noticias , politica Jueves, 25 octubre 2018

HOYGANS: Jorgito está aprovechando el pánico para hacer lo que siempre hace

Mientras todos estábamos pegados a cualquier pantalla disponible para fantasear con escuchar al fiscal Domingo Pérez, la gentita seria de Canal N tuvo acceso a unos documentos que revelan que el congresista Jorge Del Castillo juntó a altos mandos del Ejército con dos empresarios y luego los dejó a solas. Y no es que seamos mal pensados, pero esto huele a perro mojado.

Esta no es la primera vez que encontramos a Jorge con las manos en el lobby (cabildeo, si eres fan de la RAE). Hagan memoria: estuvo implicado en el caso Petroaudios, fue parte de la gente responsable de vendernos leche pateada e incluso Juan Carlos Tafur lo ha sacado al fresco al respecto. Como será de lobbista Jorge que cuando la DINI lo estaba espiando (y lo encontraron juntando a dos altos directores del Ministerio de Energía y Minas con dos funcionarios de la minera Southern Perú Copper) el informe se llamó: “Reuniones de Jorge del Castillo con funcionarios privados y públicos vinculados a intereses minero-energéticos lo convierten en el principal lobbysta del PAP (Partido Aprista) en el sector”. Entonces, si algo tenemos claro es que:

Lobby George is gonna lobby

Lobby George strikes back! Composición: Útero.pe.

Lobby George strikes back! Composición: Útero.Pe

Ya, pero cuenta qué pasó

Jorge del Castillo es el actual presidente de la Comisión de Defensa y bla bla bla en el Congreso. Ese cargo le abre puertas y en esta oportunidad la que tocó fue la del Ejército. Jorge pidió una reunión con altos mandos de la institución para hablar sobre la posibilidad de contar con la “colaboración” (va en comillas porque NADA es gratis, ni lo que te dicen que es gratis) del sector privado para reforzar la seguridad en el Putumayo e instalar telecomunicaciones en las fronteras. Porque lo único que va a solucionar tus problemas es privatizarlos.

Por cierto, en el mundo, este es un negocio muuuuy rentable.

Entonces, Jorge llega bien enternado —acompañado por el general en retiro Miguel Hidalgo, Pablo de la Flor (presidente de la SNMP) y Jorge Durán Pardo— al cuartel general del Ejército el pasado viernes 19 de octubre a las cuatro de la tarde. Lo reciben varios altos mandos, entre ellos: el jefe de Estado Mayor, jefe de Comando Logístico, comandante general de la Quinta División del Ejército y el jefe de Estado Mayor Conjuntos de las Fuerzas Armadas. A lo que vamos es que en ese cuarto había un huevo de gente.

Se habló de la situación de los militares en la frontera. Pablo de la Flor propuso obras por impuesto para solucionar los problemas. Fue entonces que Jorge del Castillo pidió el ingreso de tres empresariosPhan Hoang Viet, general general de Bitel, y Eugenio Cresso y Maurizio Raggio, de la empresa Leonardo—, quienes entraron con el abogado Alfredo Ferrero. Los empresarios hablaron sobre su experiencia en las comunicaciones satelitales y, diez minutos ante de acabar la reunión, Del Castillo se paró y se fue con la gente que trajo, dejando a los altos mandos con los empresarios.

Toda esta información fue enviada por José Huerta, ministro de Defensa, en un oficio a Daniel Salaverry, presidente del Kongreso, adjuntándole el informe que preparó sobre la reunión el comandante general del Ejército, César Astudillo.

Jorgito se explica

Anoche, en entrevista con Mávila Huertas, Del Castillo básicamente dijo que lo que él está haciendo es su chamba. Esta es la situación que describió:

La frontera del Putumayo es una frontera absolutamente vulnerable. Se han metido ya 54 instalaciones de las FARC y narcos colombianos en territorio peruano. Están ahí. El Ejército no tiene la capacidad de poderlos sacar. Ha sacado cuatro, quedan 50.

Jorge no miente. La necesidad es real. Lo curioso es cómo resuelve el problema: acudiendo al sector privado. Según él mismo cuenta, habló con la Sociedad Nacional de Minería y Petróleo —”con la que estaba hablando otras cosas”— para encargarles la misión de explorar soluciones. ¿Qué se le ocurrió? Según Jorgito proponer a Bitel y a Leonardo. Ahora, ¿por qué esas empresas y no otras? Jorge dice:

Porque Bitel está en Caballococha. Puede ser Telefónica también, cualquier empresa puede ser no hay problema. La cosa es que esta zona del Putumayo no tiene servicio telefónica. Si fuera Telefónica me dirían lo mismo: “¿Por qué Telefónica y no Bitel?“.

Ojo al resaltado porque ese es precisamente el problema que Jorge no ve.

Sí, nuestra frontera es una coladera.

Pero alguien me explica, ¿por qué pesa más la opinión especializada de una empresa y no la de un especialista particular?

Ferrero dice que no seas malpensado

Alfredo Ferrero con cara de "mmm, ta que no sé ah". Foto: Twitter.

Alfredo Ferrero con cara de “mmm, ta que no sé ah”. Foto: Twitter

Alfredo Ferrero llamó al programa de Mávila Huertas para aclarar que la reunión fue “meramente informativa”. No se han firmado contratos ni se han encargado proyectos. No se ha llegado a ningún acuerdo. Pero luego añade:

Obviamente para eso serviría en su momento que haya una concesión del Estado con las normas de ley y que se haga el procedimiento rutinario normal. (…) No sé si [Bitel] postularía o no. Eso depende las condiciones. Podría postular Bitel o cualquier empresa. Ese no era el objetivo de la reunión.

Alfredo, ¿me estás diciendo que el gerente general de Bitel fue a una reunión con altos mandos del Ejército pero que aún no sabemos si Bitel va a querer entrar en esa concesión? Bueno, eso tiene sentido, Alfredo.

Lo gracioso también es que Jorge del Castillo se hizo el ofendido por el informe que encargó el ministro de Defensa:

José Huerta no me ha llamado por teléfono, no me ha pedido información. Ese no es el procedimiento de un caballero. Estoy viendo deficiencias en los servicios en las Fuerzas Armadas. La situación precaria de los soldados cuidando las fronteras. Uno quiere hacer algo para apoyar al sector de Defensa y te salen con esto por generar una represalía política.

“Lo lamento mucho, pero eso no me va a parar”, sentenció Jorgito. O sea, encima amenaza.

ACTUALIZACIÓN:

Desde la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) indicaron a este Útero que Pablo de la Flor, presidente de ese gremio, se retiró de la reunión después de alcanzar su propuesta de obras por impuestos.

Diego Pereira

I'm back, bitches / chismefono: diego@utero.pe