denuncia , discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Jueves, 8 febrero 2018

ESPECIAL: Estos son los alarmantes argumentos del Poder Judicial para favorecer a acusados de violencia sexual

Hace dos días, el presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, habló durante una conferencia de prensa sobre el abuso sexual asegurando que la institución que dirige no tolera la impunidad.

Sin embargo, no todas las noticias ni las condenas son buenas o justas. Estas son algunas sentencias del Poder Judicial que fueron favorables a los acusados de violación. Así es de infeliz la realidad de algunas niñas que sufren violencia sexual en el país, mientras la ministra de la Mujer, Ana María Choquehuanca, se va una semana enterita a los Emiratos Árabes Unidos para participar de un “Diálogo de la felicidad”.

Así. Imagen: Útero.Pe

Así.
Imagen: Útero.Pe

“La violación es cultural”

En el 2004, la Sala Penal Transitoria del Poder Judicial anuló la condena de un sujeto llamado Jesús Quispe Amachi, quien había sido condenado a 10 años de cárcel por violar en seis oportunidades a una adolescente de 13 años.

La denunciante contó que en el 2002, el sujeto le había invitado un vaso de gaseosa en la casa de él y, luego de abusar de ella, la amenazó con un cuchillo para que no diga nada, al mismo tiempo que le prometía comprarle prendas de vestir. Ese día se quedó a dormir en la vivienda del acusado.

Fue sentenciado en noviembre del 2003, sin embargo, un año después, la Corte Suprema, es decir, la última instancia judicial, anuló la condena y lo absolvió del delito con el argumento de que el procesado había crecido en un entorno en el que era normal “mantener relaciones sexuales con menores” y que no tenía la instrucción académica como para darse cuenta de que lo que estaba haciendo era un delito. O sea, en su comunidad violar es normal. Si no nos creen, solo léanlo:

“Que, en tal sentido, a efectos de resolver la situación jurídica del citado procesado, se debe tener en cuenta su condición personal como natural de una comunidad campesina que se ubica en las alturas de la ciudad del Cusco, donde es costumbre ancestral que los menores de edad sean entregados por sus padres para que hagan vida marital desde los inicios de la pubertad; a lo que se suma que el autor aludido ha tenido una instrucción incipiente, de escasos recursos económicos, y que para la comisión de los hechos no ha utilizado violencia alguna contra la agraviada, por lo que su conducta se adecua a la figura del error de prohibición culturalmente condicionado, previsto en el artículo quince del código penal. Pues, como se reitera, el procesado se ha desarrollado en un medio sociocultural que no ha interiorizado la norma de prohibición que penaliza su conducta, como lo es la comunidad campesina de Huancabamba, donde mantener relaciones sexuales con menores es un comportamiento normal y socialmente aceptado para los pobladores del lugar”.

Los jueces supremos que firmaron esta anulación fueron:

  • Raúl Valdez Roca.

Puedes ver la sentencia aquí:

Sentencia Violacion Menor de Edad en Cusco by Lauletras on Scribd

Por dopar, secuestrar y violar: UN AÑO

En marzo del 2014 en Huánuco, una adolescente de 17 años se dirigía hacia su vivienda. Era apenas la una de la tarde. Varios sujetos la interceptaron, le colocaron un pañuelo con somnífero en la nariz y se la llevaron. Cuando despertó, estaba en una sala con varios hombres bebiendo alrededor con el rostro cubierto. Al único que identificó fue a su excompañero de colegio, Wilinton Albornoz Ramos, quien no ocultó su cara. Lo último que recuerda de ese lugar es ver al acusado acercarse a su cuerpo para violarla mientras ella volvía a perder la conciencia.

La adolescente identificó a su agresor por un arete que llevaba en una oreja y una cicatriz en el brazo. Ambos habían cursado el tercer año de secundaria. A finales de año, Wilinton le pidió que sea su novia. Ella no aceptó. Desde ese momento, el comportamiento del muchacho, que además dejó el colegio, se tornó violento. Empezó a acosarla.

La víctima recuperó la conciencia cuando estaba a media cuadra de su casa. Entró en estado de shock y tenía dolores en el cuerpo y en sus partes íntimas. Con la voz temblorosa llamó a su hermano y a su mamá, quienes la llevaron al hospital solo para confirmar que había sido ultrajada y dopada.

A pesar de la contundencia de los hechos y de las pruebas psicológicas que le habían realizado al acusado, cuyo resultado había sido adverso, el Poder Judicial consideró que el abusador sexual era un menor de edad de 17 años y que podía rehabilitarse. Lo sentenciaron por tan solo un año en un centro juvenil de Huánuco, algo así como el Maranguita en Lima.  Por secuestrar, dopar y violar: un año en un centro juvenil.

