denuncia , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Domingo, 24 diciembre 2017

Todo indica que el indulto a Fujimori se prepara desde hace meses y estas son las terribles sospechas

Imagen vía: La República

Imagen vía: La República

Escribe: Camila Gianella Malca*

En la mañana del jueves 21 de diciembre, en plena presentación de la defensa del presidente Pedro Pablo Kuczynski apareció en las redes el informe médico de la junta médica encargada de evaluar la salud del ex presidente Alberto Fujimori como parte del pedido de gracia presidencial iniciado por el mismo Fujimori.

En ese documento, extrañamente, la junta médica, además de dar un diagnóstico médico, emitía una recomendación que va más allá de sus atribuciones, recomendaba el indulto por razones humanitarias.

Esta recomendación, así como el cuadro médico presentado en el informe, se alinean con los diagnósticos y recomendaciones que desde hace varios años realizan los médicos de cabecera de Alberto Fujimori. Además, se trata de los mismos profesionales que le atienden desde cuando aún era presidente en 1997.

Estas coincidencias no son un sorpresa, si se toma en cuenta que uno de sus médicos tratantes desde 1997, el doctor Juan Postigo, fue parte de la junta médica designada el 12 de diciembre del 2017 para evaluar a su paciente, Alberto Fujimori.

Postigo es desde hace años una de las personas que señalan la necesidad del indulto humanitario para el preso de Barbadillo. Uno de los argumentos que se viene repitiendo desde el desde el 2011 es que presenta un cancerización del campo, es decir un cáncer crónico, pero que es controlado mediante cirugías.

Los doctores Juan Postigo y Pedro Sánchez sostienen desde hace varios años que las condiciones carcelarias de Alberto Fujimori podrían contribuir a una diseminación de la enfermedad (i.e. metástasis). Lo que sabemos a la fecha es que al parecer ese riesgo no es serio en el caso del expresidente. No es algo que va a ocurrir de manera inminente, pues hasta la fecha, felizmente, no se ha dado. La ausencia de una metástasis puede ser además una muestra de la buena calidad del cuidado médico que felizmente Alberto Fujimori tiene en prisión desde que fue recluido, y que es un derecho que deberían poder gozar todos los internos en prisiones del Perú.

Alberto Fujimori versus otros presos en el país

Hay que tomar en cuenta además que en el Perú existen muchas personas en prisión con enfermedades terminales esperando ser indultadas, así como personas presentan enfermedades como VIH/SIDA, que no son compatibles con las condiciones de hacinamiento en las que viven en prisión; es decir, la cárcel pone en grave riesgo su salud y vida.

A inicios del 2017 se calculaba que había en las cárceles del Perú 316 internos con VIH/SIDA, 232 con cáncer y 518 con trastornos de salud mental. Algunas de estas personas deberían poder acceder a un indulto humanitario y el proceso debería ser iniciado de oficio tal y como lo señalan las normas.

Además, si seguimos un criterio de proporcionalidad, guiado por principios como la gravedad de las dolencias, riesgo real sobre la salud de las condiciones carcelarias (incluyendo posibilidad para el acceso a cuidados de salud especializados cuando el reo lo requiere) , tipo de pena y delitos cometidos, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos debería comenzar a evaluar estos casos o por lo menos ser transparente e indicar qué ese esta haciendo para detectar e iniciar el tramite de estos casos.

Alberto Fujimori no es el único preso con una dolencia crónica grave en una cárcel peruana esperando un indulto humanitario. Lo que sí diferencia al expresidente de muchos de los otros reos con enfermedades no terminales y crónicas, es que él, afortunadamente, es uno de los pocos que tiene acceso regular a cuidados de salud. No se deben olvidar casos como el de Manuel Centurión Copia que murió cuando al parecer no fue trasladado a tiempo desde el penal al Hospital Regional Docente Las Mercedes para atender su ataque de asma.

Si bien no se debe poner en duda la calidad profesional del doctor Postigo, sí llama la atención que se haya designado a un médico, que, autorizado por la familia Fujimori, ya ha emitido públicamente una opinión indicando la necesidad de otorgar el indulto humanitario.

Cambios en las reglas de juego para el indulto durante la gestión de Patricia García

Llama la atención además del aparente cambio de reglas en los lineamientos para la designación de los profesionales médicos que conforman las juntas médicas para evaluar los casos de gracias presidenciales como el indulto humanitario. Si en el 2013 no se permitió a los médicos de cabecera de Alberto Fujimori a ser parte de esta junta evaluadora, en el 2017 no fue un problema la designación del doctor Postigo.

No quedan claras las razones que han llevado al cambio en la posición del INPE sobre la participación de los médicos tratantes en las juntas médicas. Lo único que se conoce es que a inicios de este año, cuando Patricia García se encontraba en el Ministerio de Salud, el Minsa emitió una directiva administrativa 001-2017-DGOS/MINSA , señalando los nuevos lineamientos para la designación de los profesionales médicos que conforman la junta médica penitenciaria en casos de gracias presidenciales por razones humanitarias. Por el número de la directiva, todo hace suponer que esta fue emitida a inicios del 2017, es decir cuando el Ejecutivo hacía frente a la crisis después de la censura del exministro de Educación Jaime Saavedra.

También llama la atención que esta directiva solo fue aprobada el 5 de diciembre del 2017, por la la Resolución Directoral N° 020-2017, es decir, en medio de los destapes de pruebas que señalaban contratos de consultoría entre Odebrecht y el presidente Kuczynski cuando este ya no era ministro de Estado, y que eran interpretados por muchos como pruebas de que el presidente había mentido.

Lo que alimenta aún mas las sospechas sobre los vicios en el proceso de la evaluación del indulto de Alberto Fujimori es que ni la Directiva Administrativa 001-2017-DGOS/MINSA, ni la Resolución Directoral N° 020-2017 aparecen publicadas en la web del MINSA y resultan imposibles de rastrear (o por lo menos casi imposible, pues somos varias personas las que las hemos buscado y no las encontramos).

Los documentos que se mencionan en esta carta dirigida al Ministerio de Salud no son públicos. Todo es muy extraño. Imagen: Jacqueline Fowks

Los documentos que se mencionan en esta carta dirigida al Ministerio de Salud no son públicos. Todo es muy extraño.
Imagen: Jacqueline Fowks

No se puede asegurar que todas estas extrañas coincidencias muestran un largo proceso de preparación del indulto al ex presidente Alberto Fujimori por parte del Ejecutivo, iniciado antes mucho antes de la llegada de los actuales ministros de Justicia y Salud. Lo que no se puede negar es que esta incertidumbre es alimentada por un gobierno que sigue comunicando muy mal.

*Socióloga de la Universidad Católica, magíster en Medicina Internacional de la Universidad de Berlín y doctora en Psicología de la Universidad de Bergen.
Secured By miniOrange