discriminación , libertades , noticias , periodismo , politica , sociedad , violencia Miércoles, 21 diciembre 2016

La Señora Católica tiene su columna en el diario más vendido del país y aconseja a la nueva ministra

Los hombres y mujeres de familias bien continúan con su campaña para expulsar la “ideología de género” del currículo escolar. Ya se bajaron al exministro de Educación, Jaime Saavedra, por, entre otras cosas, intentar edificar una Sodoma perucha, y ahora buscan presionar a su sucesora, Marilú Martens, para que tome medidas contra esa lujuriosa enseñanza.

via GIPHY

Entre los legionarios de las buenas costumbres y del sexo correcto, se encuentra una señora de un original nombre: María. “La seño María” tiene una columna en el diario más vendido del país, donde expone sus ideas haciéndolas pasar como las preocupaciones de un ficticio fotógrafo Gary.

¿QUÉ HACE MOSTRANDO LAS TETAS? ¿Y LOS NIÑOS? Imagen: Deslengua2

Imagen: Deslengua2

En estas últimas semanas, la tía Mary se ha puesto sabrosa porque, como les contábamos, la ideología de género sigue amenazando la supervivencia de la especie humana.

Alerta a los padres

La primera vez que doña María se refirió a este tema fue en plena discusión de la censura de Saavedra. En aquella ocasión patinó al decir que el cuento del ‘Caperucito Rojo’ y ‘Oliver Button es una nena’ eran parte del currículo escolar 2017.

sin-titulo-5

La tía escribía que “respetaba a los homosexuales”, pero que cómo les van a decir a los niños que vestirse con ropa de mujer era normal (¡si todos sabemos que las faldas son para las mujeres y los pantalones para los varones! !Son leyes de la naturaleza!). Agregaba que esto confundiría a los menores.

Más o menos así actúa la ideología de género en los nenes y las nenas, según la tía Mary.

Más o menos así actúa la ideología de género en los nenes y las nenas, según la tía Mary.

En este útero ya desmentimos que eso sea cierto, pues los cuentos formaron parte de la guía de educación sexual integral para docentes de primaria del 2014. Sin embargo, la mentira ya estaba difundida masivamente. Por eso luego nos toparíamos con sketches con el mismo argumento:

¡Atención, ministra!

Esta vez, doña María incluyó en su menú diario a la nueva ministra de Educación, Marilú Martens,  a quien le gritó en su titular pidiéndole que prestara atención, oootra vez, al currículo escolar.

trome

En esta ocasión utiliza (para variar) al fotógrafo Gary, quien llega  para contarle nuevamente de su preocupación porque le vuelvan homosexual al niño. Mientras le cuenta sobre la “multitudinaria marcha contra la ideología de género” de la semana pasada, reflexiona:

“Ojo que no buscan generar conciencia de igualdad entre hombres y mujeres, como dicen falsamente, lo que buscan es impregnar una cultura homosexual a la sociedad peruana, a través de la niñez y juventud’.

Hasta asegura (sin pruebas) que los profesores fueron amenazados con ser despedidos si publicaban esos libros (las guías de educación sexual integral). Gary (o sea el mismo autor de la seño María) agrega que sigue preocupado por los cuentos detallados líneas arriba (sí, los que ya indicamos que no son de este currículo escolar):

“[Incluir esos cuentos] es un absurdo y va a alterar los roles biológicos de los niños. Creo que una cosa es promover valores como el respeto, la solidaridad o la tolerancia, algo en lo que estamos de acuerdo y otra muy distinta, crear confusión entre los pequeños”.

Dibujitos que causan confusión:

En su análisis político, Gary le lanza una advertencia al presidente PPK y a su nueva ministra de Educación:

“Esta situación es muy delicada. Creo que el Gobierno se está disparando a los pies y esto va a ser motivo de un conflicto más grande con la nueva ministra Marilú Martens, porque se vienen grandes movilizaciones en todo el país”.

La seño María lo secunda, acusa de intolerantes y defensores del matrimonio gay a quienes cuestionen su oposición a la enseñanza de igualdad de género y sentencia:

“El gobierno de PPK se va a ganar un conflicto muy grande. Se los estoy anunciando. Gary tiene razón”.

Luego cerró su Biblia y se puso a revisar el chisme del día publicado en primera plana para educar a los niños.