noticias , politica , sociedad Lunes, 5 marzo 2018

Recordemos quién es Luis Yika, el desertor de Fuerza Popular y el nuevo ‘Wolverine’ del bloque kenjista

Fuerza Popular ha vuelto a perder a un miembro de sus filas. Esta vez, el congresista por La Libertad, Luis Yika, renunció a la bancada, según indica su oficio, por no haber ningún cambio de rumbo en el actuar de la cúpula y por las declaraciones “altisonantes y despectivas de las que fue objeto” Alberto Fujimori.

Con esta nueva renuncia, el contador del mototaxi desciende a 59 parlamentarios. 

Con Yika ya son X congresistas que saltaron del mototaxi. Foto: Yika Prensa Facebook

Con Yika ya son 14 congresistas que saltaron del mototaxi. Imagen: Yika Prensa Facebook

Como Yika ya apareció vestido de Wolverine en las filas del bloque kenjista, hemos decidido recordar algunas de las razones más rochosas por las que el parlamentario ha sido protagonista de distintas notas uterinas.

1. Se declaró “discapacitado” para no pagar una deuda

En mayo del 2008, el entonces teniente coronel del Ejército en retiro, Luis Yika, presentó una solicitud declarándose como una persona con discapacidad física con carga familiar y otros compromisos económicos ante el Banco de Materiales.

Adicional a su solicitud, Yika presentó un certificado con la firma de dos médicos en el que se le diagnosticaba una “espondiloartrosis descartando hernia núcleo pulposo”. ¿Para qué hizo todo esto? Resulta que el hoy parlamentario kenjista mantenía una deuda de más de treinta mil soles (S/ 30,575, para ser exactos) con el Banco de Materiales y una ley promulgada por Alan permitía que esta se cancele con una declaración de discapacidad.

Wolverine, el discapacitado. Imagen: Twitter Kenji Fujimori

Lo único en común con Wolverine es la uña larga. Imagen: Twitter Kenji Fujimori

El gran problema con el caso de Yika es que su verdadero estado de salud era completamente diferente. Distintos médicos consultados por La República cercioraron que la enfermedad de Yika era tratable y estaba lejos de causar una discapacidad permanente.

Y eso no es todo. La declaración de discapacidad del parlamentario también fue sospechosa porque en el 2010 participó activamente en su campaña como candidato al gobierno regional de La Libertad. En el 2011, también fue activo en la campaña presidencial de Keiko.

El caso fue investigado por la Fiscalía pero lo archivaron. En mayo del año pasado, la extraña discapacidad de Yika llegó hasta la Comisión de Ética del Congreso ya que la investigación se omitió en su hoja de vida. El  proceso judicial no tuvo novedades desde entonces pero con la renuncia al mototaxi puede que sepamos más muy pronto.

2. Denunciado por no pagar pensión de alimentos

En la hoja de vida del hoy congresista kenjista, en la sección de relación de sentencias, figura que fue denunciado por no pagar una pensión de alimentos. Si bien la denuncia ya fue “extinguida”, Yika se une al largo listado de parlamentarios con roche por no pasar una pensión a sus hijos.

Págale la pensión a tus lobeznos, pes, Wolverine.

Págale la pensión a tus lobeznos, pes, Wolverine. Imagen: JNE

Solo como dato curioso: En octubre del 2016, Yika visitó la prisión El Milagro, en La Libertad, en su semana de representación. Una de sus más grandes preocupaciones al visitar la cárcel fue… la alimentación de los presos. 

“Si bien es cierto han cometido un delito, están pagando; pero también tienen derecho a ser tratados humanamente. Debemos revisar las leyes y tomar ciertas consideraciones de presos que han cometido por primera vez un delito”, propuso.

(Si así se hubiera preocupado por la alimentación de sus lobeznos).

3. Se habría beneficiado del SIS sin necesitarlo

En mayo del 2017, la Tercera Fiscalía Penal de Trujillo solicitó que se levante la inmunidad parlamentaria de Yika debido a una denuncia que indica que en enero del 2016 se afilió al Seguro Integral de Salud. Para quienes no lo saben (o no lo recuerdan) el SIS está dirigido a personas de escasos recursos. En su declaración ante la ONPE, Yika reportó ingresos por más de setenta mil soles.

Según la denuncia, su afiliación al SIS le permitía atenderse en el hospital de Belén de forma gratuita. Recién en agosto del 2016, cuando ya era congresista, solicitó la anulación. El caso, hasta ahora, se mantiene congelado.

Flamante avenger. Foto: El Comercio

Flamante avenger. Foto: El Comercio

No olvidemos las travesuras del nuevo miembro del mal llamado bloque “avenger”.