corrupción , libertades , noticias , periodismo , politica , sociedad , violencia Martes, 2 enero 2018

Hicimos un recuento de las 9 columnas más pajas que se han escrito sobre el indulto

Una de las características de las crisis es que desnudan la naturaleza y la esencia de aquellos que deben enfrentarlas. Es como el viejo dicho que repetían las abuelas, nos ayuda a separar la paja del trigo, la arveja del colantao, la piedrita de la lenteja. En las crisis políticas no es distinto. Con la vacancia frustrada a PPK y el posterior y no tan sorpresivo indulto político al autócrata Alberto Fujimori, se han revelado ante nuestros ojos los verdaderos rostros de aquellos de discurso vacuo y andar sospechoso.

No es la primera vez que nuestro país se divide entre demócratas y tecnócratas, entre defensores de la justicia y comodines con la impunidad. La última vez que este quiebre nos dejó verlos fue en el 2000,  cuando cayó el régimen fujimontesinista (sabio y preciso neologismo del pasado que ha sido dejado extrañamente de lado por la gran prensa). Ahora el país se ha vuelto a partir y las caretas volvieron a caer, sin embargo todavía tenemos a aquellos que nunca dejarán de ser un referente a la hora en que las papas queman.

Por eso, mientras tomábamos la última gota de la última chela de Año Nuevo, seleccionamos las columnas más directas que se han escrito sobre el indulto al excarcelado de Barbadillo.

The Last Jedi. Imagen: Útero.Pe

The Last Jedi.
Imagen: Útero.Pe

1. Primero Dios antes que todas las cosas

Bajo el título “La traición de PPK”, nuestro premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, escribe en el diario El País de España sobre lo sucedido en nuestro país los últimos días del año:

“(…)  Kuzcynski, con su pacto secreto, no ha utilizado al exdictador, más bien se ha convertido en su cómplice y rehén. En adelante, deberá servirlo, o le seguirán tumbando ministros, o lo defenestrarán. Y esta vez no habrá demócratas que se movilicen para defenderlo.

(…)  Yo nunca hubiera imaginado que tras la figura bonachona de ese tecnócrata benigno que parecía Kuzcynski, se ocultara un pequeño Maquiavelo ducho en intrigas, duplicidades y mentiras. La última vez que nos vimos, en Madrid, le dije: “Ojalá no pases a la historia como el presidente que amnistió a un asesino y un ladrón”. Él no ha asesinado a nadie todavía y no lo creo capaz de robar, pero, estoy seguro, si llega a infiltrarse en la historia será sólo por la infame credencial de haber traicionado a los millones de compatriotas que lo llevamos a la presidencia”.

2. La columna que hará llorar de emoción a los millennials

Con solo cinco párrafos en su columna de Perú 21, la exministra de Desarrollo e Inclusión Social, Carolina Trivelli, es capaz de emocionar hasta las lágrimas a todos aquellos jóvenes que salieron a marchar desde la noche del 24 de diciembre en contra del indulto.

“Los jóvenes, esos que marchan, los que ven con asombro la cara dura con la que se les miente, los que discuten en las redes, esos son los que lo pueden cambiar todo. No tienen sentimientos de odio, ni quieren paralizar el país, todo lo contrario. No han heredado emociones negativas, como teme PPK. Han crecido viendo los horrores de la pobreza, la violencia, la corrupción y la injusticia.

(…) Estos jóvenes no traen rencor, tienen ganas de vivir en un país mejor, más justo y democrático.Estos jóvenes traen (duras) memorias de lo vivido y tienen (por suerte) capacidad de indignarse. (…)No dejemos que nadie les diga de qué deben acordarse, ni qué tipo de sentimientos deben tener”.

3. Vergara y su golazo

Por algún lugar de la Internet vimos que decían que Alberto Vergara era el Messi de los politólogos y estamos de acuerdo. En “El pacto Barbadillo-Choquehuanca”, haciendo alusión a los lugares donde residía Alberto Fujimori y PPK respectivamente; el columnista de El Comercio nos saca de los pensamientos todo aquello en lo que estábamos pensando mientras veíamos estupefactos cómo el presidente se colaba en la historia del Perú infame. 

