noticias , politica Jueves, 22 noviembre 2018

Nos bajamos 3 mentiras de la última carta de Alan García para acabar con su conspiranoia y darle algo de paz

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe

En una segunda carta de tres páginas —esta vez dirigida a “la opinión pública peruana” y difundida por su abogado en Twitter— el escondido exmandatario Alan García realiza una serie de afirmaciones con ánimo de desinformar, pero felizmente nuestra amix Giovanna Castañeda (a través de un sólido fact-checking) se ha bajado varias.

Nosotros queremos poner nuestro granito de arena aclarando el séptimo y el octavo punto de su carta, donde —a través de varias mentiras e inexactitudes— insiste en que tiene pruebas de que existe persecución política en su contra. Spoiler alert:

Eso es falso

Primera mentira

Leyendo la carta de Alan. Foto: Es un meme.

Leyendo la carta de Alan. Foto: Es un meme

En el séptimo punto de su carta, escribe García:

“He asistido a 48 citaciones de jueces y fiscales sobre cada una de las obras que hizo la empresa Odebrecht en el Perú, pero llegado a Lima el día 15 para asistir a la citación número 49, encontré que esta se suspendió, solicitándose mi impedimento de salida del país sin ninguna explicación. Personal del equipo especial de las Fiscalías anticorrupción a cargo de la investigación, nos hizo saber que esa medida se adoptaría y por no creerla, asistí, pero se cumplió”.

Aquí hay dos cosas. Primero, Alan insiste en que se le impidió la salida del país sin ninguna explicación. Esto es falso, Karem Barboza escribe sobre lo que motivó el pedido del fiscal Domingo Pérez (y que terminó siendo valorado por el juez Sánchez al tomar una decisión):

Esta semana [la tercera de noviembre], Pérez recibió documentación de Odebrecht en la que señalan que el dinero pagado al exmandatario provino de la caja 2 del departamento de operaciones estructuradas. Cabe recordar que la constructora ha reconocido que el dinero de la caja 2 era de origen ilícito.

Además, cuando fue informado de la medida en su contra , Alan escribió frases que ahora pasarán a la historia por cínicas: “Nos allanamos para que nadie piense que ocultamos algo. Y para mí no es una sanción estar 18 meses en mi patria y apoyar al aprismo”. Sin embargo, ahora dice que siempre supo que esto pasaría. Lo que nos lleva al segundo punto.

Segunda mentira

El fiscal Rafael Vela, no tan pepa como Domingo Pérez pero igual de relevante para este caso. Foto: América TV

El fiscal Rafael Vela, no tan pepa como Domingo Pérez pero igual de relevante para este caso. Foto: América TV

Tanto quiere Alan que creamos que existía una emboscada por parte de la Fiscalía que no tiene ningún problema con afirmar que desde adentro siempre le están dateando cosas. Más adelante hablaremos sobre eso, pero vamos a enfocarnos primero en los hechos. Sigue así la carta:

Luego, se nos informó que, para la siguiente audiencia, la número 50, el 19 de noviembre se aplicaría una medida de detención preliminar en la propia audiencia para luego extenderla como detención preventiva por 36 meses, en una suerte de emboscada inaceptable.

Eso de que Alan iba a recibir una medida de detención preliminar es falso. No lo decimos nosotros, sino el propio coordinador del Equipo Especial del caso Lava Jato, el fiscal Rafael Vela, en diálogo con RPP hace tres días:

Está absolutamente claro que en este momento lo único que podemos pedir para garantizar los fines de la investigación era el impedimento de salida del país. (…) Para poder privar de la libertad necesitamos en principio solicitar a un juez dentro de un debido proceso, exponer argumentos y solo después de ello podemos pedir medidas de ese nivel de restricción de la libertad.

