corrupción , denuncia , noticias , politica Jueves, 22 febrero 2018

Recuerda la larga lista de denuncias del nuevo encargado de poner y sacar jueces y fiscales

Hace una semana, este útero alertaba de los vínculos de la nueva superintendenta de la Sunedu, Flor Luna Victoria con Orlando Velásquez Benites, el último director de la Asamblea Nacional de Rectores y actual miembro del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM). Comentamos a la voladas lo anticuchos de este último pero hoy le dedicamos un post entero porque acaba de ser elegido como presidente del CNM.

1. El CNM

El Consejo Nacional de la Magistratura, aunque su nombre sea más aburrido que esperar el Metropolitano, es un organismo importantísimo en el desarrollo de la justicia en el Perú, pero es tan conocido como Melcochita para Denisse Dibós. Este organismo se encarga de seleccionar, nombrar, ratificar y sancionar a los jueces y fiscales del país. Está compuesto por 7 miembros y uno de ellos preside la institución.

El CNM es algo así como

Son siete, como los nuevos dioses de Game of Thrones y casi con el mismo poder.

La elección la presidencia del CNM fue noticia esta semana porque se supo que Becerril se reunió con dos magistrados de esa entidad para, según IDL – Reporteros, jalar algunos votos que logren que el magistrado Julio Gutiérrez sea la nueva cabeza de la institución. De esta manera el fujimorismo se aseguraría el poder de la entidad que puede cambiar jueces y fiscales que resulten incómodos.

2. El nuevo presidente

Pero Gutiérrez no ganó. Los siete decidieron elegir (luego de 3 votaciones) como la nueva cabeza del CNM a Orlando Velásquez hasta el 2019. Y como la realidad no es una película de Marvel, ni Gutiérrez es el villano ni Velásquez es el héroe.

Imagen: Perú 21

Él es Orlando Velásquez. Imagen: Perú 21

Velásquez fue el último director de la Asamblea Nacional de Rectores gracias a que fue rector de la Universidad Nacional de Trujillo. Obviamente se opuso frenéticamente a la Nueva Ley Universitaria. En el 2015 fue electo miembro del CNM en representación de las universidades públicas.

3. Sus anticuchos

Fue por entonces que El Comercio dio a conocer los anticuchazos del actual presidente del CNM.

“(Orlando Velásquez) ha sido investigado por el Ministerio Público en más de 20 oportunidades durante los últimos 8 años. (…) De acuerdo con el documento del Ministerio Público, los presuntos delitos que más se repiten son: abuso de autoridad, falsedad ideológica, desobediencia y resistencia a la autoridad, usurpación de funciones y fraude en la administración de persona jurídica”.

Imagen: El Comercio, twitter de Eloy Marchán

¿Propondrá cambiar a los fiscales que lo investigaron? Imagen: El Comercio

El medio también informaba que el exrector fue investigado por hurto agravado y robo, y usurpación, de acuerdo con el dictamen que la Séptima Fiscalía Provincial Penal de Trujillo emitió en enero del 2008. En su oportunidad, Velásquez reconoció las investigaciones, pero aseguró que esas “no se entablaron directamente en su contra, sino contra las instituciones que representó”.

Composición: Útero.Pe

El poder de nombrar jueces y fiscales. Composición: Útero.Pe

El día que estabas viendo pelis en Netflix comiendo chocolates en absoluta soledad, o sea, el 14 de febrero, Correo publicó una nueva denuncia que involucraba al magistrado. Informaba que la Universidad Nacional Jorge Basadre Grohmann de Tacna denunció ante la Fiscalía (con audio de por medio) que su exvicerrector (actualmente suspendido) estaba pidiéndole una “manito” a Velásquez en el proceso judicial que lleva en contra de la casa de estudios para que lo repongan en su cargo.

“En enero del 2018, los directivos universitarios recibieron una filmación donde se ve a Ramón Vera (exvicerrector administrativo) hablar por celular con una persona que sería allegada a Velásquez y a quien le pide que hablen con “ella” (la jueza) y lo ayuden con la medida cautelar solicitada para frenar la suspensión de 10 meses en su contra”.

El nuevo presidente del CNM asumirá el cargo el 1 de marzo. En el CNM, como en el Perú, parece que se elige el mal menor.