discriminación , internacionales , libertades , noticias , periodismo , politica , sociedad , violencia Viernes, 29 septiembre 2017

La importante revista británica The Economist acaba de rajar maleadazo de #ConMisHijosNoTeMetas

En medio de todas las broncas sobre si la misa del papa Francisco I debe realizarse en la Costa Verde o en la base aérea de Las Palmas o en tu jato, un artículo de la revista más importante del mundo, The Economist, advierte acerca de una peligrosa iniciativa que parte desde los sectores más conservadores de nuestro país, los que, precisamente, serán quienes reciban al sumo pontífice.

El artículo aparece traducido en la página 14 del diario Gestión de hoy. Imagen: Gestión

El artículo aparece traducido en la página 14 del diario Gestión de hoy.
Imagen: Gestión

“La batalla sobre la ideología de género en América Latina”

Con ese titular, el influyente medio británico dedica un artículo firmado por “Bello” (seudónimo del periodista Michael Reid) alertando sobre la preocupante crecida de movimientos que se oponen al feminismo y a los derechos de las personas LGTB bajo el fantasma de la “ideología de género”.

¡AY NO! DIJO F E M I N I  S M O

Pa tu konzumO. Imagen: Diccionario de la Real Academia de la Lengua

Pa tu konzumO.
Imagen: Diccionario de la Real Academia de la Lengua

La nota parte con el reclamo airado contra el currículo escolar implementado durante la gestión de la exministra de Educación, Marilú Martens, donde se habla acerca de la igualdad de género que no es más que la afirmación global sobre que los hombres y las mujeres deben tener los mismos derechos y oportunidades.

[El currículo escolar] Señala que “si bien lo que consideramos ‘femenino’ o ‘masculino’ se basa en las diferencias biológico-sexuales, estos son roles que construimos día a día, en nuestras interacciones”. Y “algunos de esos roles asignados [socialmente]” llevan a las niñas a abandonar la escuela para asumir las tareas domésticas.

Inmediatamente después de resumir de qué se trataba el currículo escolar, habló sobre la arremetida conservadora explicada en el fenómeno llamado #ConMisHijosNoTeMetas y sobre cómo este ha tenido su victoria con la salida de Martens del Minedu.

En marzo, un grupo llamado “Con Mis Hijos No Te Metas” realizó una gran marcha en Lima contra el nuevo plan de estudios y contra Marilú Martens, la ministra de Educación que lo implementó. El mes pasado, se salieron con la suya. Martens fue censurada por la mayoritaria oposición conservadora del Congreso, aparentemente por su mal manejo de una huelga de maestros. Su sustituto, Idel Vexler, está a favor de retirar las referencias al género.

Imagen: Trome

Imagen: Trome

Sin embargo, el Perú no es el único país que sufre a los movimientos que desean mantener las viejísimas costumbres del medioevo. En Colombia sucedió algo parecido a lo que en nuestro país. Su ministra de Educación, Gina Parody, quien además es abiertamente lesbiana, dejó el cargo después de que su gestión elaborara un manual para evitar la discriminación por orientación sexual en las escuelas públicas. En México, como en Brasil, los movimientos contra el matrimonio gay también organizan manifestaciones.

“Esta gente intenta establecer un pánico moral y la idea de que la familia se está disolviendo, lo que de hecho no tiene ningún fundamento”, dice Maxine Molyneux, socióloga de América Latina en el University College de Londres.

El periodista aclara que, a pesar de toda la movida conservadora, en los últimos años “las sociedades latinoamericanas se han vuelto un poco más seculares”. Es decir, las mujeres están logrando abrirse paso con sus reclamos de igualdad, y la homosexualidad es cada vez menos tabú.

Cualquiera que sea la enseñanza de la Iglesia, la anticoncepción es ampliamente usada, al igual que lo es, de forma sorprendente, la píldora del “día siguiente”. Las mujeres tienen muchos menos hijos que en el pasado. 

Finalmente, The Economist cierra su artículo con una frase de la exministra Martens, haciendo pública una preocupación (mundial) que cualquiera con sentido común compartiría y recalcando que esta batalla para hacerle frente a los movimientos conservadores es profundamente importante.

En una región que sigue luchando contra profundas desigualdades, eso es preocupante. Como escribió Martens en El Comercio, la violencia y la discriminación contra las mujeres se originan “en prejuicios subconscientes”. La manera de erradicar esos prejuicios, según dijo, es a través de la educación. Por eso esta batalla es tan importante.