denuncia , noticias , politica Viernes, 6 julio 2018

Que el Mundial no opaque esta grave denuncia contra la empresa fundada por el fujimorista Salaverry

Daniel Salaverry debe estar muy entretenido con el Mundial. No sabíamos nada del congresista hasta ayer, cuando volvimos a tener noticias suyas: Caretas contó que un grupo de pacientes de la clínica El Golf hizo chongo porque Salaverry pidió que atendieran primero a su esposa en el área de emergencias:

“Salaverry motivó la queja de los usuarios de la emergencia de la clínica El Golf, cuando la semana pasada llegó y reclamó que su esposa fuera atendida antes que el resto, lo que logró. El Facebook de una paciente insatisfecha documentó el episodio”.

Imagen: Caretas

Imagen: Caretas

Hoy, mientras todos los latinos excepto Chile sufríamos con la derrota de Uruguay y Brasil, Hildebrandt en sus trece reveló una denuncia contra DSV Constructores S.A.C., la empresa que Salaverry fundó en el 2004 (y la que tuvo a su cargo hasta el 2016).

Imagen: Hildebrandt en sus trece

Imagen: Hildebrandt en sus trece

La revista cuenta que en el 2011, la empresa (que entonces estaba bajo el mando de Salaverry) estuvo a cargo de las obras de agua y alcantarillado de Longotea (Bolívar, La Libertad).

Desde la licitación de la obra hubo algunos roches:

  • “El concurso lo había ganado otra empresa. Sin embargo, el alcalde de Longotea, en aquel entonces compañero aprista de Salaverry, anuló la licitación, convocó otra y terminó adjudicando la obra a DSV Constructores [la de Salaverry]”.
  • El comité que otorgó la adjudicación estaba integrada por Luis Calderón Carvajal, quien años más tarde sería asesor en el despacho congresal de Salaverry.
Salaverry y su asesor. Imagen: La Mula

Salaverry y su asesor. Imagen: La Mula

La primera parte de la obra, según la revista, debía terminarse en cuatro meses, pero se demoraron más que tú cuando haces la tarea sin Wikipedia: dos años. Al culminar el proyecto, la compañía hizo como tu ex: ni siquiera comunicó cuándo terminaron, “sino que avisó a tres personas del pueblo que ni siquiera eran funcionarios”.

Aquí viene lo peor. Tras cuatro años de entregada la obra, esta empezó a presentar más fallas que puente de Castañeda. Un peritaje hecho por ingenieros de la Universidad Nacional de Cajamarca, ratificado por el Ministerio de Vivienda, detalla los siguientes problemas:

  • “El colector principal colapsó muy tempranamente (…) lo que quiere decir que la obra no duró siquiera cinco años en funcionamiento”.
  • “[Existe] un deterioro del concreto del tramo del colector secundario de aguas residuales del caserío El Jardín”.
  • “La ubicación [del sistema de tratamiento de aguas residuales] al parecer fue totalmente improvisada y de último momento (…). Actualmente contienen agua residual estancada (…), dando lugar a la proliferación intensa de mosquitos y zancudos”.
  • “En el caserío de Pusac, el sistema de alcantarillado ‘carece de lagunas de estabilización y, por ende, no tiene sistema de tratamiento de aguas residuales, habiéndose reemplazado esto por una simple caja de sedimentación enterrada de concreto armado'”.
Imagen: Correo

Imagen: Correo

¿Cuánto costó esta obra de agua y alcantarillado?

El precio está tan claro como los aportes de campaña de Keiko: ni siquiera se tiene certeza de cuánto pagó el Estado. La revista informa que “la empresa de Salaverry cobró S/. 4 millones 318 mil”. Pero el Ministerio de Economía y Finanzas informa que “el distrito desembolsó a DSV otros S/ 2 millones 700 mil entre el 2013 y el 2014”.

JUGADAZA. Composición: Útero.Pe

JUGADAZA. Composición: Útero.Pe

Pasado turbio

No es la primera vez que la empresa vinculada a la mala imitación de Alan Salaverry es noticia por sus jugadas poco limpias. En este post hicimos un resumen de los roches de la compañía, pero como sabemos que prefieres ver el Mundial, te presentamos los puntos más importantes:

  • En febrero del 2016, la empresa de Salaverry denunció un asalto en el que le robaron algo más valioso que el dinero: un disco duro con su información contable.
  • En diciembre del 2016, las empresas E. Azula SRL y Nuevo Oriente SAC denunciaron ante la Comisión de Ética que la empresa de Salaverry les debía S/41,880 por agregados y S/8,514 por servicios, respectivamente.

Salaverry se salvó de la Comisión de Ética y hoy sigue jugando su pelota tranquilazo. Suerte naranja, le dicen.