libertades , noticias , periodismo , politica , sociedad , videos , violencia , webeo Miércoles, 17 enero 2018

HORROR HORROR: La proyección de una imagen en protesta contra la Iglesia se convirtió en una posverdad MUY maleada

Hoy a las 5:40 de la mañana en Buenos Días Perú, el noticiero de canal 5, se emitió un informe en exclusiva sobre la proyección de una imagen en una edificio de Jesús María, exactamente a la vuelta de la sede de la Nunciatura Apostólica, la institución que representa al Vaticano en nuestro país. La foto es la de un tío barbón con traje a rayas y con la frase “Yo sí te espero”, en referencia a la llegada del papa Francisco. En Buenos Días Perú aseguraron que se trataba del mismísimo Abimael Guzmán.

E X C L U S I V O. Imagen: captura YouTube

¿Ese es Abimael? No no, es el viejito de UP, no no, es Papa Noel, no, nica, creo que es Man Ray de viejo. 
Imagen: captura YouTube

El video que mostró canal 5 les llegó vía Whatsapp. Los vecinos alertaron de la imagen y ninguno quería hablar al respecto por temor a represalias. Incluso agentes de la Policía y de la Dirección contra el Terrorismo (Dircote) llegaron hasta el lugar para verificar desde dónde había sido proyectada la imagen.

El programa emitió, inmediatamente después del informe, un enlace vía microondas en el que la reportera aprovechaba para preguntarle a algunas personas que estaban despiertas a esa hora su opinión con respecto a esta imagen terrorista.

Incluso para entender un poco por qué razón los seguidores de Abimael proyectarían una imagen suya, el noticiero se apuró en recordar que Elena Iparraguirre, condenada por terrorismo, le escribió una carta al papa pidiéndole que la visite para explicarle y le ayude a lograr el indulto a favor del genocida Abimael Guzmán. Y se repitió una frase parecida a esta hasta el final del enlace microondas:

“No podemos dejar que el terrorismo aproveche este tipo de eventos para generar zozobra”.

Aunque, al mismo tiempo, una de las conductoras del noticiero, la periodista Pamela Acosta, puso el parche y aclaró que todavía no se podía asegurar que se trate de la imagen del líder terrorista. Aunque el daño ya estaba hecho.

Todo este alboroto empezó sobre las 5:40 de la mañana, duró 16 minutos y se emitió en horario estelar en un canal de señal abierta para que todo el Perú sepa que los terrucos estaban amenazando al papa.

Pero canal 5 no fue el único. Los periodistas de América Noticias también lanzaron la falsa información acerca de que la imagen proyectada era Abimael Guzmán.

iii kkk

Masiva mentira.
Imagen: captura América Noticias

Tres horas más tarde, cuando la gente ya estaba tomando su cafecito antes de salir a trabajar, la Policía mandó un tuit aclarando que no se trataba de Abimael o del viejito de UP o de mi tío Man Ray, sino del fundador del Sodalicio, Luis Fernando Figari, quien actualmente afronta una acusación judicial por maltratos físicos, sexuales y psicológicos contra los jóvenes que pertenecieron a su organización.

Un grupo de personas más herejes que este útero, perdón, la Asociación Peruana de Ateos (Aperat) informó en un comunicado que ellos habían sido los genios autores de la proyección de la imagen:

Consideramos que una acción realmente contundente y sincera del papa Francisco en lugar de intervenir el Sodalicio e iniciar investigaciones de manera TARDÍA (cuando las víctimas han denunciado internamente los hechos ante las autoridades eclesiásticas hace años) es TRAER A LUIS FERNANDO FIGARI a que responda por los cargos penales contra él o facilitar y sobre todo no obstaculizar la extradición de Figari para que responda por sus crímenes ante la justicia de nuestro país.

Así mismo condenamos las denuncias sensacionalistas que han ligado nuestra intervención urbana de información sobre LUIS FERNANDO FIGARI en el distrito de Jesús María con la figura terrorista de Abimael Guzmán. Es evidente la mala intención de algunos medios de prensa desvirtuar una PROTESTA LEGÍTIMA.

Esto es tenebroso. Imagen: Aterat

Nótese el 666.
Imagen: Aterat

En fin, la única diferencia y coincidencia entre Abimael y Figari es que uno está preso y sentenciado y el otro -esperemos- termine igual.