denuncia , discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad Viernes, 3 febrero 2017

Conoce a quien sería la nueva embajadora del Perú en Argentina a través de sus columnas más racistas

El periodista de investigación y escritor, Umberto Jara, informó que el gobierno de PPK ha designado a la columnista María del Carmen “Maki” Miró Quesada Arias como la nueva embajadora de Perú en Argentina. Hasta ahí todo paja, fresh, nice, de la ptm, o sea, manyas, ¿ok? El problema de la nueva embajadora es que es una versión trumptiana de este personaje:

Antes de explicarles por qué afirmamos ello, conozcamos un poco de la mujer con nombre de comida japonesa y con un apellido bastante conocido por estos lares.

14666078_10154634595361926_1527268101287840164_n

Ella es Maki Miró Quesada. Está junto a ya saben quién. Imagen: Facebook

Maki Miró Quesada es profesora de francés por la Universidad de Nancy (Francia). Según su Linkedin, es directora del Grupo El Comercio desde el 2014 y columnista en el mismo medio desde hace 20 años.

La posible embajadora pertenece a la rama Miró Quesada Laos dentro de la familia propietaria de El Comercio. Maki ocupará un sillón en el directorio hasta febrero de 2017. Los cargos duran tres años. Porsiaca, son los miembros del directorio de El Comercio los que toman las decisiones más importantes, como la permanencia de los directores del diario El Comercio, Perú 21, Trome, Gestión y ahora Correo y Ojo. Maki tiene harto poder.

También ha escrito un libro llamado “De París a la Patagonia”, el cual fue difundido —gracias a sus logros y no por apellidar Miró Quesada, malpensados— en casi todos los medios.

Las columnas que Maki nos regaló a todos los peruanos que no tenemos ‘savoir faire’ son un verdadero manjar… para quienes extrañan las columnas de Andrés ‘La Ortiga’ Bedoya Ugarteche, quien fuera ganador del “artículo más racista del mundo“.

¿Racismo? Nah

C3sN1fJUMAcV2sT

Imagen: Twitter @Matteo_S_

En su columna del 1 de marzo de 2014, Maki nos adelantaba (sin querer) cuál era la visión que tenía de los peruanos en Argentina, el país de donde sería embajadora.

A las níveas, suaves y melifluas manos de doña Maki llegó un video de un canal de Internet que el populacho ha tomado por asalto. En él vio cómo una presentadora de la TV peruana invitó a los peruchos pobres a que migraran a Argentina porque allí tendrían “gas, agua, salud, educación y comida gratis (…) y también vales para el supermercado”.

16467005_10208349396188232_1730532637_n

Maki junto a Susana de la Puente (Lady Su), quien es muy cercana al entorno de PPK. Imagen: Federación de Periodistas del Perú

Los comentarios de los Micky Vainilla de la Argentina no se hicieron esperar. Según cuenta la columnista, tildaron a los peruchos —seguramente comunistas acostumbrados a sangrarle al Estado— “desde ‘indios o negros de mierda’ para abajo”. Y así nos defendió Maki:

“¿Racismo? Nah. Que va. Hartura de vivir en una sociedad que premia la vagancia, penaliza el trabajo, santifica el ocio y le quita a Juan (el contribuyente que labura, como dicen allá, y paga impuestos) para darle a Pedro (el inmigrante descrito más arriba)”.

 

Y no se dejen engañar por el color humilde. No, no, no. Los peruanos que llegan a trabajar no mejoran la raza, perdón, la Argentina. Según Maki llegan para esto:

“Después de llegar con hasta 8 y 9 hijos ya nacidos, algunos de ellos sí trabajan. Venden comida sin control sanitario, y manejan la mafia de los manteros (ambulantes) en las puertas de las tiendas donde sí se pagan impuestos y cargas sociales”.

¡Ni los amigos de Gastón se salvan!:

“Los más responsables y preparados abren negocios más formales dentro de la villa, ‘para ganar plata. Como acá todo es gratis, dentro de unos años volveré con mis ahorros al Perú’, se vanagloria uno que fue cocinero en el Costa Verde (!). Igual ni él ni nadie contribuye con un peso de impuestos”.

Solo le faltó el “ña, ña, ña, ña”

En otra de sus profundas cavilaciones en El Comercio, en setiembre de 2015, Maki Miró Quesada comenta la falta de “déclassé” de una tal “doctora Velita”, quien fue nombrada en la embajada de Perú en París. En la columna menciona a Nadine Heredia y a Ollanta Humala, dando a entender que ellos le dieron el empujoncito.

1a

Lo feo en esta tal “Velita” era que trabajaba en la embajada de día, mientras que por las tardes laboraba como ginecóloga. Para aclarar que su raje era sustentado, Maki añadió el testimonio de la trabajadora del hogar que laboraba en su jato. Lo contó así:

«En esos días le comenté a una peruana, oriunda de Paucartambo, que hacía limpieza en mi casa, el curioso ofrecimiento de la Velita [de atenderla gratis]. Me contestó de una manera escueta, como era su costumbre: “La doctora bien mala qui es. A las chicas qui van a su consultorio y qui no tienen papeles, lis cobra el doble. ‘Si no ti denuncio’, lis dice (!!)”. Allí nomás me alejé de ella para siempre».

Solo le faltó el “ñañaña” y añadir de qué color era.

Este útero se comunicó con la embajada de Perú en Argentina para conocer si Maki Miró Quesada era la nueva embajadora, pero informaron que “José Luis Pérez Sánchez-Cerro continúa siendo” el embajador peruano en el país del sur.

Fuentes del gobierno ppkausa explicaron a este útero que para el nombramiento de Maki Miró Quesada se está esperando el beneplácito del presidente argentino Mauricio Macri, como es la tradición. Su llegada a la embajada para maltratar atender a los peruanos es cuestión de horas.

Y ya dejemos de juzgar a Maki. Ella solo hace pop. Pop para divertirse.