noticias , politica , sociedad Jueves, 4 enero 2018

3 datos para comprender TODO lo que está pasando en el Poder Judicial antes y después del retiro del juez Carhuancho del caso Lava Jato

En los primeros días del 2018, que llegó en medio de marchas, traiciones e infamias negociadas bajo la mesa, el Poder Judicial no ha sido ajeno a esta especie de ola de broncas. Dentro de la institución hay un enfrentamiento entre su presidente, Duberlí Rodríguez, y los integrantes de la Sala Penal Nacional. 

El PJ se divide en cortes superiores y salas penales, cada una de estas tiene competencias definidas sobre los delitos que deben atender. Así las cosas, la Sala Penal Nacional es una pieza de mucha importancia porque atiende casos de terrorismo, derechos humanos, crimen organizado y corrupción de funcionarios. El pleito tiene su semilla en esta última facultad pues el PJ ha decidido que esta sala ya no vea más casos de corrupción, incluido Lava Jato y con ello el juez Richard Concecpción Carhuancho queda fuera del tema.  La medida ha provocado que desde varias tribunas se ponga el grito en el cielo, pero para entender mejor de qué va el pleito, iremos por partes.

Odebrecht, siempre dividiéndolo todo. Imagen: Útero.Pe

Odebrecht, siempre dividiéndolo todo.
Imagen: Útero.Pe

1. La conformación del Poder Judicial

El máximo ente del Poder Judicial es la Corte Suprema, integrada actualmente por 15 jueces supremos y presidida por Duberlí Rodríguez, quien es elegido en ese cargo previa votación de sus miembros. La Corte Suprema tiene jurisdicción en todo el territorio nacional, o sea son los más más, y es la última instancia a la que llegan los casos que son apelados en juzgados de menor rango.

  • Todos los jueces supremos son elegidos por concurso en el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM).
  • Son los jueces supremos los que integran -no todos- el Consejo Ejecutivo del Poder Judicial.

Después de esta le siguen las Cortes Superiores, que tienen un local propio en cada ciudad y está integrado por… adivinaron:

  • Jueces superiores que son elegidos por concurso en el CNM.
  • Además, los presidentes de las distintas cortes son elegidos también con el voto de sus integrantes.

Y también están las Salas Penales. Una de estas es la Nacional y la otra es la Anticorrupción. Ambas son de dependencia del Consejo Ejecutivo del Poder Judicial. A diferencia de las cortes, las salas penales son dirigidas por un coordinador o coordinadora designados por los supremos y los jueces que chambean en esta instancia son elegidos por dedocracia, aunque eso no es tan malo, porsiaca. Sin embargo, el problema parte aquí.

La Sala Penal Nacional

Fue creada hace más de 20 años. Su buen desempeño a lo largo de este tiempo (Cabitos, Accomarca) hizo que se le entregue un montón de competencias. Como nos explica nuestro amigo politólogo y abogado, José Alejandro Godoy, es víctima de su propio éxito.

  • Es a esta sala penal a la que pertenece el juez Richard Concepción Carhuancho.
  • Aquí está el caso Lava Jato.
  • La Sala Penal Nacional es coordinada por la jueza Inés Villa Bonilla.

La Sala Penal Anticorrupción

Esta sala se creó en junio del 2010. Su objetivo es precisamente ocuparse exclusivamente de los delitos contra la administración pública.

Sabido esto, y conocidos los personajes, ya podemos ingresar al chongo, todo empezó exactamente hace un año.

2. Duberlí ya había avisado

Cuando asumió la presidencia del PJ, Duberlí Rodríguez anunció la reestructuración de esta institución y la creación de la Coordinadora Nacional Anticorrupción que está actualmente a cargo de la jueza Susana Castañeda Otsu.

Susana Castañeda ya ha viajado con anterioridad a Brasil. Foto: Andina

Susana Castañeda ya ha viajado con anterioridad a Brasil por el caso Lava Jato.
Foto: Andina

Una de las tareas que se le encargaría a la coordinadora era el caso Odebrecht. O sea, Lava Jato. Así lo dijo el propio presidente del PJ:

“Como es de público conocimiento, en el Perú estaríamos ante un caso de megacorrupción que abarcaría un periodo de los últimos 15 años. El Poder Judicial se va a preparar para estar a la altura de las circunstancias”.

En los planes de renovación de la institución también estaba la elaboración del estatuto de la Sala Penal Nacional, que finalmente se aprobó el 20 de noviembre pasado.

  • En él se le da la categoría de corte superior a la sala dirigida por la jueza Inés Villa Bonilla, esto incluye la construcción de un edificio solo para ellos.
  • El documento fue elaborado por una comisión de jueces dirigidos por el destacado juez César San Martín.

Sin embargo, lo que motivó la discusión entre la Sala Penal Nacional y la presidencia del PJ son dos poderosos motivos:

Los delitos de corrupción ya no serían de su responsabilidad. Estas son las competencias según el estatuto:

  • Terrorismo, crimen organizado, delitos contra la humanidad, delitos contra periodistas, lavado de activos excepto los que provengan de delitos contra la administración pública.

Y lo más importante:

  • Al elevar la Sala Penal Nacional al nivel de una corte superior, los integrantes deben ser elegidos vía concurso en el CNM, o sea, ya no serán elegidos a dedo.

3. Año nuevo, bronca nueva

A la disconformidad en las modificaciones de la Sala Penal Nacional le siguió el hecho de que la jueza Inés Villa Bonilla celebre el inicio del año judicial con su gente. En esa reunión paralela a la oficial, ratificó a Richard Concepción Carhuancho como juez del caso Lava Jato.

Mientras eso sucedía, Duberlí Rodríguez citaba el nuevo estatuto aclarando así que los jueces integrantes de esa sala deberán someterse a concurso en el CNM, incluido Concepción Carhuancho. 

Rebobinando:

  • A principios del 2017, Duberlí habló sobre reestructuración, creación de Coordinadora Anticorrupción y nuevo estatuto de la Sala Penal Nacional que hasta ese entonces tenía a su cargo el caso Lava Jato.
  • El 20 de noviembre se aprueba el estatuto por lo que la Sala Penal Nacional no verá casos de corrupción y además sus miembros serán elegidos por concurso.
  • La Corte Suprema atenderá el reclamo de competencias solicitado por la jueza Inés Villa Bonilla, actual coordinadora de la Sala Penal Nacional para que el caso Lava Jato se quede en su instancia y el juez Richard Concepción también.
  • El CNM ya llamó a concurso para los jueces que integrarán ahora la Sala Penal Nacional.
  • Richard Concepción Carhuancho no ha sido ratificado por las instancias oficiales (CNM), por lo que su situación continúa siendo incierta en Lava Jato. 
  • Además, si las coimas desde Brasil finalmente pasan a la Sala Nacional Anticorrupción, serán manejadas por Susana Castañeda Otsu, quien designará al próximo magistrado que se encargue del tema.
Duberlí versus Inés Villa Bonilla. Imagen: composición

Duberlí Rodríguez versus Inés Villa Bonilla.
Imagen: composición

Si bien la aplicación o renovación del PJ no es mala a simple vista, despierta suspicacia en una coyuntura como esta, en la que las investigaciones en el Ministerio Público sobre Lava Jato han agarrado más carne que tú en parrillada con tus patas. Sobre todo cuando acaba de llegar la delación completa de Marcelo Odebrecht tirando dedo a quienes recibieron propina brasileña. Si esto es un proceso administrativo o una jugada política, solo Duberlí tiene la respuesta.