libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Jueves, 31 agosto 2017

Memorex: cuando el fujimorismo botó a los miembros del Tribunal Constitucional que no se agacharon ante ellos

De acuerdo con todo lo filtrado esta semana, el Tribunal Constitucional sacará próximamente una resolución que se traerá abajo la llamada Ley Antitransfuguismo, aprobada por el Congreso de mayoría, paradojas de la vida, fujimorista.

En este Útero hemos publicado los detalles sobre lo que ocasionará la decisión del TC en la bankada. Evidentemente existe una preocupación en ese grupo, pues la norma todavía sirve para que aquellos congresistas que quieran renunciar por cualquier motivo, lo piensen dos veces antes de hacerlo. La Ley Antitransfuguismo cala perfecto en la intención fujimorista de no perder la mayoría absoluta del Congreso.

Sin embargo, a pesar de ello, varios naranjas han declarado que no temen que su ley sea anulada por el TC. Lo dijo, por ejemplo, Úrsula Letona con estas palabras:

Miedo no tenemos, somos una bancada sólida, las votaciones lo han demostrado, incluso en la sanción que se le impuso al congresista Fujimori… No hay ninguna violación a los derechos de la congresista Donayre o Vilcatoma o quien tome la decisión de alejarse de un partido político”.

El  pleito TC versus Congreso fujimorista nos provocó un deja vú por el que no pudimos dormir en toda la noche. No es la primera vez que el tribunal falla en contra de los intereses de ese partido. Y no es la primera vez que los naranjas tienen un poder desmesurado sobre el Tribunal Constitucional.

Si no haces lo  que kiero, te boto

El fujimorismo de ayer y hoy. Imagen: Útero.Pe

El fujimorismo de ayer y hoy.
Imagen: Útero.Pe

Sucede que hace casi 20 años, cuando Alberto Fujimori era presidente y vivíamos en plena autocracia, el TC y el Congreso emprendieron una batalla que terminó con tres magistrados destituidos. La razón fue la re reelección del papá de Keiko. Veamos los hechos de manera cronológica para su mejor entendimiento (las fechas son importantes).

28 de julio de 1990

Fujimori es elegido presidente por un periodo de cinco años. En esa época, el artículo  205 de la Constitución prohibía la reelección inmediata a Palacio.

5 de abril de 1992

Fujimori disuelve el Congreso de la República, el Tribunal Constitucional y destituyó a un montón de jueces incluidos a los de la Corte Suprema.

31 octubre de 1993

Vía referéndum se aprobó una nueva Constitución. Y aquí  va un dato importante: su artículo 112 permite la reelección inmediata.

En 1995, Fujimori es nuevamente elegido presidente de la República, un año después ya estaba preparando su re reelección.

23 de agosto de 1996

El Congreso, con mayoría afín al gobierno de turno, aprobó la Ley de interpretación auténtica del artículo 112 de la Constitución de 1993. ¿Qué decía la norma? Un juego de palabras:

  • Fujimori fue electo presidente ante del cambio de Constitución. Por lo tanto, su primera elección fue la de 1995, cuando ya estaba vigente la nueva Carga Magna. De modo que el Chino podía reelegirse.

29 agosto 1996

El Colegio de Abogados de Lima presentó una demanda de inconstitucionalidad contra la “Ley de Interpretación auténtica” ante el Tribunal Constitucional.  En esa época, el TC estaba integrado por:

  • Ricardo Nugent (Presidente).
  • Guillermo Rey Terry.
  • Manuel Aguirre Roca.
  • Delia Revoredo Marsano.
  • Francisco Javier Acosta Sánchez.
  • José García Marcelo.
  • Luis Guillermo Díaz Valverde.

La filtración

Unos días antes de que se conozca la decisión del tribunal, se filtró la resolución (justo como lo que acaba de pasar con la ley antitrándugas) que había sido preparada por el magistrado Rey Terry. ¿Qué decía la resolución? Pues esto:

  • El Tribunal no indica si es constitucional o inconstitucional la ley de interpretación auténtica. Solo se limitaba a decir que esta era inaplicable para el caso de Alberto Fujimori.

Esto fue suficiente para lo que sucedería después.

14 de enero de 1997

Ese día, un grupo de 40 congresistas fujimoristas enviaron una carta al TC. En el documento les exigían declarar fundada o infundada la denuncia contra su ley. Les daban solo esas dos opciones y les encomendaban a abstenerse de emitir “declaraciones” sobre su aplicabilidad.

16 de enero de 1997

A pesar de las presiones, el tribunal emitió su sentencia definitiva indicando que la Ley no era aplicable para el caso Fujimori. Así fue la votación:

  • 3 votos a favor (Rey Terry, Aguirre Roca y Revoredo Marsano).
  • 4 abstenciones.

La decisión se publicó en el Diario Oficial El Peruano.

27 de febrero de 1997

El Congreso aprueba la conformación de una comisión para investigar los actos de hostigamiento contra los magistrados del Tribunal Constitucional. Hasta parecí que querían empezar a hacer las cosas bien. Sin embargo…

Abril de 1997

En ese mes hubo un giro en la intención del Congreso. Ya no querían ver quién hostigaba a los magistrados sino ahora se volcaron a averiguar las irregularidades cometidas al interior del TC específicamente en la decisión de no aplicar la Ley de interpretación auténtica para el caso Fujimori.

via GIPHY

(Algo así)

5 de mayo de 1997

Como era de esperarse y de acuerdo con el conocido comportamiento fujimorista cuando están en el poder, la comisión del Congreso presentó una denuncia constitucional contra los tres magistrados que firmaron la resolución. Los acusaron de convertir “una ponencia” en resolución a nombre del TC.

28 de mayo de 1997

A los tres magistrados (Aguirre Roca, Rey Terry y Revoredo Marsano) les hacen juicio político y los destituyen de sus puestos.

Tuvieron que pasar poco más de dos años luchando para que en 1999 la Corte Interamericana de Derechos Humanos ordenara la reposición de sus cargos. Así funcionaba el fujinorismo.

Rebobinando:

  • El Congreso fuji crea una ley para la re reelección del papá de Keiko.
  • El TC les dice que no es aplicable para Alberto.
  • El Congreso los destituye y consiguen que el Chino se reelija.

¿Y por qué traes a la memoria esa vaina, ah? Ya fue ya, s u p é r a l o

Lo que pasa es que, justo en esta coyuntura por la Ley Antitransfuguismo, se abre un nuevo escenario de disconformidad entre el TC y el Congreso fujimorista. Estos últimos son precisamente los que tienen la potestad de destituir y nombrar magistrados de ese órgano, en teoría, autónomo. 

El talón de Aquiles del TC está actualmente en la subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Kongreso, que revisa una denuncia contra cuatro de sus magistrados. Se trata de la demanda que hicieron 11 oficiales de la Marina de Guerra por la matanza en el penal de El Frontón.

El TC actual reabrió el caso al considerar que se trataba de crímenes contra la humanidad, de modo que los delitos cometidos no tenían fecha de prescripción. Por lo tanto, estos 11 oficiales tendrán que ser juzgados. Con esta denuncia, el Congreso tiene en sus manos al tribunal.

No es la primera vez que el fujimorismo y el TC están en desacuerdo. Lo malo es que ya tenemos experiencia sobre el accionar de los naranjas cuando esto sucede y tienen el poder de su lado.