corrupción , denuncia , noticias , politica , sociedad , videos Lunes, 19 junio 2017

Tenemos 530 razones más para rechazar el bypass de 28 de julio de Castañeda

Sí, el bypass de 28 de julio es noticia otra vez. Elaboración: Útero.pe

Sí, el bypass de 28 de julio es noticia otra vez. Elaboración: Útero.pe

1. Resumen más veloz (pero no tan dañino) que un ajinomen

Este útero ha dedicado un sinfín de publicaciones al siempre comentado bypass de la avenida 28 de julio. Puedes entrar al archivo aquí. Si no estás al tanto de toda esta historia: tranqui, aquí te la resumimos en un par de líneas. 

Básicamente, Susana Villarán, la exalcaldesa de Lima que dejó de ser alcaldesa hace dos años y medio pero continúa siendo responsabilizada por la gestión de Castañeda, tenía pensado utilizar un fideicomiso de US$ 74.5 millones para llevar a cabo una obra llamada Río Verde. Cuando Castañeda ganó las elecciones le dijo “ahorita no, joven” a la obra y utilizó todo el dinero para construir un bypass en 28 de julio. Lucho eligió dedocráticamente (porque fue a dedo) a OAS para encargarse de la obra. 

Adiós para siempre, Río Verde.

Adiós para siempre, Río Verde.

Lo sorprendente es que Castañeda construyó el bypass en 12 meses. Para que quede clara la velocidad de la obra, es como que pidas pizza por teléfono y te llegue en dos minutos. Desde su inauguración, en abril del 2016, el bypass de ensueño comenzó a presentar -literalmente- mil y un problemas estructurales como grietas, fugas y fisuras.

2. Ya no son 100, ahora son 500 fisuras (y van en aumento)

A inicios de junio (hace poquito nada más), El Comercio publicó un informe sobre las 100 primeras fisuras encontradas. De un momento a otro, sin explicación alguna, el bypass comenzó a mostrar rajaduras por todos lados. También se pudo ver cómo la parte superior empezaba a hundirse y además se halló un enorme forado en una de las paredes. Freddy San Román, vocero de la empresa contratada para reparar estos problemas, explicó el origen de estas grietas.

  • “Las fisuras se producen por cambios volumétricos, ya sea por secado o por cambios de temperatura. Esas fisuras pequeñas son normales en todas las obras”.
  • Ahí había una tubería de agua potable que impidió que se construyan tres pilotes que son parte del sistema de sostenimiento del túnel y se hizo un cerramiento provisional, motivo por el cual la supervisión ha solicitado al contratista que retire ese y coloque el definitivo”.

Ante el evidente descuido, el mejor alcalde de la historia, Lucho Castañeda, hizo lo que mejor sabe hacer: culpar a alguien más por los daños. Según el alcalde, Sedapal tenía la culpa de todo.

“Lo que ha pasado en 28 de julio es algo que se había malogrado, unas tuberías o cañerías, como quieran llamarlo, de Sedapal”.

Todos ponemos la misma cara del sujeto de la izquierda cuando escuchamos al alcalde culpar a otros por sus metidas de pata.

Todos ponemos la misma cara del sujeto de la izquierda cuando escuchamos al alcalde culpar a otros por sus metidas de pata.

Pero Sedapal desmintió al alcalde

“Sedapal no es responsable de ninguna de las intervenciones que hizo la empresa OAS, contratada por la Municipalidad de Lima, para ejecutar dichas obras, ni de los daños que puedan derivarse de las mismas”.

En un completísimo informe de nuestro sensei Daniel Yovera para Cuarto Poder se comprueba que el bypass ya no tiene 100 fisuras…

Uf, ¿ya ves? Bien mal hablados son, por mi madre. Cómo van a acusar así a mi alcalde hincha del Yellow Submarine

Es que ya no son 100…

Ahora son más de 500 fisuras

Acompañado y asesorado por el ingeniero civil Néstor Huamán, Yovera contó una a una todas las fisuras de las cuatro paredes del bypass y llegó a un aproximado de 530.

Aquí puedes ver el reportaje completo

3. El origen de las grietas

Si bien Castañeda se ha esforzado por minimizar los daños y culpar de todo a Sedapal y a Villarán (¿?), la realidad es muy distinta. El informe de Yovera demuestra que estas fisuras no se encuentran solo en los alrededores del forado sino que están alrededor de toda la obra y desde agosto del 2016 el Órgano de Control Institucional de la Municipalidad de Lima envió un informe advirtiendo sobre las fisuras.

