denuncia , discriminación , libertades , noticias , sociedad , violencia Jueves, 2 marzo 2017

El hombre denunciado por tocamientos a una niña en el Club Regatas ha sido identificado

Hace 3 semanas, informamos que el escritor José Carlos Yrigoyen denunció que una menor de 10 años había sufrido tocamientos indebidos y un intento de abuso sexual por parte de un individuo. El hecho ocurrió en el exclusivo Club Regatas, compañía que protegió la identidad del presunto pederasta porque aún estaba investigando el caso y porque “buscaban proteger a la menor de edad”.

jcy

El club emitió un comunicado en el que informaba que suspendió la membresía del socio mientras investigaba el hecho. Se desprendía del documento que reconocían el incidente. Lo que distintos socios del club y el público exigían era dos cosas:

  • La identidad del agresor.
  • Y que el club denunciara penalmente el hecho.

comunicado

Nunca revelaron el nombre del presunto pederasta y, según un informe de César Prado para Caretas, tampoco denunciaron el hecho a las autoridades:

“El fiscal Montalván, quien inició la investigación del caso de oficio a falta de una denuncia del club o de parte de los padres de la menor, ya ha tomado la manifestación de cinco agentes de seguridad del club”.

El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables fue la que solicitó a la Fiscalía que investigara el caso:

Algunos miembros de seguridad del club añadieron un dato importante para la Fiscalía:

“No es la primera vez que la administración oculta conductas impropias de sus miembros, algunas de las cuales incluso podrían constituir delitos penales”.

Por ello, la revista reveló la identidad del socio que el club se negó a denunciar. Su nombre es Álvaro José Privat Zimmermann, un arquitecto de 43 años que trabaja en su compañía Constructora e Inmobiliaria 3ma SAC. La revista Caretas, ofrece más detalles:

“Con un metro ochenta y cinco de estatura, Privat es quien aparece junto a la menor en los videos de vigilancia que las autoridades exigieron al Regatas tras tomar conocimiento del hecho por redes sociales”.

pedofilo

Cuando la revista se comunicó con Privat para solicitar su versión, este les colgó el teléfono. Luego eliminó sus perfiles de Linkedin y los de otras redes sociales. Mientras tanto, el club continúa imitando al Vaticano:
“Esperamos puedan comprender la situación y respetar el derecho de este asociado a exigir reserva”.
Discutir si un delito ocurrió en un club privado, en una casa o en un lugar público es una conversación bizantina. Cuando se comete un delito o cuando se tienen indicios del mismo, el hecho debe ser denunciado penalmente sin importar los billetes que el acusado tenga en el bolsillo y sin importar qué tan anglicano es su apellido, porsiaca.