denuncia , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Miércoles, 14 febrero 2018

La máxima posverdad del mes llega gracias al Congreso con sus mentiras sobre la muerte del colaborador de los Humala

Justo 3 días después de que se supo por Hildebrandt en sus trece que el Tribunal Constitucional podría liberar a Ollanta y a Nadine, una comisión del Kongreso dirigida por Pepe Botella Rolando Reátegui, difundió un informe sobre el “asesinato” de Emerson Fasabi, un extrabajador de Humala.

Aseguraron que murió envenenado y dieron a entender que Ollanta fue el responsable. El motivo, siempre en condicional, habría sido porque Fasabi habría participado en el robo de las agendas de Nadine. El punto es que el informe es tan 100tífiko como Bienvenido Ramírez y tan político como el indulto a Fujimori. Veamos.

Composición: Útero.Pe

Un informe tan profundo como las noticias chicha de los 90. Composición: Útero.Pe

1. ¿Quién era Fasabi?

Emerson tenía 27 años cuando murió en julio del 2015, un mes antes de que se desate el escándalo de las agendas de Nadine.

Imagen: Velaverde

Imagen: Velaverde

Del fallecido Fasabi se dice que era el chofer de los Humala, mientras que otros lo presentan como su exmiembro de seguridad. Su nombre apareció en escena porque Beto Ortiz lo mencionó en una entrevista a Michelín Vargas, la exama de llaves de los Humala y principal acusada del robo de las agendas. En su columna de hoy, Ricardo Uceda detalla cuál era la labor exacta de Fasabi:

“Vivía en un cuartito de la calle Fernando Castrat, en Surco, cercano a donde vivían los esposos Humala y la madre de Nadine Heredia, pendiente de los mandados que pudiera hacerle a la familia.

Así, a las siete de la mañana llevaba el pan y los periódicos. Luego lavaba autos, paseaba al perro, iba a la bodega. En la cuadra, donde era conocido, especialmente por los policías que hacían guardia, también prestaba apoyo espontáneo. Fasabi recibía un estipendio de los Humala cuyo monto no ha llegado a establecerse, sin disfrutar beneficios de un trabajador formal. No tenía seguro social”.

Imagen: Latina

Imagen: Latina

En síntesis, era un trabajador informal de los Humala que le ayudaba con distintas labores y, obviamente, no tenía ni contrato.

2. El informe 100tífiko

La investigación de su muerte estaba a cargo de la Comisión de Fiscalización. En las conclusiones del informe al que Perú 21 tuvo acceso se leyó todo esto:

  • “La muerte de Emerson Fasabi Moscobich fue de tipo homicida, tratándose de muerte violenta por ingesta de sustancia tóxica”.
  • “Juan Peñafiel Reyes, ex chofer de Humala, fue quien encontró el cadáver de Fasabi en su habitación”.
  • “La escena del crimen fue alterada y manipulada”.
  • “Humala habría financiado los gastos del traslado del cadáver de Fasabi hasta Ucayali”.
  •  “El exministro de Humala, José Luis Pérez Guadalupe, aseguró que no existía ningún vínculo entre Fasabi Moscobich y la familia Humala-Heredia”.
Imagen: Útero.Pe

La investigación la dirigió el fujimorista Reátegui, un nuevo experto en sustancias tóxicas. Imagen: La República

Seguramente tras leer esas conclusiones, también querrás que Humala se quede en la Diroes a pesar de que no tiene ninguna sentencia. Sin embargo, cada una de esas conclusiones ha sido desbaratada.

3. Cualquiera diría que las conclusiones fueron escritas por un borracho

El primero en declarar fue el perito que la comisión de Reátegui contactó, es decir, quien llegó a la conclusión de que Fasabi fue envenenado. José Saúl Díaz Mendivel reconoció a Canal N que no realizó directamente el análisis del cadáver y que se basó en “fotografías y hasta se revisó las láminas de patologías”. 

Todo un 100tífiko. Imagen: Canal N

Todo un 100tífiko. Tampoco se atrevió a afirmar que Fasabi murió por envenenamiento.  Imagen: Canal N

En su columna de hoy titulada “El informe envenenado”, Uceda ha desmenuzado el fuji-informe. Ha escrito que “lo más desconcertante del informe es que los testimonios, los documentos, los hechos descritos llevan a una conclusión distinta” a las que dio Reátegui.

  • “El informe permite concluir que no es posible conocer a ciencia cierta lo que le produjo la pancreatitis aguda, causa indudable del deceso”.
  • Humala habría negado la vinculación laboral con Fasbi, porque este no gozaba de los “beneficios de un trabajador formal”.
  • “Los abogados de Nadine acusaron a (Michelin) Vargas y (Álvaro) Gutiérrez de haberse asociado para sustraer” las agendas “con fines extorsivos”. “De modo que el pobre Fasabi no estaba en la mira”.
  • “Así como Fasabi le prestaba servicios a Humala con informalidad, así, casi a escondidas, Humala dispuso lo conveniente para que fuera enterrado en su pueblo”. Por eso aportó 2 mil soles para su entierro.

Uceda enumera más motivos por los que el documento de Reátegui parece concluir todo menos lo que informaron a la prensa para tirarle más barro a Humala. En síntesis, un informe, más que envenenado, embriagado.