noticias , politica , sociedad , webeo Jueves, 28 septiembre 2017

Comparamos el comportamiento post elecciones de Mario Vargas Llosa y Keiko Fujimori para saber quién estuvo más dolido

Han pasado veintisiete años desde que Mario Vargas Llosa fuera derrotado por Alberto Fujimori en las elecciones de 1990. Veintisiete. A pesar del largo tiempo, distintos simpatizantes fujimoristas, incluyendo a la actual primera ministra del Perú, Mercédes Aráoz, insisten en que ese momento todavía no es superado por el Nobel de literatura.

Primera ministra y vicepresidenta del Perú sobre las declaraciones de Vargas Llosa ante la posibilidad de darle un indulto a Alberto Fujimori. Fuente: Captura web El Comercio

Meche Aráoz sobre las declaraciones de Vargas Llosa ante la posibilidad de darle un indulto a Alberto Fujimori. Fuente: Captura web El Comercio

Lo que haremos hoy será sencillo: vamos a ver si de verdad Mario Vargas Llosa es un resentido que no supera su derrota con Fujimori. Revisaremos sus declaraciones posteriores a la segunda vuelta electoral de 1990, y veremos qué dijo y qué hizo y si esto da signos de la existencia de una esencia pura de resentimiento. Lo mismo haremos con Keiko Fujimori, quien, al parecer, según su bancada, piensa que le robaron las elecciones. 

Gracias a Hurgar en la Memoria por su ayuda para la realización de esta publiación

1. ¡Cuánto odio, Mario!

Retrocedamos algunos años. Veintisiete, para ser exactos. El 10 de junio de 1990 se llevó a cabo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales peruanas. Alberto Fujimori y Mario Vargas Llosa compitieron por llevarse la banda. Como ya sabemos, Fujimori ganó.

Al día siguiente, el 11 de junio de 1990, todos los diarios nacionales publicaron la noticia en primera plana. 

Fuente: HELM

61.1% para el chino, 38.9% para Varguitas. Fuente: Hurgar en la Memoria

¿Qué dijo Vargas Llosa tras los resultados? ¿Criticó el apoyo de todo el aparato estatal de Alan García a Fujimori? ¿Puso en tela de juicio el desempeño democrático de la ONPE? ¿Cuestionó los porcentajes finales? Esto fue lo que dijo ese mismo día:

“El pueblo ha tomado una decisión. Una mayoría inequívoca ha favorecido a mi adversario. Respetuoso de los usos de la democracia acato la decisión del pueblo peruano y felicito al ingeniero Alberto Fujimori en nombre del Frente Democrático y le deseo éxito en la difícil responsabilidad que le ha confiado el pueblo peruano”.

Vargas Llosa felicitó en privado y en público a Fujimori por su victoria y lo hizo el mismo día que supo los resultados. Mario acudió al Hotel Crillón (centro de operaciones de Cambio 90) a saludar personalmente al nuevo presidente peruano.

DECADAS DE LOS 90 ELECCIONES GENERALES 1990, PRIMERA VUELTA. CANDIDATO DE CAMBIO 90, ALBERTO FUJIMORI CON MARIO VARGAS LLOSA RODEADOS POR DECENAS DE PERIODISTAS.DESPUES ESTA FOTO SE PUBLICO DESPUES EN EL ANO 2000. FOTO: TOMAS MATTA

Incluso hay una foto de ese día. Foto: El Comercio

Dos días después de la derrota electoral, Mario Vargas llosa viajó fuera del país y anunció el fin de su etapa como político. El 19 de junio de 1990, Vargas Llosa dio una entrevista a El País y respondió la pregunta que todos, por aquellos días, se hacían: ¿Se acabó la política para Mario Vargas Llosa? 

f

¿Palabras de alguien dolido o declaraciones de quien acepta la realidad y la supera? Fuente: Hurgar en la Memoria

El 25 de junio de 1990, en una carta dirigida a los militantes del Fredemo, Vargas Llosa informó que dedicaría más tiempo a su actividad literaria.

“En lo que a mí concierne, no quiero ocultarles que mi propósito es dedicar más tiempo en el futuro a lo que ha sido siempre mi vida – la actividad intelectual y literaria- que a la política”.

¿Son estas las palabras de una persona furiosa y decidida a no aceptar su derrota en las elecciones? ¿O son acaso las palabras de quien asume la decisión popular y opta por continuar su camino sin más problemas? Habían pasado apenas cinco días desde la victoria de Fujimori sobre nuestro Nobel. Hoy ya son 27 años, ¿en serio seguimos pensando que hay un rencor o una envidia? 

s

Carta de despedida de Vargas Llosa publicada en Caretas. Fuente: Hurgar en la Memoria

Desde que se fue del país, tal y como lo cuenta en El pez en el agua, Vargas Llosa se mantuvo alejado de la política hasta que Fujimori dio el golpe del 5 de abril en 1992. Fue por este hecho que el escritor volvió a aparecer en el panorama político peruano.

“Luego del 5 de abril me sentí obligado, una vez más, y haciendo de tripas corazón (…) a condenar, en artículos y entrevistas, lo que me parecía una tragedia para el Perú: la desaparición de la legalidad.”

