corrupción , denuncia , internacionales , noticias , politica Domingo, 18 noviembre 2018

Otros se corren, él también: esto es todo lo que necesitas saber sobre el pedido de asilo de Alan a Uruguay

Alan García se ha pasado los últimos 3 días defendiéndose, y asegurando su disposición para responder ante la justicia, en redes sociales y en la prensa nacional.

c

Ayer en la mañana. Imagen: captura Twitter

Ayer en la mañana. Imagen: captura Twitter

También es de ayer a las 11.
Imagen: captura Twitter

Su abogado, Erasmo Reyna, incluso tuiteó un documento en el que Alan supuestamente se allanaba al pedido del fiscal José Domingo Pérez de impedir que el expresidente investigado salga el país.

Su abogado. Imagen: captura Twitter

Su abogado.
Imagen: captura Twitter

Y, cuando el Poder Judicial dictó el impedimento de dejar el país a Alan García, el líder aprista tuiteó lo siguiente. Eran las cinco de la tarde de ayer sábado:

Ah ya. Imagen: captura Twitter

Ah ya, uf, qué tranquilidad.
Imagen: captura Twitter

Sin embargo, horas después de ese último tuit, fue a tocarle la puerta al embajador uruguayo, Carlos Barros Oreiro, a su casa ubicada en San Isidro. Entró, cerró con llave y aprovechó para solicitar asilo político en ese país. ¿La razón? Persecución en su contra.

Dicho esto, ¿qué va a pasar, ah?

¿Se va a escapar otra vez?

¿Esto es lo mismo que pasó en el 92 cuando Fujimori lo fue a corretear con tanques?

¿Iremos a guerra con Uruguay?

Después del aluvión informativo en redes, radio y televisión, colocaremos ordenadamente lo que ha sucedido hasta el momento y algunas posibilidades legales de lo que pueda suceder en los próximos días. Paso a paso.

Nnnnnnnooooooo. Imagen: Útero.Pe

Descripción gráfica de estos momentos.
Imagen: Útero.Pe

1. Lo que dice el tratado de asilo

Existe algo llamado “Convención sobre Asilo Diplomático”, firmada en Caracas en 1954. Este documento es un acuerdo entre varios países de la región, incluidos Perú y Uruguay, que sienta las bases y condiciones para otorgar… asilo a los ciudadanos de los países miembros.

El pedido de Alan García se sustenta en que hay una persecución en su contra de parte de la Fiscalía y el gobierno del presidente Martín Vizcarra. Según el líder aprista “no existe separación de poderes”. Esta afirmación tendrá que evaluarla, finalmente, relaciones exteriores en Uruguay.

Lo que sí es concreto es el Artículo III de la convención que mencionamos. Lo copiamos íntegro en estas breves líneas. El resumen: no se le puede dar asilo a un procesado por la justicia de su país.

“No es lícito conceder asilo a personas que al tiempo de solicitarlo se encuentren inculpadas o procesadas en forma ante tribunales ordinarios competentes y por delitos comunes, o estén condenadas por tales delitos y por dichos tribunales, sin haber cumplido las penas respectivas, ni a los desertores de fuerzas de tierra, mar y aire, salvo que los hechos que motivan las solicitud de asilo, cualquiera que sea el caso, revistan claramente carácter político.

Las personas comprendidas en el inciso anterior que de hecho penetraren en un lugar adecuado para servir de asilo deberán ser invitadas a retirarse o, según el caso, entregadas al gobierno local, que no podrá juzgarlas por delitos políticos anteriores al momento de la entrega”.

Alan García está siendo procesado por tráfico de influencias, colusión agravada y lavado de activos. Todos ellos son delitos comunes. Porsiaca.

2. ¿Cómo es el proceso?

Uruguay nunca ha negado un asilo político en toda su historia. Si a pesar del Artículo III de la Convención se le da la razón a García, este podrá viajar a Uruguay y librarse de responder ante la justicia.

¿Pero cómo hará para salir de la jato del embajador?

Para ir de San Isidro al aeropuerto directo a Uruguay, el gobierno peruano debe emitir un “salvoconducto”, que es una herramienta, un documento que le permitirá a Alan salir del país sin que le apliquen lo dispuesto por el Poder Judicial: el impedimento de salir… precisamente al extranjero.

¿Y si no le dan el asilo?

El embajador Barros tendrá que pedirle a Alan lo que la mamá de tu mejor amigo te pedía los fines de semana: que deje la bolsa de pan con mantequilla en su sitio y que please se vaya de su casa.

3. Aguanta, dijiste gobierno y “salvoconducto”…

Claro. Como Alan y sus amigos de la Casa del Pueblo están locazos acusando al gobierno de persecución política:

Imagen: captura Twitter

Imagen: captura Twitter

Imagen: captura Twitter

Imagen: captura Twitter

El presidente Martín Vizcarra y el premier César Villanueva ya han salido a aclarar que no estamos en un contexto de dictadura sino de respeto a las instituciones y que la persecución política no tiene asidero en la realidad.

Por esas mismas razones, varios analistas y periodistas consideran que el gobierno, en defensa de la legalidad y de su institucionalidad, no debería darle el salvoconducto a Alan García en caso que la embajada uruguaya le otorgue el asilo político.

Con esta movida, el fiscal José Domingo Pérez tiene una herramienta casi perfecta para solicitar la prisión preventiva contra Alan García por el peligro de fuga que esta solicitud de asilo puede representar. El expresidente se está jugando el todo o nada. Mañana la novela continuará.