denuncia , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Miércoles, 9 mayo 2018

Un fujilover con pasado manipulador acaba de “terruquear” a Marisa Glave y en un diario de circulación nacional

Hugo Guerra pasó al olvido luego de que cancelaran el programa que conducía en Panamericana TV. Un domingo, tiró barro contra el informante de la DEA que reveló que Joaquín Ramírez, el exsecretario de Fuerza Popular, le contó que Keiko le entregó US$ 15 millones para lavarlos. Guerra presentó un audio manipulado en el que el informante de la DEA supuestamente se desmentía.

Imagen: Panamericana

Guerra es el del corazoncito naranja. Imagen: Panamericana

Luego revelaron el audio completo y estaba más editado que los de Mamani. El programa fue cancelado y Guerra desapareció hasta el 2017, cuando volvió con una columna en Expreso. En su última opinión, defendió a Luis Giampietri, quien amenazó a la legisladora Marisa Glave con “responderle como hombre” por haberle criticado en el Congreso. 

Mismo fujitroll

En su columna de ayer titulada “A quién defiende la Glave”, habla de los marinos acusados por la Fiscalía de haber asesinado a los presos rendidos de El Frontón. Guerra los defiende. En el mismo texto, terruquea a la parlamentaria del Nuevo Perú y la difama así:

“Marisa Glave, enemiga jurada de las FF.AA. y cercana al terrorismo, acaba de insultar al vicealmirante Luis Giampietri Rojas y a nuestra Marina de Guerra con total impunidad. (…) A Glave no le importa la verdad, sino sus camaradas terroristas. Por eso merece el repudio naval y de todo peruano antisubversivo”.
Imagen: Expreso

Por eso le puede caer un juicio al toque, ah. Imagen: Expreso

No es la primera vez que el columnista de Expreso ataca con bajezas a una mujer. Lo mismo hizo en junio del 2016, cuando acusó a la periodista Claudia Cisneros de ser una “histérica” con “deficiencias emocionales y mentales”. Su ataque fue aderezado con un comentario sexista sobre el cuerpo de Cisneros.

La condena de Glave al terrorismo

Más de un fujilover ha intentado vincular a Marisa con el terrorismo solo por ser de izquierda, como la vez en que trucaron una foto suya junto a Verónika Mendoza para simular que estaban en la casa de Abimael Guzmán, cuando en realidad estaban en la casa de Manuelita Sáenz.

La foto que Hugo Guerra quisiera ver / La foto real. Imágenes: Twiter

La foto real / La foto que Hugo Guerra quisiera ver. Imágenes: Twiter

La verdad es que la parlamentaria ha condenado públicamente en más de una vez a los grupos subversivos:

Criticó duramente al exemerretista Péter Cárdenas y condenó el terrorismo “ven­ga de donde venga”: “Rechazo el uso de la violencia como método de acción política”.

“[Los de] Sendero son unos asesinos y te lo digo sin ningún problema, no me tiembla en ningún momento la voz”.

Dijo que los sentenciados por terrorismo no tendrán espacio en Nuevo Perú.

Que alguien le avise a Guerra que la difamación (quien atribuye a una persona, un hecho, una cualidad o una conducta que pueda perjudicar su reputación) es un delito y está estipulado en el Código Penaly que puede recibir una condena privativa de libertad de hasta 3 años.