economía , libertades , noticias , politica , sociedad Martes, 30 enero 2018

Esto es lo que debemos saber sobre las grandes farmacias con UN solo dueño

Descripción gráfica de lo que está pasando. Imagen: Útero.Pe

Descripción gráfica de lo que está pasando.
Imagen: Útero.Pe

La semana pasada, el grupo Intercorp, o sea los dueños del Perú Interbank, de Plaza Vea y Vivanda, de Bembos, de los colegios Innova School, Cineplanet, de la Universidad Tecnológica del Perú, de Oschle, de Promart, de Don Belisario, etc. Bueno, los Rodríguez Pastor, que además son dueños de Inkafarma, desembolsaron US$ 583 millones para comprar a su competencia, Quicorp S.A., que tiene a la Química Suiza y las farmacias Mi Farma, BTL, Arcángel (es una farmacia no un cantante de reguetón) y FASA.

Ah, no me digas, o sea ha comprado al grupo con el que antes concertaba ilegalmente precios…

Exacto.

En el 2016, el Indecopi sancionó a Inkafarma, Fasa, Mifarma, Arcángel y Norfarma por pasarse de vivazos y acordar el incremento del precio de 36 medicamentos. O sea, se aprovecharon de las necesidades de todos los peruanos para llenarse los bolsillos. Las empresas aceptaron su culpa y las multaron con cerca de nueve millones de soles. Cuando concertaron precios, Inkafarma todavía no era comprada por los Rodríguez Pastor.

¿Entonces ahora no habrá concertación sino concentración?

A partir de esta compra el debate se ha abierto. Por un lado están quienes sostienen que se trata de una especie de monopolio de las medicinas:

Y por otro están aquellos que defienden la  compra y niegan que exista un peligro real en el mercado de la salud:

Pero para salir de dudas, hemos recopilado y analizado ambas posiciones, sobre todo porque a raíz de esta adquisición, en el Congreso están discutiendo un proyecto de ley para limitar las concentraciones de empresas. Ahora, empecemos.

El lado 100tífiko de la compra

Vayamos a los números, que son sustento principal de aquellos que defienden esta compra y sostienen que no hay nada por qué temer. José Ignacio Beteta, presidente de Contribuyentes por Respeto (CpR), escribió una columna para El Comercio cuya premisa principal es que no hay monopolio y que solo una parte de todo el mercado será manejado por Inkafarma y su mancha.

  • Solo el 30% de medicamentos que se consumen se comercializa en cadenas de farmacias. El resto es distribuido por el Estado en sus hospitales y por las clínicas privadas.

Según Beteta, esto significa que no afecta a la gran mayoría. Sin embargo, y esto no lo dice Beteta sino nosotros, no por eso debemos descuidar o no temer con lo que ocurra en la otra parte de la población. 

Luego tenemos que:

  • Hay más de 11 mil farmacias en el Perú. De estas, 2,245 serán de un solo grupo, esto supone el 18% del total.
  • A pesar de tener ese porcentaje de farmacias, Inkafarma ahora concentrará el 83% de las ventas de medicinas en cadenas farmacéuticas. Y según Beteta, esto solo representa el 55% de las ventas de medicinas totales y el resto del porcentaje lo venden las farmacias independientes. Pero el negocio de Inkafarma no solo está en la venta de medicinas sino en la elaboración de medicamentos con la Química Suiza, porsiaca.

Negociazo

El tema es tan álgido que hoy El Comercio en su editorial salió a decir que todo estaba bien, que no había monopolio y que no le creamos a los políticos alarmistas. El editorial nos confina a que confiemos en la empresa privada y que “seguramente” lanzarán promociones y descuentos para contrarrestar a la opinión adversa.

“En este caso en particular, es posible que no tarden en aparecer promociones y descuentos en las farmacias de esta nueva cadena, con el fin de mitigar el potencial temor del consumidor y la animadversión de la opinión pública. Y de ocurrir esto, ¿no es el consumidor quien gana?”. El Comercio nos pide que solo confiemos.

Ayer, el diario Gestión, dedicado al rubro económico y también propiedad de los Miró Quesada, puso en portada una entrevista al gerente general de Inkafarma, Rafael Dasso, quien contó un poco más acerca de la adquisición y, de pasada, puso paños fríos al “cuco” del monopolio.

Tremenda.

Damage control.

Sin embargo, según Gestión, la compra incluye (los paréntesis son nuestros) “negocios de manufactura (Química Suiza), distribución (farmacias) y venta minorista de medicamentos en el Perú y la región”. Es decir, este grupo elabora las medicinas que luego se venderán a las farmacias independientes con quienes comparte el mercado de medicamentos.

O sea, el grupo Interbank acaba de comprar una gran parte de la cadena de producción del mundo de los medicamentos, ¿y solo quieren que confiemos?

Las presiones y la ley contra el monopolio

No, no es contra nuestro tío Carlos Tubino del Monopoly, hablamos del económico.

No, no es contra nuestro tío Carlos Tubino del Monopoly, hablamos del económico.

La crítica no viene solamente de la parte roja de la política. El ppkausa Juan Sheput declaró en TV Perú a propósito de la compra de Química Suiza y sus farmacias. Según el legislador, es necesario que el Congreso empiece a debatir de una vez una ley contra el monopolio y el oligopolio.

Los monopolios y oligopolios son nocivos para una sociedad, pues las cadenas de producción de un bien o servicio se limitan a un solo dueño. Esto provoca que el único dueño tenga la facultad de cobrar lo que le dé la gana por lo que ofrece porque es el único que lo tiene.

En el caso de los oligopolios se trata de pocas personas ofertando lo mismo, algo así como las AFP o las empresas prestadoras de servicios de salud (EPS). En el Perú, trágicamente, varias de las EPS son parte del mismo grupo de algunas AFP. Locazo, ¿no? Aunque en nuestro país les asusta la palabra “oligopolio” y mucha gente que opina en calidad de experta prefiere no llamar a las cosas por su nombre. O L I G O P O L I O. Sí, en un país cuyas instituciones reguladoras (como el Indecopi) son débiles y tienen poca capacidad para fiscalizar. Perdón, se nos salió una lágrima.

Pero mejor sigamos con las presiones…

Al coro de presiones sobre el grupo Intercorp se unió una voz que nadie esperaba. No es precisamente un rojete socialconfuso, se trata del mismísimo neoliberal Jaime de Althaus, uno de los más grandes representantes del libre mercado.

Y tiene razón, si en nuestro país es legal que el grupo Interbank se haya hecho con una buena parte de la torta de las medicinas en nuestro país (y no podemos hacer nada todavía contra eso), lo mínimo que puede hacer no es decir que los precios no subirán, sino que de todas maneras y por lógica aristotélica deben bajar. A menos que aparezca otro Velasco y les apague la luz del tonazo medicinal.