Puedes ver la sentencia aquí:

Sentencia (2) by Lauletras on Scribd

Solo es un nene, déjalo ir

En enero del 2009, Henry Esquivel Roque tenía 18 años y vivía en Comas con una prima hermana suya de apenas 13 años. Ese mismo mes, jaló a su prima hacia su habitación, la desvistió y la violó. Al escuchar sonidos fuera del cuarto, la adolescente huyó del cuarto y fue vista por su mamá y su tío, el papá del agresor. Más tarde le contó a su mamá lo sucedido y fueron a interponer una denuncia contra el primo de 18 años.

Henry fue condenado en noviembre del 2014 a cuatro años de pena privativa de la libertad suspendida, es decir, no fue preso, solo debía portarse bien e ir a firmar todos los meses al Poder Judicial.

La Fiscalía solicitó la nulidad de la sentencia, al considerarla benévola para el acusado. Sin embargo, una sala de la Corte Suprema, integrada por puros hombres, rechazó el pedido en junio del año pasado, con este argumento:

“A criterio de este tribunal supremo, una pena efectiva resultaría perjudicial. Por lo tanto no hay nulidad”, el procesado seguirá con pena suspendida”.”.

Los jueces:

  • Nuevamente Javier Villa Stein (ya no está en el Poder Judicial, felizmente).
  • Josué Pariona Pastrana.
  • César Hinostroza Pariachi.
  • José Antonio Neyra Flores.

Y un integrante más:

  • Duberlí Rodríguez Tineo. Sí, el actual presidente del PJ, quien ayer dijo que no quiere impunidad, evitó que un violador vaya a la cárcel hace solo algunos meses.

Puedes ver la sentencia aquí:

Recurso de Nulidad 415 2015 Lima Norte by Lauletras on Scribd

Un juzgado en Cajamarca pide que investiguen a la niña denunciante y no a su padre acusado de violarla

Imagen vía: Noticias Ser

Imagen vía: Noticias Ser

La abogada Mirtha Vásquez ha escrito en Noticias Ser un artículo escalofriante sobre la historia de una niña que actualmente tiene 12 años y que denunció que su padre abusaba de ella desde que tenía cinco años.

“¿Alguien te ha tocado tu cuerpo? Solo mi papá, me toca el pecho con su mano, me dijo que no le diga a mi mamá porque me mataba, me toca desde los 5 años porque yo estaba en el jardín (…), me tocaba los pechos y las nalgas, me ponía su dedo en mi poto, cuando era chiquita hasta la actualidad. Con su pene solo cuatro veces, fue después de terminar mis vacaciones, tenía nueve años…”.

El examen médico que le practicaron a la niña, cuenta la abogada, encontró “signos de actos contranatura”, es decir, que la violaron de manera anal. Sin embargo, a pesar del testimonio de la pequeña y de las evidencias en su cuerpo, un juzgado en Cajamarca decidió, en diciembre pasado, absolver al acusado y dejarlo libre.

Los magistrados, además, pidieron en la sentencia que en vez de investigar al acusado, investiguen las declaraciones de la niña.

“El relato de la agraviada no es coherente, puesto que ésta señala que la última agresión sexual se suscitó al término de sus vacaciones, cuando tenía nueve años (…), sin referirse siquiera a los momentos de inicio o término de sus vacaciones (…) no siendo creíble su versión, al no presentar un relato espontáneo de los hechos”.

Si te viola y te embaraza: dos mil soles

La conviviente de Daniel Torres Monteza tiene una prima hermana de apenas 12 años de edad. La pareja vivía al frente de la casa de la niña. Un día, Torres Monteza, con engaños, atrajo hacia su habitación a su prima política, con quien había entablado una relación de confianza. Allí la ultrajó y producto de esa violación la niña quedó embarazada.

Después de ser diagnosticada con un cuadro de estrés postraumático e ideas suicidas, le practicaron un aborto terapéutico. Así, afrontó meses de un proceso judicial que culminó con la sentencia de 25 años de cárcel para el agresor y una reparación civil de 2 mil soles a favor de la niña.

Sin embargo, para la gravedad del asunto y teniendo en cuenta la relación de confianza que existía entre víctima y victimario, lo mínimo que había solicitado la Fiscalía eran 35 años. Además, dos mil soles es un monto irrisorio para todo el daño causado y todo el gasto el terapias psicológicas que supone para una víctima de violencia sexual recuperarse del trauma y retomar su vida.

Esta es la realidad de la situación de los niños, niñas y mujeres que sufren violencia en el Perú.