“(…) Más grave que indultar a Fujimori es la felonía de tergiversar el contenido de una sentencia histórica. Por si fuera poco, el patrón nos conminó a voltear la página. Y yo lo hallo normal: para él y su gente el Perú es, en lo fundamental, un territorio del cual extraer riquezas, al cual engordarle el PBI: ¿quién necesita que esa entidad construya una historia? Pasa la página nomás, cholito. Las leyes y la memoria de la República son triviales para el inversionista presidente.

(…) No me extraña que muchos perciban el arreglo entre PPK y Fujimori como el inicio de una era dorada. Nuestro Pacto de la Moncloa lumpen. Piensan (quizás correctamente) que ya regresan los años maravillosos cuando mandaba la alianza entre pitucos entitled y el fujimorismo; una alianza que Keiko y su chusma quebró”.

(…) ¿En qué parte del mundo ha surgido algo bueno y renovador de un pacto entre dos abuelos vivazos y acabados intentando salvar su pellejo? Desde la ciudadanía solo podemos constatar que viajamos a la deriva en manos de dos abuelos de la nada”.

4. Rosa María desde adentro

Dejando de lado las críticas sobre creer en la palabra de su fuente (PPK) y hacer de ellas su propio discurso, la periodista Rosa María Palacios también escribió en su web sobre la aberración cometida pocas horas antes de la Nochebuena.

“(…) Como antecedente, varias fuentes me confirman que la idea del indulto estuvo en la cabeza del Presidente desde los primeros días de su gobierno. Varios Ministros y funcionarios estaban de acuerdo, pero los intentos fueron frustrados una y otra vez por razones netamente jurídicas. Fujimori no cumplía (y no cumple hoy) con los requisitos médicos establecidos para un indulto humanitario. Además, concederlo sería una farsa promovida para congraciarse con un fujimorismo que se encontraba (y se encuentra) dividido entre los intereses opuestos de Keiko y Kenji, los hijos del reo”.

Además, en su post, que lleva de título “Yo te vaco versus yo te indulto” también incluye una línea de tiempo que será de mucha ayuda para quienes quieren saber la verdad de lo que nos sucedió en los últimos días del año que nunca olvidaremos.

5. Obi Wan Gorriti

Gustavo Gorriti, como siempre, da en el clavo en su columna en Caretas titulada “Del susto al engaño”. El periodista, como Rosa María, cuenta que habló directamente con PPK y que a él también le negaron el indulto en muchos idiomas. Así, el actual presidente termina siendo un “campeón panamericano en autosabotaje”.

“(…) Creo que buena parte de las fuerzas democráticas hubiera aceptado que Alberto Fujimori pase a un régimen de arresto domiciliario luego de una petición clara e inequívoca por parte de este de perdón a sus víctimas y a la sociedad. Hubiera habido discrepancias, sin duda, pero un porcentaje importante de personas hubiera aceptado esa solución, aplicable además a muchos otros presos de edad avanzada.
Para hacerlo, hubiera sido necesaria una sencilla y rápida modificación legal.

En lugar de eso, PPK perpetró (o resbaló en) el indulto sin limitaciones, el manejo deshonesto y semiclandestino del proceso previo y el engaño a quienes fueron por lo menos igualmente decisivos en salvarlo”.

6. Las pepazas de Ricardo Uceda

En “El perdón pactado” el autor de Muerte en el Pentagonito escribe todos los detalles de las negociaciones y el doble juego de PPK. Por un lado cocinaba el indulto con sus ministros Fernando D’Alessio y Enrique Mendoza y por el otro rogaba el apoyo de los demócratas para que no lo vaquen al mismo tiempo que negaba que esté en proceso un indulto. El resultado, ya lo vemos, un presidente más mentiroso que Pedro y el lobo.

“(…) Este indulto que iba a ser anunciado en diciembre habría suscitado un conflicto dentro del oficialismo aun si no se producía el pedido de vacancia. Entonces se hubiera descubierto el camino desprolijo –aunque no necesariamente ilegal− que siguió el trámite en el Ministerio de Justicia. Se hubiera evidenciado la falta de consideración hacia las víctimas, a quienes PPK jamás recibió. Habría aflorado, en fin, la indignación alentada por la falta de preparación política de la medida.

