denuncia , discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Viernes, 20 enero 2017

Algunas razones por las que no extrañaremos el «Bar de Ciro» o «Don Lucho»

Bar de Ciro: Maricones aquí no*

#BesosContraLaHomofobia

Me sentí avergonzado, acusado, mirado con asco.Traía esa sensación desde la Plaza de Armas. Ahí la gente se despachaba entre risas. Ya no decían «cabros» o «maricones». Ahora gritaban con tono de superioridad:

«Ahhh, son esos gays».

Era bueno hasta que nos discriminó. Foto: Facebook

Era bueno hasta que nos discriminó.
Foto: Facebook

Todo mientras el Pinochito y los policías sacudían con chorros de agua y varazos a los activistas #LGTB. Se besaban frente a las casas del Presidente, del Alcalde y del Cardenal.

Decía que traía esa sensación de vergüenza desde la Plaza de Armas. La llevaba al #BarDeCiro. Esta vez el «maricones», «tipo de gente», «escandalosos» no venía de cualquier desconocido. Hoy lo decía alguien que antes, cuando llegábamos con «otra clase de gente», (léase «heterosexuales») nos trataba de la manera , no sé si «cordial» sea la palabra, pero digamos, de la manera más normal. Sin peros. Sin ascos.

Cuando un compañero se acercó a comprar las cervezas, don Ciro se molestó. Que por qué solo esa cantidad de botellas para tanta gente (unas veinte personas que regresaban de la Plaza de Armas). Que ni siquiera sabía cómo «esa gente», esos «maricones» habían entrado al bar. Ya delante de todes, volvió a referirse a nosotres como

«Esa clase de gente, gays, pues» mientras prohibía que moviésemos más mesas.

La señora que se identificó como la hija de don Lucho, el dueño del bar, se acercó a la mesa luego de que todes hicieron bulla. Pidió disculpas aduciendo que esa conducta homofóbica era una acción aislada del mesero. Que lo único que querían es que no hiciéramos «escándalo».

No sé si mover unas mesas y sentarse a conversar y reír cabe dentro de la definición de «escándalo» en un bar. Un lugar donde venden alcohol, sintonizan la rockola a todo volumen y les clientes ríen altisonantes. Le pidieron el libro de reclamaciones a otra de las administradoras del local. Se negó a darlo. Varias chicas la grabaron, ya empezarán a compartir los vídeos.

Celebrar #DíaDeSanValentín hoy debe ser como celebrar el Día del Voto en el siglo XIX ¿no?, cuando las mujeres no podían sufragar. Hoy todos tienen derecho a amarse públicamente. Menos nosotros. Porque somos maricones y esas cosas confunden a los niños. Porque con eso intentamos imponer nuestra ideología gay. Porque está bueno ser maricón, pero en cuatro paredes, sin escándalos, pues, que solo los heteros tienen derecho a ser «escandalosos». Hoy más que la flecha de Cupido, necesitamos la lanza de Atenea. No para inocular amor, sino entendimiento.

Ah, y no vuelvo a pisar ese bar de mierda.

*Publicado originalmente el 14 de febrero del 2016. El bar Don Lucho o «Bar de Ciro» es un local de antaño ubicado en el jirón Quilca en el Centro de Lima desde hace 40 años.

Secured By miniOrange