“Entre el 8 de agosto y el 14 de setiembre del 2016, el Órgano de Control Institucional de la Municipalidad de Lima examinó la obra, sus alrededores y su presupuesto. En su Informe de Acción Simultánea número 024 del 2016 advirtió la presencia de “fisuras” en el muro de contención de la parte inferior del bypass que sale hacia la avenida Arequipa y encontró que hay una “falta de conservación” de algunos elementos de la obra. El riesgo, indica el informe, es que las fisuras pueden afectar la vida útil del proyecto”.

Ya si hasta Galdós te hace roche... Fuente: Capital

Ya si hasta Galdós te hace roche… Fuente: Capital

En enero de este año se hizo lo mismo, pero ¿Y Castañeda? Bien, gracias. 

“El 18 de enero del 2017 el jefe del OCI del municipio limeño envió al despacho del alcalde Luis Castañeda este oficio con un resumen de nuevos hallazgos y un plazo de veinte días hábiles para subsanar los hallazgos. ¿Cuáles eran estos? La aparición de hundimientos en la cuadra 1 de la avenida República de Chile; los trabajos de la Plaza Nueva, que se debe levantar sobre la avenida 28 de Julio, estaban paralizados; el acero habilitado para estructuras estaba cubierto de plástico y en proceso de deterioro”.

Y estos no fueron los únicos hallazgos.

Nuevos sobrecostos de la solidaridad

Así como las grietas y fisuras, otro gran problema del bypass son los sobrecostos. Un informe de IDL Reporteros de octubre del 2015 señala el incremento de presupuesto para el retiro de grifos (antes de iniciar la construcción), en el cerco perimétrico de la obra, en el presupuesto para el césped y en la pintura de los sardineles. Solo falta que las gaviotas que vuelan por encima de la obra también tengan sobrecostos.

“En otro punto del contrato figura el pintado de sardineles, presupuestado en 14.35 dólares por metro. Son 512.82 metros, por lo que el total es de 7 mil 358 dólares. En la revista Costos de septiembre pasado –publicación de referencia de los precios unitarios de materiales y mano de obra para construcción–  figura que el costo para el pintado de sardineles es de 14.80 soles por metro. Una vez más, el presupuesto de OAS es casi tres veces más que el precio aproximado en el mercado”.

Y aquí empezamos con los nuevos sobrecostos. Casi todo proceso o adquisición que esté relacionada al bypass no se ajusta al precio promedio del mercado. El retiro de los árboles para la construcción de la obra, solo por poner un ejemplo, costó 21 veces más que lo que se pagó en la construcción del bypass de Surco por el mismo procedimiento. Lo mismo sucede con desmontajes y salarios de los obreros.

“Hay otros riegos relacionados a los costos de la obra que advierte el mismo documento que en setiembre del año pasado alertaba de las primeras fisuras. La auditoría compara los costos del bypass 28 de Julio con el de la avenida Primavera, en Surco, y concluye que, por ejemplo, en la obra del cercado de Lima el costo del retiro de los árboles fue 21 veces superior al de Surco; el desmontaje de los semáforos costó 12 veces más; el pintado del pavimento, 8 veces más, y el pintado del sardinel, 6 veces más. Según el informe, incluso los salarios están por encima del promedio del mercado”.

Aquí hay solo dos explicaciones posibles: o los precios de los servicios aumentaron 21 veces más de su valor en cuestión de meses o alguien está metiendo la uñaza en los presupuestos. 

Más inflado que pavipollo. Fuente: Captura web América Tv

Más inflado que pavipollo. Fuente: Captura web América Tv

Lo más alucinante de todo es que hasta setiembre del año pasado se habían gastado 59 de los 74.5 millones de dólares destinados a la construcción del bypass. Pero el Órgano de Control Interno ha señalado que se van a requerir US$ 22 millones más para culminar con la obra. Es decir: el fideicomiso no será suficiente. 

Sería recontra chévere que la Comisión Lava Jato del Congreso, presidida por la congresista fujimorista Rosa María Bartra, cite al alcalde con la misma premura con la que se cita a cualquier implicado. El expresidente de OAS, Leo Pinheiro, se encuentra en prisión por el caso Lava Jato.

¿No deberíamos pensar que el mejor alcalde de la historia podría colaborar con un poquitín de información por tantos sobrecostos?