discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Martes, 3 enero 2017

Este es el drama que vive Humberto Lay por la maldición de la ideología de género

15870904_10210443532616894_512859699_n

Composición: Útero.Pe

El pastor Humberto Lay no ha despedido el 2016 (ni recibido el 2017) de la manera más cristiana. Una serie de publicaciones en su cuenta de Facebook, en las que informaba sobre la reunión que mantuvo con la ministra de Educación, Marilú Martens, para tratar la “ideología de género”, provocó que su rebaño lo acusara de ser (nada más y nada menos) cómplice de la ideología de género.

triste

1. Hola, vengo de destruir la ideología de género

via GIPHY

La historia empezó el 30 de diciembre, cuando el excandidato presidencial, excandidato municipal, excongresista y exaliado de PPK y luego de César Acuña, Humberto Lay, informó que se reunió con la ministra de Educación. En la cita, Martens le aseguró que habían retirado dos textos de la enseñanza escolar para el 2017:

  • Tutoría y Orientación Educativa: Sesiones de Educación Integral para el Nivel de Educación Secundaria.
  • Unidad de Aprendizaje no Todo es Rosado o Celeste.
humbert1

No implementará la ideología de género, porque eso no existe. Imagen: Facebook

2. Disculpen, me malentendieron por mi culpa, por mi culpa…

Todos imaginaron que Marilú Martens había retirado dichos textos luego de que la luz del pastor Lay iluminara su corazón con el evangelio y la palabra del Señor. Pero no. Lay tuvo que volver a publicar otro post aclarando que los textos se habían retirado desde antes de su cita con la ministra. De hecho, según consultamos con el Ministerio de Educación, fueron retirados durante la gestión del exministro Jaime Saavedra.

humbert2

Más largo que evangelio según cualquiera. Imagen: Facebook

En la nueva publicación, Lay hizo un esfuerzo espiritual, o sea, sobrehumano, para explicar a sus seguidores la diferencia entre “ideología de género” y “enfoque de género”.

  • Para la “ideología de género” no nacemos hombre o mujer, sino que “nos hacemos” hombre o mujer por influencia de la sociedad o la cultura (parafraseando a Simone de Beauvoir, El Segundo Sexo, 1949). Por supuesto, no podemos estar de acuerdo con esta ideología, aunque respetemos a los que la sostienen.
  • [En el Currículo Nacional 2017, cuando se explica el Enfoque de Igualdad de Género] se está hablando de igual valoración, derechos, capacidades y posibilidades de desarrollo personal de hombres y mujeres, con lo cual tenemos que estar de acuerdo.
15857907_10210443547417264_942638209_o

¿Alguien duda que un personaje inexistente está detrás de esta ideología inexistente? Composición: Útero.Pe

3. Quien esté libre de ideología de género que tire la primera piedra

Los seguidores de Lay e inventores de la “ideología de género” (para variar) no aceptaron esta distinción y atacaron al excongresista por esta aclaración. Poco más y piden su crucifixión y que liberen a Fujimori Barrabás:

final

Algunos de los cristianos mensajes llenos de amor, como enseñó Cristo, claro. Imagen: Facebook

En esta segunda publicación, Lay aclaraba que existían vacíos en el nuevo currículo escolar, porque no entendía qué era “identidad de género” o eso de que “el niño vive su sexualidad de una manera plena y responsable”. Pero ni eso lo salvó del diluvio de críticas de los hijos del Señor.

loquitos

¡SAL DEL CUERPO DEL PASTOR, SATANÁS! Imagen: Facebook

Agobiado por las pullas, la primera publicación del 2017 de Lay fue una aclaración del segundo post que nació a causa del primer post. En síntesis: repitió lo mismo que el segundo post, solo que en mayúsculas, y aclaró que solo explicó lo que decía el currículo escolar, no que compartiera esas ideas.

humbert3

No es lo mismo pero, por siaca, tampoco comparto lo de enfoque de género, eh. Imagen: Facebook

Por supuesto, con su nueva publicación, Lay buscaba renovar su juramento para luchar (como siempre) contra un enemigo imaginario: no, esta vez no es el diablo, sino la ideología de género. Le diríamos al Señor que lo perdone, pero Lay sí sabe lo que hace. Amén.