noticias Domingo, 24 diciembre 2017

La noche de los cuchillos largos: este es el detrás de cámaras de TODO el revuelo en el Ejecutivo por el intento de vacancia a PPK

El miércoles 13 de diciembre, la presidenta de la Comisión Lava Jato, la congresista Rosa María Bartra, destapó los documentos que implicaban al presidente Kuczynski con Odebrecht y originó un chongazo que desencadenó en el pedido de vacancia más rápido que registra nuestra historia republicana. 

Por esa razón se organizó una reunión extraordinaria del gabinete de ministros a donde se invitó también a la bancada ppkausa con un solo tema en la agenda: Odebrecht.

La cita se realizó el jueves 14 de diciembre en una sección de Palacio de gobierno distinta a donde se realizan los consejos de ministros y la tensión se podía cortar con una tijera. Al empezar la reunión, PPK saludó a todos y les informó que se ausentarían por breves momentos, los ministros de Defensa, Jorge Nieto Montesinos y de Cultura, Salvador del Solar; porque estaban encargados de escribir el discurso que iba a realizar el presidente al país.

La boda roja

Vamos, PPK, es hora de recordar que "el norte no olvida". Imagen: Útero.Pe

Vamos, PPK, es hora de recordar que “el norte no olvida”.
Imagen: Útero.Pe

El primero que tomó la palabra fue el ministro de Relaciones Exteriores, Ricardo Luna, quien le pidió a Kuczynski que renuncie tras un discurso en el que resaltó varias veces la economía y el desastre que iba a significar para el país que lo procesen y lo vaquen en el Congreso.

PPK se quedó en shock porque no esperaba ese mensaje de su ministro y considerado por él mismo su mejor amigo desde la década del cincuenta en que estudiaron en la Universidad de Princeton.

Junto a Luna, siguieron apoyando la renuncia, el ministro de Educación, Idel Vexler; quien incluso le hablo de la historia y de cómo lo iban a recordar los libros escolares si se sacrificaba en nombre de la patria por la paz.

Al pedido de renuncia de Luna y Vexler se unieron apasionadamente, Enrique Mendoza, Dalessio, Alfonso Grados y Carlos Basombrío.

Los argumentos se movían a favor de la renuncia porque temían, según argumentaban, su inmediata detención preventiva y que una renuncia conversada iba a detener cualquier confrontación (palabra que Kuczynski odia profundamente) que podía terminar desangrando el país.

Hubo un momento en que el presidente casi no tenía el uso de la palabra, y sí Luna, quien sin duda llevaba la voz cantante en el pedido de renuncia.

Los últimos Jedi

Cuando ingresó a la reunión la bancada de los ppkausas se originó una discusión abierta contra la posibilidad de que renuncie el presidente bajo el argumento de que esto iba ser fatal para el país y no iba a solucionar mas si agravar el problema de gobernabilidad.

La llegada de los congresistas coincidió con el regreso a la sala de reuniones de Nieto y Del Solar, quienes se unieron para decirle NO a la renuncia presidencial, y acallar las voces de los que pedían la salida negociada.

Mirando hacia atrás, un miembro del gobierno que pidió no ser identificado para este reportaje, refirió que no necesariamente pedir la renuncia del presidente era una falta de lealtad sino que les causaba terror que la bancada mototaxi, que era mayoritaria hasta antes de la crisis, lo vaque instantáneamente.

“¿Por qué tenía que pelearse con el fujimorismo?, ¿no piensan en la marca país?. Pensemos en el crecimiento económico y cómo nos verían si sigues en el poder”, le dijo Luna, de acuerdo con más de una fuente consultada para este post.

Para Basombrío no había manera de que se responda con fluidez ante la opinión pública y que el daño era irreductible.

La primera versión del mensaje tenía hartos vacíos porque los papeles solicitados a Gerardo Sepúlveda tardaron en llegar, y dio como resultado que Basombrío le comunicara a Mercedes Aráoz su renuncia al cargo como ministro del Interior.

En todo momento, el presidente Kuczynski se apoyó en Del Solar, Nieto y en los congresistas de su bancada porque ellos estaban convencidos que no era inexorable su salida del cargo. Destacaron en la bancada ppkausa, Gilbert Violeta y Patricia Donayre.

Otro momento de tensión surgió cuando Nieto y Del Solar les pidieron acompañar al presidente en el mensaje, muchos dijeron que no y se retiraron o se escondieron para no salir en la foto-discurso al lado del presidente. Era evidente la molestia en la cara de Aráoz. Y Basombrío dejó el salón enojado porque según no se aclaraba nada con el mensaje.

Si bien Mercedes Araoz, vicepresidenta y premier, apoyó en un primer momento la renuncia de PPK y la salida ordenada, con el paso de los días y la presión de las redes se alineó y apareció el domingo en el programa de Latina: Punto Final y luego voluntariamente firmó la carta de renuncia si es que vacaban a PPK.

Vizcarra desde Canadá también se desentendió del tema –quizás esperando que la transición lo haga presidente- y recién regresó esta semana y decidió fue obligado, gracias Rosa María Palacios firmar la carta donde renunciaba si es que vacaban a su presidente.

Y esto es lo que pasó en Palacio de gobierno durante la crisis que casi se tumba a PPK. ¿Alguien dijo la boda roja en Juego de Tronos?. Casi casi; pero de lo que no tenemos dudas es que Walder Frey fue Ricardo Luna. Felizmente Pedro Cateriano lo dejó en evidencia en público, al forzar a que PPK enviara una carta –desde su jato- al Secretario General de la OEA, Luis Almagro, bypasseando así a la Cancillería y salvando –nos- de las garras de Luis Galarreta.

Lo único que necesita PPK en estos momentos es determinar quién será su Arya Stark y pasarle la lista. En unos minutos, a las 5 de la tarde, habrá reunión de emergencia en Palacio de gobierno con toda la bancada y el Ejecutivo. El norte no olvida.