Aquí aprovecharemos el momento y desarmaremos otro argumento falaz utilizado principalmente por simpatizantes fujimoristas. Vargas Llosa no pidió “sancionar económicamente al Perú” en venganza por haber perdido las elecciones. Lo que hizo fue pedirle al resto de países que penalicen al gobierno de Fujimori por haber quebrado con las bases democráticas establecidas y haber perpetrado un golpe de Estado. También lo cuenta en El pez en el agua.

“Consecuente con lo que, durante la campaña, dije sería la política de mi gobierno hacia cualquier dictadura o golpe de Estado en América Latina, pedí a los países democráticos y a las organizaciones internacionales que penalizaran al gobierno con sanciones diplomáticas y económicas”.

2. ¡Cuánto amor, Keiko Fujimori!

La segunda vuelta electoral peruana del 2016 se llevó a cabo el 5 de junio. El primer resultado oficial publicado por la ONPE al 51.7% de actas procesadas le dio un 50.59% a Peruanos por el Kambio y 49.41% a Fuerza Popular. Es decir, desde el domingo por la noche se sabía que Pedro Pablo Kuczynski era el nuevo presidente del Perú.

a

Kuczynski dio un balconazo el mismo día. Keiko se mantuvo en silencio. Fuente: Trome

La figura se mantuvo igual por los siguientes días. Mientras la ONPE avanzaba con el conteo de actas procesadas, más segura era la victoria de Pedro Pablo Kuczynski. Pero Keiko Fujimori optó por seguir en silencio sin reconocer que su oponente había vencido. 

El 6 de junio, la ONPE publicó los resultados del conteo de actas procesadas al 92.6%: 50.32% para PPK y 49.98% para Keiko Fujimori. El 7 de junio, se publicaron los resultados al 97.05%: 50.17 para PPK y 49.82% para Keiko. En pocas palabras: era prácticamente imposible que los resultados se invirtieran. Pero Keiko seguía en silencio.

El 10 de junio por la mañana, cinco días después de las elecciones, Keiko Fujimori seguía sin reconocer la victoria de PPK. Preocupados por el comportamiento de la lideresa fujimorista, los periodistas de diversos canales acudieron a una de las bases de Fuerza Popular para preguntar qué esperaba Keiko para reconocer la victoria ppkausa y la respuesta fue que esperaban que se cuente y procese hasta la última acta.

El mismo 10 de junio por la tarde, luego de muchos reportajes y columnas de opinión criticando que los presidentes de Argentina, México, Chile y Colombia hayan saludado primero a PPK, Keiko Fujimori salió a reconocer los resultados de la ONPE. Eso sí, lo hizo diciendo que le parecían resultados confusos.

Mensaje de Keiko Fujimori del 10 de junio del 2016. Estuvieron presentes los entonces 73 parlamentarios de Fuerza Popular, José Chlimper, Joaquín Ramírez, entre otros fujimoristas. Foto: El Comercio

Mensaje de Keiko Fujimori del 10 de junio del 2016. Estuvieron presentes los entonces 73 parlamentarios de Fuerza Popular, José Chlimper, Joaquín Ramírez, entre otros fujimoristas. Foto: El Comercio

Estos son algunos de los fragmentos más resaltantes de las palabras de Keiko:

  • “Al conocerse los resultados electorales de esta segunda vuelta y aún existiendo varias actas pendientes de resolver ante el JNE, aceptamos democráticamente estos resultados de la ONPE. Porque somos una organización política seria y por respeto al pueblo peruano. Sin embargo, no puedo dejar de mencionar que en la segunda vuelta se sumaron a nuestro opositor el poder político de este gobierno que se va, el poder económico y el poder mediático. El país ha sido testigo de una campaña que promovió el enfrentamiento entre peruanos y logró despertar odios y fanatismos”. 
  • “Hoy, aun cuando los resultados electorales emitidos por la ONPE son confusos, indican también que Fuerza Popular ha recibido el encargo de la población de ser oposición. Y será el rol que vamos a cumplir con firmeza. Seremos una oposición responsable, que pensará siempre en el futuro de nuestro país, teniendo como línea matriz representar el sentir de esos más de 8 millones y medio de peruanos que votaron por el plan de gobierno Plan Perú. Tengan la plena seguridad de que no les vamos a fallar”. 

El reconocimiento de Keiko Fujimori ante los resultados de la ONPE obvió un detalle importantísimo que no pasó por alto: el saludo al nuevo presidente. La lideresa de Fuerza Popular aceptó el porcentaje de las actas pero no saludó a Pedro Pablo Kuczysnki. 

Recién el 28 de junio del 2016, vía Twitter, saludó la proclamación del nuevo presidente del Perú. No hubo ningún acercamiento ni mucho menos alguna visita a alguna de las bases pepekausas.

Por un lado tenemos un candidato que perdió y saludó a su contrincante personalmente y en público el mismo día de la derrota. Por otro lado tenemos una candidata que perdió, no saludó, reconoció los resultados “aunque le parecieron raros” y saludó al contrincante por Twitter varias semanas después de la competencia electoral. La congresista Patricia Donayre, antes fujimorista y ahora oficialista, ha dicho que “ellos (Fuerza Popular) creen que les han robado las elecciones”. Es decir, una fujimorista reconoce que existe la sospecha de que le robaron las elecciones a Keiko. Y no es la única naranja que lo ha mencionado, Luis Galarreta también lo sostuvo en una entrevista.

Un evento sucedió hace 27 años, el otro hace un año. ¿Quién parece más dolido por la derrota? Sea usted quien saque sus propias conclusiones.