denuncia , discriminación , libertades , noticias , politica , redes sociales , sociedad , violencia Miércoles, 14 junio 2017

En La Molina pusieron un muro similar al de Las Casuarinas pero no durará mucho tiempo

El muro de la vergüenza limeño, que divide a Las Casuarinas con San Juan de Miraflores, ha sido protagonista de docenas de artículos internacionales en los que se resalta la enorme diferencia de realidades en la capital peruana. Mientras que el metro cuadrado de Las Casuarinas bordea los US$ 2,000 y casi todas las viviendas cuentan con piscinas temperadas, en Pamplona Alta no cuentan con agua potable. 

Flavio Salvetti cree que el muro es necesario para que los migrantes no sigan reclamando tierras. Foto y leyenda: DW

Flavio Salvetti cree que el muro es necesario para que los migrantes no sigan reclamando tierras. Foto y leyenda: DW

A pesar de todos los artículos y las movilizaciones para pintar el muro de la vergüenza como símbolo de protesta, el alcalde de La Molina, Juan Carlos Zurek tuvo la gran idea de construir una barrera similar entre La Molina y Villa María del Triunfo. Afortunadamente, al Poder Judicial no le ha gustado mucho la idea. 

1. El primer muro

Antes de empezar debemos dejar algo muy en claro: estamos hablando de OTRO muro completamente distinto al de Las Casuarinas. El primer muro de la vergüenza (llamémoslo por su verdadero nombre) es una pequeña réplica de la promesa bandera del candidato republicano Donald Trump.

Con 10 kilómetros de puro concreto y alambre de púas, el muro divide la exclusiva zona de Las Casuarinas (Surco) de los pueblos jóvenes Nuevo Milenio, Trébol, Villa Hermosa y Nadine Heredia, ubicados en Pamplona (San Juan de Miraflores).

La división en todo su esplendor. Fuente: Perú 21

La división en todo su esplendor. Fuente: Perú 21

Esta pared divisora fue construida en la década de los 80 supuestamente para evitar la delincuencia. No obstante, algunos ladrones (que nunca faltan) burlaron la alta tecnología del muro con un invento realmente innovador: una escalera.

En octubre del 2015, debido al encuentro de líderes del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional en el Perú, la BBC realizó un extenso informe sobre “el muro que separa a los ricos y a los pobres en Lima”Otros medios como O Globo (Brasil) y Deutsche Welle (Alemania) también han dedicado sendos reportajes a la barrera divisora.

2. El segundo muro de la vergüenza

Como a los peruanos nos encanta poner divisiones entre nosotros mismos y construir las estructuras más representativas de la Edad Media, la Municipalidad de La Molina decidió construir un cerco en el límite de Villa María del Triunfo.

Todo indica que el sketch de las viejas pitucas de La Molina se convirtió en una realidad

Así se ve el nuevo cerco. Fuente: El Comercio

Así se ve el nuevo cerco. Fuente: El Comercio

El hermanito menor del muro de Las Casuarinas, bautizado como “el cerco de la vergüenza” tiene una distancia de 4,5 kilómetros y separa el asentamiento humano La Florida de la urbanización Las Praderas. Ésta vez la excusa fue diferente: no se construyó para evitar la inseguridad sino para “delimitar un parque ecológico”.

3. Cercos sin gracia

Pese a la enorme similitud con el muro de Las Casuarinas (y los sketches de JB con Carlos Álvarez), el nuevo cerco de la vergüenza no causó ni un poquito de gracia a los vecinos de La Florida. El Juzgado Penal de Turno Permanente de San Juan de Miraflores aceptó el Hábeas Corpus presentado por el dirgente vecinal Carlos Hinostroza en contra del alcalde de La Molina, Juan Carlos Zurek. El motivo fue la presunta violación del derecho al libre tránsito.

“Para los vecinos de La Florida, este muro es un acto de discriminación que impide que puedan trasladarse con total libertad. No obstante, la comuna de La Molina señala que el cerco tiene como fin de delimitar el parque ecológico de La Molina, que fue cedido al concejo distrital por la Superintendencia de Bienes Nacionales”.

Sorry, Zurek. Fuente: El Comercio

Sorry, Zurek. Fuente: El Comercio

El juez Carlos Ccallo ha determinado que existen “motivos razonables” para iniciar una investigación y ha programado una diligencia judicial para el próximo jueves 15 de junio. 

“El Hábeas Corpus es una garantía constitucional a la que cualquier ciudadano puede apelar si ve atropellado sus derechos fundamentales como, por ejemplo, el libre tránsito en el territorio nacional que está contemplado en la Carta Magna”.

Básicamente, para ponerlo en sencillo, el habeas corpus permite que el titular del juzgado vaya al lugar para verificar si lo que dice el demandante, que el muro le impide el libre tránsito, es cierto.
La República señala que la Municipalidad de La Molina, a cargo de Juan Carlos Zurek, afirmó que el acuerdo de construcción fue firmado por él y por la exalcaldesa de Villa María del TriunfoLo sentimos mucho, Donald Zurek.