(…) PPK había dicho que la reunión no era para discutir sino para dar a conocer una decisión. Anunció que tenía un video grabado para el público, pero la mayoría opinó que como el indulto era humanitario, algo técnico, el presidente no debía estar involucrado en explicaciones políticas. Se acordó que solo saldría un comunicado, pero al día siguiente PPK emitió su video justificando el indulto con argumentos como el de la reconciliación. Luego, que se sepa, no ha vuelto a haber otra reunión de gobierno para esbozar las grandes respuestas necesarias”.

7. Tafur forever

En su columna de El Comercio, titulada “Indulto, un error ético y pragmático”, Juan Carlos Tafur es el encargado de traerle las malas nuevas al presidente. Su personalísimo fusil de dos cañones le pesará en contra en las encuestas en las que PPK tanto cree.

“(…) La vulgar dación del indulto humanitario a cambio de los votos que le permitieron salir bien librado del proceso de su vacancia pesa en contra, sin duda, de una mejor performance en las encuestas. La ciudadanía percibe con claridad que se ha tratado de un rupestre canje de votos por una mercancía política.

(…) PPK se equivocó brutalmente al creer que el indulto a Alberto Fujimori le daba la llave de la gobernabilidad que tanto anhelaba desde que asumió el poder y que le era esquiva, más que por las condiciones estructurales, por su propia medianía para afrontar las tareas palaciegas”.

La encuesta que PPK vio. Carlincatura de Carlín Tovar para La República (es del año 2012)

La encuesta que PPK vio.
Carlincatura de Carlín Tovar para La República (es del año 2012)

8. Las advertencias de Miguel Ramírez

El periodista Miguel Ramírez escribe en el Trome la columna titulada “Indulto de Alberto Fujimori, el arte del engaño”, desde ahí explica toditito lo que se vendrá después de la excarcelación del papá de Kenji y Keiko. Más que una preocupación política en el fujimorismo, hay una genuina preocupación por la situación legal de los integrantes del clan familiar.

(…) PPK siempre quiso indultar a Fujimori. Este columnista sabe que, en julio pasado, días antes de que asumiera su cargo, Kuczynski pidió al todavía presidente Ollanta Humala que lo indultara, y él haría lo mismo con su hermano Antauro, preso en un penal limeño. Humala rechazó el pedido de manera categórica.

(…) Alberto Fujimori y sus hijos, en efecto, hasta ahora no explican el millonario patrimonio que poseen, que incluye 13 empresas y una sociedad en Japón con la transnacional Sankyo Corporation. Esa operación costó US$1.5 millones.

Hay un detalle que pocos saben: el principal asesor financiero de las empresas de los Fujimori es el estadounidense Daniel Scott Matson, quien –¡oh sorpresa!– visitaba al patriarca en su celda de la Diroes”.

9. Nuestro papi Marco Sifuentes

Como nos faltaba la cuota nerd en este post, tenemos que rescatar los números y datos que Luke SkySifuentes coloca en su columna del viernes último para El Comercio, titulada “Esta no es una opinión sobre el indulto”.

  • “El tiempo promedio desde que se ingresa una solicitud de indulto hasta su publicación en “El Peruano” es de 111 días. A Fujimori le tomó 13.
  • El general Hermoza Ríos, el brazo armado del fujimontesinismo, fue condenado a 22 años, ha pasado 17 en condena, se encuentra en estado vegetativo hace meses pero el Gobierno no ha sido tan velozmente humanitario como con Fujimori.
  • Jonatan Palomino, arequipeño de 22 años, murió de tuberculosis en prisión, durante las fiestas, esperando algo de humanidad de PPK.
  • Fujimori solicitó el indulto el 11 de diciembre. La documentación sustentatoria se presentó el 18, pero estaba incompleta. El 22 recién se completaron los informes médicos. Dos días después, PPK se puso humanitario”.

Y ese es solo el principio de la columna, sigan leyendo mientras se recuperan de la resaca de todo lo bebido.