ha presentado un certificado de que el agresor padece esquizofrenia. Nosotros nos comunicamos con un psicólogo y una psiquiatra, para consultarles qué preguntas caben hacer en este caso. Después de todo, vivir con un paciente mental es un drama real y no debe usarse como excusa para evitar una sanción.

Esto fue lo que nos dijeron:

  • No es posible afirmar que se trata de un ataque racista —incluso si el agresor usa términos racistas— si es que este es producto de su condición.
  • También se debe considerar que una persona esquizofrénica no está necesariamente delirando todo el tiempo.
  • Si una persona está delirando es difícil que pueda realizar alguna tarea en particular (como ir a comprar al supermercado, por ejemplo).
  • Por lo tanto, a menos que se pueda demostrar lo contrario, no se le puede atribuir su diagnóstico a ninguna conducta.

Además, si es una persona delirante —y que representa un peligro para los demás—, la familia es responsable de que no salga solo y sin supervisión (algo que ellos también reconocen en su carta). No es que queremos ser mala onda con una persona esquizofrénica. Lo que pasa es que si un ataque racista ha ocurrido en San Isidro conviene investigar bien.

Porque esta no es la primera vez

Un vecino casual. Intervención: Utero.pe

Un vecino casual. Intervención: Útero.Pe

No estamos diciendo que todos los sanisidrinos son racistas pero un huevo sí lo son, solo que varios incidentes —agresiones, insultos y maltratos— ocurridos dentro de este distrito son motivados por la discriminación racial (y también “clasista”, como precisa esta señora en este video). El caso de la cajera agredida evidencia que la norma es insuficiente porque —por lo menos a nivel del municipio— todo ha culminado sin ninguna sanción.

Decíamos antes que en casos de discriminación entre ciudadanos, solo la Policía puede intervenir. Sin embargo, como nos dice la especialista Alexandra Ames, son los municipios los que “promueven la vida en comunidad”. Por eso, a nivel nacional, 120 tienen ordenanzas municipales que prohíben explícitamente la discriminación. Uno de ellos es San Isidro:

Por no colocar cartel, por poner otro tipo de cartel o por incurrir en prácticas discriminatorias. Foto: Captura

Lean pe. Foto: Captura / “Ordenanza que regula la convivencia”, San Isidro.

En el caso de este municipio limeño, solo se disponen sanciones a empresas en estas circunstancias:

  • Por no colocar el cartel que prohíbe la discriminación,
  • Por poner un cartel discriminadora o
  • Por incurrir en prácticas discriminatorias

¿Entonces, Plaza Vea recibirá alguna sanción en este caso?

No. El municipio de San Isidro nos explicó que “no les corresponde” dado que no es la empresa la que discriminó, sino un ciudadano. Incluso luego que Supermercados Peruanos afirmara que el accionar de sus agentes de seguridad fue “insuficiente”, no han recibido ni recibirán castigo alguno. A diferencia de la ordenanza del municipio del Callao, la de San Isidro no sanciona a las empresas por “permitir” (es decir, no actuar en contra de) conductas discriminatorias.

Alexandra Ames precisa: no es cierto que la municipalidad no pueda hacer nada. Si su ordenanza no cubre el caso es porque no lo tienen previsto y debe modificarse en ese sentido. Después de todo, ¿no sería bueno que el distrito que ha tenido a una señora botando niños del Olivar, toda una familia lanzando golpes e insultos racistas y un hombre cacheteando a una cajera se plantee una verdadera solución?

Esperamos que sí.

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Secured By miniOrange