corrupción , economía , internacionales , noticias , politica , sociedad Viernes, 30 diciembre 2016

Estos son todos los destrozos que va causando el terremoto Odebrecht en la política peruana

Hace poco más de una semana, los directivos de la brasileña Odebrecht contaron a la justicia estadounidense con cuánto dinero y en qué países habían pagado sobornos para poder ganar licitaciones. Todo esto en el marco de las investigaciones por el caso Lava Jato.

En el Perú, la cifra, según los testimonios, ascendía a 29 millones de dólares (que pueden ser más) entre los años 2005 y 2014. La corrupción, desde la gigante empresa, había campeado en los tres últimos gobiernos democráticos.

Desde la confesión, pocos días antes de Navidad, en nuestro país han ocurrido distintas reacciones, tanto desde quienes no pueden dormir por este caso, como por el propio gobierno de PPK, cuya reacción ha sido, sino débil, al menos tardía.

1. Un poquito de corrupción

Sin comentarios. Foto: Correo

Sin comentarios.
Foto: Correo

Consultado por este escándalo que se mantendrá vigente seguramente durante todo el 2017, el presidente Kuczynski no tuvo mejor idea que contestarle al diario Gestión, comparando el monto -repetimos, puede ser más- usado para romperle la mano a varios funcionarios  con lo que se pagó en otros países.

  • “En una entrevista con el diario Gestión, el mandatario dijo estar “en contra de la corrup­ción, pero no todo lo de Odebrecht en Perú es co­rrupto”. Incluso com­paró el caso de nuestro país con el de Colombia, que tiene “tres páginas” en el informe fiscal de EE.UU. mientras que el caso peruano solo cuen­ta con “10 líneas”.”.

El presidente, además, dijo que 29 millones de dólares era una cifra pequeña en comparación de otros países.

2. A zavalazos aprendí

La tardía reacción del gobierno sobre el caso Odebrecht-Lava Jato es comprensible después de ver la posición de PPK. El miércoles, casi una semana después de que reventara el chongo, el presidente del Consejo de Ministros, Fernando Zavala, tuvo que esperar seis preguntas iguales para recién decir que Odebrecht, y otras empresas involucradas, no podrán de participar en licitaciones del Estado. Así lo reportó (roche) la agencia Reuters.

“No podrán participar en licitaciones públicas”, dijo Zavala a los medios de comunicación cuando se les preguntó si eso incluía a Odebrecht.

(…) Sin embargo, los comentarios de Zavala podrían ayudar a la firma gubernamental a mantener su postura contra la corrupción después de que el presidente Pedro Pablo Kuczynski se enfrentara a críticas por defender a Odebrecht diciendo que no toda la compañía era corrupta.

3. Yo no fui, fue teté

Es posible que se trate de la reacción más infantil de todas. O más evidente. El 26 de diciembre, durante una entrevista en la televisión, el abogado de Alan García, Wilber Medina, sacó cuerpo y al toque puso el parche de la siguiente manera.

Resulta que el exdirector ejecutivo de la Autoridad Autónoma del Tren Eléctrico, Oswaldo Plascencia Contreras, fue quien se encargó de todos los tratos con la empresa Odebrecht para la construcción de la obra.

Recordemos que, según las declaraciones de los directivos de la empresa, para construir el Tren Eléctrico pagó 1.4 millones de dólares en sobornos.

Lo primero que hizo Medina fue negar que Plascencia sea una persona allegada al presidente García. Luego remató aclarando que quien lo había llevado hasta ese cargo era el exministro de Transportes del segundo gobierno del Apra, Enrique Cornejo.

“Los únicos asesores que tuvo Alan García du­rante el periodo 2006- 2011 fueron Luis Ca­rranza, Jorge Salazar y Susana Pinilla (…). El se­ñor (Oswaldo) Plasencia es un desconocido para el expresidente y, por lo tanto, no ha trabajado con él, ni ha sido desig­nado a su despacho”.

4. La protesta de Popy

El miércoles pasado, el excandidato presidencial, Fernando Olivera, encabezó una protesta en la sede de Odebrecht en Lima.

El show de Popy. Imagen: canal N

El show de Popy.
Imagen: canal N

Ese día, fue acompañado por un grupo -no tan pequeño- de popyaliados armados con las escobas que han sido el símbolo de Olivera desde las épocas del FIM. El acto consistió en barrer las ventanas de la empresa para “limpiarlas de corrupción”. Es un gesto bien paja, pero alguien avísele que ya terminó la campaña.

5. Cuéntanos, Marisa

Si alguien está pasando piola con todo este chongo, son los directivos de la Municipalidad de Lima durante la gestión de Susana Villarán. Pero una columna de nuestro enemixer Aldo Mariátegui, titulada “Cuéntanos, Marisa”, nos trajo a la memoria algunos hechos ocurridos en la Municipalidad cuando los integrantes de Fuerza Social y otros partidos de izquierda estaban al mando.

  • Odebrecht le regaló a la gestión Villarán la arena que colocaron en la playa La Herradura para “recuperarla”, pero terminó siendo llevada por el mar.
  • Para este obsequio, la empresa desembolsó un sencillo de 75 mil soles. Muy generosos (como con el Cristo del Pacífico).
  • Meses después, Odebrecht ganó uno de los contratos más millonarios que licitó la gestión: Rutas de Lima. Por 30 años, la empresa se encargaría de la construcción y mantenimiento de casi todas las vías de acceso a la ciudad. La inversión era de poco más de 400 millones de dólares. Y el peaje lo cobrará por los próximos 30 años. Negocio redondo.

Pero, ¿por qué Marisa tendría que responderle a Aldo si ella solo era regidora? 

En realidad no es solo ella quien debería responder sino los que manejaban el dinero en la gestión, empezando por el exgerente de la MML, José Miguel Castro. Sin embargo, sí es necesario decir que era la hoy congresista la que salía siempre en la prensa a explicar cómo Odebrecht iba a aplicar el cobro de peajes.

*****

Los directivos de Odebrecht continúan confesando sus fechorías ante la justicia estadounidense (porque en ese país fue que se hicieron transacciones de dinero). Con el tiempo podrían dar los nombres y apellidos de los funcionarios a quienes les rompieron la mano para hacerse de millonarias licitaciones. Todos siguen en la mira.