denuncia , libertades , narcotrafico , noticias , politica , redes sociales , sociedad , violencia Martes, 12 junio 2018

Este podría ser el vínKulo entre los fujitrolls y los fujinarcos

La reciente encuesta de Ipsos arrojó una pobrísima aprobación del Congreso. Solo el 14% lo apoya. Y el 79% ya se cansó más que tú en el primer minuto de la pichanguita mundialera. Estos números no son más que la consecuencia de pensar que tener mayoría en el Parlamento les da derecho a hacer con los recursos de todos lo que se les da la gana.

Pero esta vez no solo estamos hablando de una agencia de empleos o de tener como jefes en seguridad a militares que tuvieron cargos de confianza durante el régimen fujimontesinista; stalkeando un poco entre los centenares de fujis que ahora chambean en el Legislativo, encontramos a un personaje en particular.

La asesora del ex socio de narcos…

Lizbeth Maceda Maldonado es licenciada en Comunicaciones por la Universidad Femenina del Sagrado Corazón (Unife). Ha sido reportera de televisión y desde julio del 2016 trabaja en el Congreso de la República como asesora.

Hasta ahí todo parece normal, común, ordinario. Pero Lizbeth es asesora del congresista cuyo ex socio cayó hace poco con un cargamento gigante de cocaína que iba a ser exportada a Europa. Estamos hablando del angelito:

Edwin “Edu” Vergara

Elaboración e idea: Patricio Lagos/Útero.Pe

Idea y elaboración: Patricio Lagos/Útero.Pe

Hace poco la Policía incautó una tonelada de drogas en San Juan de Lurigancho y detuvo al colombiano Diego Sánchez, quien fue socio de Edu en la empresa de pinturas Golden Colors desde su creación en el 2014. Además, el apoderado de esa empresa es otro colombiano llamado Luis Castaño Lema, cuyo hermano fue parte del cartel del Valle del Cauca.

Edu Vergara sigue siendo parte de Fuerza Popular (donó 200 mil soles en campaña) e incluso fue uno de los estelares invitados a la boda de Cecilia Chacón y el auspiciador de Butters.

Y su asesora es también parte de esta especie de club. Aunque su puesto de confianza presente un conflicto que acabamos de descubrir, pues Lizbeth Maceda:

…es la esposa del jefe de Comunicaciones del Congreso

Este es Peralta comparándose con Underwood. Imagen: Útero.Pe

Este es Peralta Navarrete compartiendo una foto suya en la misma pose de Underwood, el político mafioso y asesino de la serie House of Cards.
Imagen: Útero.Pe

Ayer, el jefe fujitroll de Comunicaciones del Congreso, Christian Peralta, apodado “el coreano” tuvo que salir frente a cámaras en una conferencia de prensa para dar explicaciones ante un tremendo reportaje del periodista Daniel Yovera en Cuarto Poder, que revelaba la contratación de más de 100 personas solo para el área de prensa.

Peralta es un alto funcionario del Parlamento y está casado con Maceda, la actual asesora de Vergara. Ambos ingresaron a sus puestos apenas el fujimorismo se hizo del poder en esa institución.

De viaje. Imagen: Facebook

Imagen: Facebook

Lo malo es que hay una ley que habla de casos como este, donde convergen en la administración pública dos personas con vínculos familiares. Uno de ellos con un alto cargo y otro con un puesto de menor rango. Se trata de la Ley 26771, “Ley que establece la prohibición de ejercer la facultad de nombramiento y contratación de personal en el sector público en caso de parentesco” o más conocida como:

La Ley Antinepotismo

La norma se trata básicamente de lo siguiente:

El reglamento es más claro cuando se trata de “injerencia indirecta”:

Imagen: captura

Imagen: captura

En teoría, Peralta pertenece al servicio parlamentario, mientras que Maceda forma parte de la organización parlamentaria. Formalmente, él no tiene jerarquía sobre ella y ella no depende de él sino exclusivamente del congresista Vergara.

Por supuesto, solo hemos mencionado los elementos de la ley, que son muy parecidos al caso que exponemos. La sanción para esta falta administrativa es de máximo cuatro años de inhabilitación para los responsables, pero eso tendrá que determinarlo la autoridad correspondiente que en este caso es la Contraloría.

*****

En fin, a nosotros nos sigue alucinando la forma en que el fujitrollismo y el mundo de los fujinarcóticos convergen.