corrupción , denuncia , libertades , noticias , politica , sociedad Jueves, 24 mayo 2018

El chongo de la ONPE y sus fantasmas montesinistas es más siniestro de lo que se pensaba

33447269_10155361818766771_7058367172849958912_n

El domingo 20 de mayo, Cuarto Poder publicó un reportaje que encendió las alarmas en plena víspera de las elecciones municipales 2018: Susana Guerrero, gerenta de Asuntos Jurídicos de la ONPE, denunció que el partido de Pepe Luna, Podemos Perú, recibió una manito con la inscripción de su partido.

En sencillo, la ONPE tuvo un trato preferente (e irregular) con el partido de Luna. Mientras a otros partidos les devolvía los planillones que presentaban fallas (al partido de Julio Guzmán se lo devolvieron hasta tres veces), a la agrupación de Pepe Luna le pasaban por alto los mismos errores y hasta dejaron entrar a un personero fuera de horario para que lo subsane manualmente.

El caso era preocupante. Pero con lo que ha publicado Caretas, el roche se ha vuelto siniestro

Sí, montesinistas en la ONPE. Imagen: Caretas

Sí, montesinistas en la ONPE. Imagen: Caretas

1. Obregón, el tío Vladi de la ONPE

Hasta ayer, el roche por el trato preferente de la ONPE se enfocaba en la irregularidad cometida. Hoy es más que eso.

Según detalla Caretas, en entrevista exclusiva con Susana Guerrero, un personaje que ha venido pasando desapercibido en esta historia es Fernando Teodoro Ernesto Obregón Mansilla, nombrado asesor 1 de la Jefatura Nacional de la ONPE en julio del 2017 para luego convertirse en gerente de Gestión Electoral.

Cuando Obregón ingresó a la ONPE lo hizo como asesor del actual jefe: Adolfo Castillo Meza. Según Guerrero, fue él mismo quien le pidió la gerencia de Gestión Electoral a Castillo.

“Obregón le pide a Castillo esa gerencia estratégicamente, porque es la que se encarga de organizar prácticamente todo el proceso electoral. Y entra como encargado porque recuerde que como titular es apenas un asesor. Es el Vladimiro Montesinos de la ONPE y concentra todo el poder”.

Fernando Obregón y un microondas en sus tiempos de jefe de prensa del exrector de San Marcos, Pedro Cotillo.

Fernando Obregón y un microondas en sus tiempos de jefe de prensa del exrector de San Marcos, Pedro Cotillo.

¿Cómo llegó Obregón a la ONPE? Lo que dice Guerrero es de temer: un implicado en el caso de las firmas falsas de Perú 2000 habría sido el Ferrando de su fichaje. 

2. Angelitos del doc trabajando con Pepe Luna

En la edición de Caretas de hoy, Guerrero afirmó que fue José Luis Cavassa Roncalla, exgerente electoral de la ONPE durante la década del chino Arberto y el tío Vladi, quien llevó a Obregón a la ONPE.

“Guerrero advierte que la ONPE “está en riesgo. Detrás de todo esto están los operadores montesinistas del año 2000. La información que tengo es que José Cavassa lleva a Obregón. Es un delincuente”. 

Por si acaso, tal y como lo resaltamos en este post uterino, Cavassa fue denunciado en el 2000 por el megafraude de las firmas falsas de Perú 2000. Hoy Cavassa se gana la vida trabajando al lado de Pepe Luna. 

Cavassa

José Cavassa.

Y eso no es todo. En abril del 2018, el fiscal Elmer Chirre Castillo confirmó el pedido 30 años de cárcel para Cavassa, Herirberto Benites, César Álvarez (sí, la bestia de Ancash) y otros implicado en el caso La Centralita.

Y como esto no podía quedarse aquí no más, hay otro angelito del doc involucrado en este escándalo: Luis Navarrete Santillán.

Luis Navarrete, con un traje blanco al lado de nada menos que Medelius.

Luis Navarrete, super fashion, con un traje blanco al lado de nada menos que Óscar Medelius en el juicio de las firmas falsas de Perú 2000. El caso fue archivado en el 2009. Foto: Poder Judicial

Luis Navarrete trabaja en la actualidad como personero de Pepe Luna en Podemos Perú. Como reveló Cuarto Poder, fue Navarrete quien ingresó a la ONPE para subsanar los planillones observados a puño y letra. Esta ayudita solo la recibió el partido de Pepe, al resto de partidos se les aplicaba el reglamento al pie de la letra. 

Navarrete y Cavassa, señala Caretas, fueron señalados como cómplices de José Portillo, el hombre que Vladimiro Montesinos puso al mando de la ONPE. En una crónica de marzo del 2016, Miguel Ramírez describe perfectamente a Portillo.

  • “Portillo era un pintoresco funcionario. Cuando los periodistas le preguntábamos sobre el fraude que se cocinaba en las elecciones del año 2000 -que permitió la tercera elección de Fujimori-, Portillo, mostrando documentos, respondía con una frase que se hizo célebre: ‘Papelito manda’, igual que ‘la ley es la ley’”.
  • “Portillo fue procesado por una denuncia periodística que hicimos en la Unidad de Investigación de El Comercio, conocida como el ‘Caso del millón de firmas falsas’”.
José Portillo. La imagen no ha sido editada por nosotros. Foto: Caretas

José Portillo. La imagen no ha sido editada por nosotros. Foto: Caretas

Hasta el momento, luego del destape de Cuarto Poder, el único que ha pagado los platos rotos ha sido Ricardo Pajuelo, hasta hace poco secretario general de la ONPE. Pajuelo fue destituido por el ingreso irregular de Navarrete a la ONPE. Si bien es algo, no es suficiente. Para el cierre de esta publicación repetiremos la pregunta que dejamos la vez pasada.

¿Así quieres que confiemos en ti, ONPE?

¿Así nos quieres convencer de que el proceso electoral de este año será limpio y transparente?