ecología , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Lunes, 24 abril 2017

Una empresa canadiense dejó de operar en una zona protegida de la Amazonía peruana pero no hay nada que celebrar

Adiós. Imagen: composición Útero.Pe

No creo que alguien los extrañe.
Imagen: composición Útero.Pe

Después de varios años y muchas quejas, la compañía petrolera Pacific E&P, de capitales canadienses, se retiró del Lote 135 ubicado en la Amazonía peruana. Su salida ha sido confirmada por el prestigioso medio gringo The Guardian. Esta es una gran noticia no solo para el Perú (aunque esta noticia no la veas en los medios de Lima) sino para el mundo pero aún hay un peligro latente que no debemos dejar de mencionar y explicaremos brevemente por qué.

1. ¿Por qué tanto escándalo con Pacific E&P?

Pacific E&P ingresó en el 2007 para explorar el Lote 135 en busca de gas y petróleo. El hecho no hubiese cobrado tanto revuelo de no ser porque la zona de concesión estaba muy cerca de comunidades donde vivían personas no contactadas.

  • El Lote 135 está superpuesto al Parque Nacional Sierra del Divisor. Según The Guardian casi el 40% de esa reserva natural está encima de la concesión.
  • Cuando Pacific E&P ganó el lote, Sierra del Divisor solo tenía el rango de Área Natural Protegida, que es una escala inferior a Parque Nacional.
  • Su ubicación está también en el territorio llamado Yaraví-Tapiche, donde viven los indígenas Matsés que son una comunidad no contactada. Yaraví-Tapiche ha sido propuesta para que sea declarada como Área Natural Protegida. Algunos representantes Matsés han salido en medio quejándose por la presencia de la petrolera. Solicitando ayuda para que su hogar no se vea afectado. 
  • ¿Por qué es tan grave que foráneos lleguen a zonas donde habitan personas en aislamiento voluntario? Porque -aparte de la contaminación a la que se expone su hábitat con una eventual explotación petrolera- estas comunidades no han desarrollado, por ejemplo, defensas contra ciertas enfermedades. Su existencia, por lo tanto, correo peligro.
  • Por esa razón, la organización británica Survival International, junto con grupos peruanos para la defensa de territorios indígenas (Aidesep, OrpioOrau), llevaban varios años reclamando contra la presencia de Pacific E&P en un Parque Nacional de la Amazonía.
Estas maravillas habitan en Sierra del Divisor. Es nuestra responsabilidad que sigan viviendo. Imagen: flickr.com

Estas maravillas habitan en Sierra del Divisor. Es nuestra responsabilidad que conserven su hogar.
Imagen: flickr.com

2. ¿Por qué se fueron?

The Guardian cuenta que la decisión de retirarse fue publicada por Survival International. El gerente de Relaciones Institucionales y de Sostenibilidad de Pacific E&P, Alejandro Jiménez Ramírez, le informó a la organización, el 13 de marzo último que:

Como es de su conocimiento, la empresa tiene una nueva administración y post evaluaciones de las oportunidades actuales, ha tomado la decisión de renunciar a sus derechos de exploración en el Bloque 135 y devolver el bloque a Perupetro [la entidad estatal peruana responsable de establecer concesiones y empresas contratantes] efectivo inmediatamente.

El medio se comunicó también con Candice Suárez Oppe, jefa de comunicaciones de Perupetro. La entidad peruana confirmó lo dicho por Survival. El 13 de marzo del 2017 fue el último día en que estuvo a cargo del Lote 135.

La razón por la que Pacífico E&P dejó de operar está muy lejos de los reclamos de las comunidades indígenas. Su principal motivo es el financiero. La empresa informó a la agencia Reuters que:

“La deuda de Pacific fue de US $ 5.400 millones a finales de 2015, según documentos de la compañía. Por eso se declaró en bancarrota en abril de 2016 y luego se reestructuró (…) ahora solo apostará por sus activos en Colombia”.

Imagen: captura web

Imagen: captura web

3. No todas las noticias son buenas

La salida de Pacific E&P es un paso importante pero no es suficiente.

¿Por qué? 

Porque el Lote 135 ha retornado a Perupetro. Esta entidad es la encargada de otorgar concesiones. Por lo tanto, este lote petrolero y gasífero puede volver a ser licitado y otra empresa puede ingresar en el territorio protegido. Por esa razón, la Organización Regional de los Pueblos Indígenas de Oriente (Orpio) implantó una demanda para que el lote sea cerrado.

The Guardian conversó con David Freitas, asesor técnico de Orpio, quien informó más detalles:

La demanda de Orpio, presentada en noviembre del 2016 y apoyada por el Instituto de Defensa Legal (IDL), solicita al juez que ordene al Ministerio de Energía y Perupetro que vuelva a trazar los límites del Lote 135 para excluir la reserva propuesta (Yaraví-Tapiche) para los pueblos indígenas en aislamiento. 

Sin embargo, las organizaciones continúan a la espera de que el juez José Enrique Reátegui admita la demanda.

Rebobinando:

  • Se fue la empresa canadiense pero no por los reclamos sino por plata.
  • El lote puede ser nuevamente licitado por Perupetro.
  • Hay una demanda aún en proceso para que cierren el 135.

Conclusión:

  • El problema de fondo aún no ha sido resuelto.
  • Ningún medio en Lima está informando sobre esto.
  • Las autoridades tienen mucho por evaluar.