De acuerdo con Vela, era muy pronto para solicitar la detención preventiva de Alan García. Hace unas horas, reiteró que esto es un invento de Alan para argumentar su asilo. “Faltan muchos elementos, pericias, declaraciones, testimoniales fuera del país para cumplir con el estándar de la prisión preventiva”, ha subrayado Vela.

O sea, si es verdad que Alan realmente tiene topos en la Fiscalía, estos le están dateando mal todo o solo quiere mentir.

Tercera mentira

Insistiendo en que se le había tendido una trampa, Alan García ofrece “pruebas” que en breve nos bajaremos. Primero leamos qué dice en el octavo punto de su carta:

En los días siguientes se ha comprobado: la orden de impedimento fue dictada por el juez el 17 de noviembre a las 6:00 de la tarde, pero como lo demuestra el documento oficial, el Ministerio del Interior ya había dispuesto desde el 15 en la mañana ese impedimento informando a todas las garitas de salida del país, lo que demuestra que la orden judicial había sido antecedida por una orden política.

Ese “documento oficial” al que Alan García hace referencia fue difundido a través de sus redes sociales por un abogado y personero del APRA. Aquí lo ponemos tal cual:

Foto vía Twitter / @ereynaabogado

Foto vía Twitter / @josepimentalali

Lo que dice el papel es que “en vista a la solicitud de impedimento de salida del País” de Alan, Cornejo y Oswaldo Plascencia, se adopte y/o redoble “las medidas de seguridad que correspondan ante una posible salida”. La fecha del documento es 15 de noviembre, día en el que el fiscal Domingo Pérez realizó la solicitud.

Hasta ahí parece que lo que Alan argumenta es verdad: ¿por qué pedirían redoblar la seguridad si todavía no se dictaba el impedimento de salida? Una fuente de Migraciones de este útero nos ha contado que este es un procedimiento bastante normal:

El documento que muestra el abogado de Alan García no fue generado por el Ministerio del Interior, ni siquiera por la alta dirección de Migraciones, sino por un coordinador del CEBAF Tumbes, en lo que constituye un procedimiento de coordinación absolutamente legal y de carácter interno con la Policía con el fin de poner en conocimiento, de manera PREVENTIVA, del pedido que había efectuado el fiscal.

Como nos dice, tanto la Ley de Migraciones como la Directiva de Alertas de la Superintencia Nacional de Migraciones contemplan las alertas preventivas, que sirven para dar aviso de la salida de ciudadanos sobre quienes hay pedidos judiciales pendientes. Y esto es clave: la alerta preventiva NO genera impedimento de salida, sino la responsabilidad de verificar la documentación (para que no pase lo que pasó con Hinostroza, por ejemplo).

Y ahora pasemos al último punto.

Wait, ¿Alan tiene topos en la Fiscalía?

Desesperado por demostrar y argumentar que en su contra hay una persecusión, Alan ha señalado —como lo hizo Gonzales Posada en RPP— que tiene gente dentro de la Fiscalía que le datea todo. Aquí hemos demostrado que esa información —que él dice que le han pasado desde adentro— es falsa. Lo que no hemos comprobado es si realmente tiene topos o si se lo está inventando todo.

Alan, relájate. Composición: Utero.pe

Alan, relájate. Composición: Útero.Pe

Porque, si es verdad que Alan tiene gente dentro del Ministerio Público (como ya lo ha hecho notar nuestro senseiestá confesando que tiene redes de influencia y corroborando lo que los audios del caso Lava Juez demostraron: el Poder Judicial está infiltrado. Esto pone en peligro la investigación en su contra y le da argumento a la Fiscalía para pedir su detención preliminar bajo las mismas razones que llevaron a Keiko a la cana.

En conclusión: Alan, tu conspiranoia te ha llevado a refugiarte en una embajada, causar un chongo internacional y revelar tus cartas. Ha sido una profecía autocumplida: tanto decías que te iban a detener que al final diste todas las razones para que lo hagan. ¿Quizás es porque quieres que te detengan? ¿Qué diría tu psicoanalista?

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe