discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia , webeo Martes, 20 diciembre 2016

Estos son los chismecitos que explican por qué Cipriani estaba loquito por ser mediador en el “diálogo”

El imperio contraataca. Imagen vía: @Tuck_killer

El imperio contraataca.
Imagen vía: @Tuck_killer

El cardenal Juan Luis Cipriani ya es caserito en este útero. Y no es porque aquí seamos unos herejes o porque lo odiemos. En realidad, cada cierto tiempo, Cipriani se esfuerza y llama la atención con sus declaraciones y sus rencores. En síntesis, solito se pone como en un escaparate.

La última actuación del cardenal de Lima en la prensa nacional fue convocar al diálogo entre el presidente de la República electo por todos los peruanos, Pedro Pablo Kuzcynski, y la líder de Fuerza Popular, el partido que perdió la elección, Keiko Fujimori.

Esto llega gracias a la pacificación lograda por el gobiKJSFHJSK Imagen: Correo

Esto llega gracias a la pacificación lograda por el gobiKJSFHJSK
Imagen: Correo

Algunos se emocionaron.

¿Nadie se va a preguntar quién eligió a Keiko y para qué? Imagen: Perú 21

Se parece a #KeikoDialogaPorElPaís.
Imagen: Perú 21

Todo terminó mal con PPK arrodillado, y con centenares de críticas -totalmente justificadas- por haber acudido a una reunión con la perdedora y encima en la casa de un fujilover ultraconservador.

Pero, hoy haremos un alto a la bilis y a la crítica contra el presidente y…

Mostraremos el lado zukulento de la reunión

Hay un solo motivo por el que Cipriani estaba loquito por el diálogo. No, no es un pacificador (ejem, ejem). Mucho menos le preocupaba el país y la pronta censura al ministro de Educación, Jaime Saavedra. Lo que quería mi querido Palpatine era demostrar poder. P O D E R.

Heduardo siempre lo supo. Caricatura de Heduardo para Perú 21

Heduardo siempre lo supo.
Caricatura de Heduardo para Perú 21

P O D E R

Para muestra, un botón. Nuestro amiguito José Alejandro Godoy, acaba de informar que era el mismísimo Cipriani el que filtraba fotos de la reunión privada a la radio RPP, en donde tiene su programa zzzZZZzzemanal. Todo para demostrar su poder.

¿Y por qué, ah?

Lo primero es que el arzobispo de Lima está al borde de cumplir la edad máxima para ser representante de la Iglesia en el país. Y el Papa Pancho ya lo quiere cambiar. La desesperación llega porque, en esta última etapa de su mandato, ha sido blanco de innumerables críticas.

  • En este útero descubrimos los plagios que el cardenal hizo para escribir su columna en el diario El Comercio. Fue tal el roche que el director del medio, Fernando Berckemeyer, decidió retirar su espacio. Desde ahí Cipriani lo tiene en la mira pero eso te contaremos en un ratito.
  • Luego explotó el escándalo por los abusos en el Sodalicio. Esto también le salpicó a Cipriani, pues las denuncias de varias víctimas habían llegado hasta el Arzobispado pero nunca les dieron bola. Y esa era responsabilidad del cardenal.
  • Después pasó lo del escaparate. En uno de sus programas de Diálogos de Fe, el cardenal pronunció las palabras que fueron directo a la colección de las frases más miserables en la historia del país. “No es que hayan abusado de las niñas, son muchas veces porque la mujer se pone como en un escaparate [vitrina] provocando”. La shame shame shame vergüenza fue internacional.

Tiempo límite

En dos años, Cipriani cumplirá la edad máxima requerida para ocupar el puesto de Arzobispo de Lima (porque, ojo, Cardenal siempre será, hasta su muerte).

¿Cómo así?

Consultamos con nuestro amiguito Ramiro Escobar, quien nos explicó que Cipriani es Arzobispo de Lima (la más importante del país) y Cardenal (un cargo que ocupa solito pero que puede ser compartido).

Arzobispo:

  • Es un puesto con fecha de vencimiento. Solo se puede ejercer hasta los 75 años. Cumplida la edad, el Papa puede o mantenerte en ese cargo por dos o tres años más o también puede darte las gracias y pedirte que apagues la luz al salir.

Cardenal:

  • Se trata de un cargo honorífico. Es como ser el príncipe de la Iglesia en tu país. Ser Cardenal te da derecho a participar (y ser candidato) en las elecciones para ser Papa en el Vaticano. Elegir al Papa solo puedes hacerlo hasta los 80 años, después de esa edad, sigues siendo Cardenal pero de recuerdo.
  • El Vaticano puede decidir cuántos cardenales nombra en un solo país. En el Perú solo es Cipriani pero puede -y seguramente lo hará- nombrar a otro más y a Darth Sidious no le quedará otra que rechinar los dientes y compartir su puesto.

Aclarado este tema. Sigamos con nuestros chismecitos.

Wilfredo Ardito avisó que, con los nuevos nombramientos de obispos en el Perú, el Papa está cercando su poder. En Chiclayo, Chosica, Chuquibamba, Cusco, Jaén, Huánuco y Tarma, los nombrados no son precisamente aliados al cardenal del Opus Dei. Como indica José Alejandro Godoy:

“Es conocido que eran tres los preferidos del Cardenal para sucederlo al frente de la Arquidiocesis de Lima: monseñor Chau, hoy involucrado en el escándalo Moreno; José Antonio Eguren, el único obispo que le queda al Sodalicio, quien ahora enfrenta acusaciones sobre los negocios de la organización religiosa en Piura; y Javier del Río, neocatecumenal arzobispo de Arequipa, quien no estaría dentro de los planes del Vaticano para comandar la iglesia limeña.

Si el panorama viene así, Cipriani tiene claro que tiene poco tiempo para imponer su agenda. Aquella que combina cierre de derechos para los ciudadanos LGTBI, un rol sumiso para la mujer y, claro, la penalización de toda forma de aborto”.

Los reemplazos para Cipriani no están ni en el Sodalicio ni en el Opus Dei. Lo más probable es que sea uno de los integrantes de la Conferencia Episcopal:

  • Monseñor Salvador Piñeiro (Arzobispo de Ayacucho).
  • Monseñor Miguel Cabrejos (Arzobispo de Trujillo).
  • Monseñor Pedro Barreto (Arzobispo de Huancayo).

Pero si se trata de poder…

Cipriani quiere más

Nuestro villano clerical no está satisfecho con incrementar tu ki conservador usando su programa Diálogos de Fe. Y además está recontra resentido desde que salió de El Comercio. Por esa razón, nos llamó la atención un tuit.

El cardenal Juan Luis Cipriani es un asiduo asistente a las reuniones que organiza la familia Miró Quesada, propietaria del Grupo El Comercio. Corría la tercera semana de julio de este año, una antes del escándalo por el escaparate, y se celebraba una cena de la familia. Esa noche, el cardenal le dijo a Milagros Miró Quesada Martens (miembro del Comité Ejecutivo del Grupo El Comercio y del Consejo Ejecutivo Editorial del diario El Comercio):

  • “¿Y cuándo sacan al niño director?”, en referencia a Fernando Berckemeyer, actual director del diario El Comercio, quien decidió retirar su columna debido a los plagios del cardenal.

Pero ese día no era la primera vez que Cipriani, delante de todos, pedía que please sacaran “al niño”. Unas semanas antes de la segunda vuelta electoral, hizo lo mismo pero esta vez dirigiéndose a Pablo Llona García Miró, quien es uno de los siete directores del Grupo El Comercio y miembro del Comité Ejecutivo.

Por toooodos los chismecitos expuestos, nos quedamos con la reflexión que hace nuestro amiguito Godoy en su reciente post. El único ganador con esta pantomima de “diálogo” es Cipriani y Keiko y PPK solo son funcional a sus ganas de demostrar poder.