discriminación , libertades , noticias , sociedad Jueves, 8 septiembre 2016

Una campaña en favor de las trabajadoras del hogar causa indignación en redes sociales

Este afiche pertenece a una campaña que busca regularizar la situación laboral de las trabajadoras del hogar. Observen el mensaje con detenimiento.

empleada3

¿La vieron? Imagen: hogarquevalora.pe

“Quien la ayuda también”

La imagen fue dada a conocer por la comunicadora Patricia Yovera, quien se topó con un cartel aparentemente reivindicativo en el cruce de las avenidas San Borja Norte con San Luis.

empleada-a

La imagen le pertenece a la campaña Hogar que valora, encargada por agrupaciones como el  Sindicato Nacional De Trabajadoras Del Hogar del Perú, la Federación Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar del Perú, la cual busca que las trabajadoras del hogar sean registradas por sus empleadores o empleadoras en EsSalud y en algún fondo de pensiones. Es decir, que estén en planilla.

Preocupándose por la salud de las trabajadoras del hogar.

La campaña es para otorgarle beneficios sociales a las trabajadoras del hogar.

No entiendo, tío Útero, ¿qué está mal?

Si bien la campaña es positiva, el mensaje refuerza esa visión obsoleta que nos hace creer que ser trabajadora del hogar es un rango inferior a cualquier empleo. El abogado Wilfredo Ardito te lo aclara en una:

Las dos son mujeres trabajadoras. Esa es una visión muy tradicional de la labor de la trabajadora del hogar. No les hace justicia. Con esa concepción de ayuda se minimiza una labor muy importante que debe ser reconocida por las autoridades y la sociedad.

horror

Oye y ¿por qué esto es peligroso?

En palabras de Ardito, por esto:

Esto sería como un tema que no tendría que ser remunerado. Eso es muy peligroso cuando los ámbitos laborales generan una distorsión, como cuando algunos hablan de colaboradores y no de trabajadores. Un colaborador es una persona que ayuda voluntariamente, que no tendría derechos laborales. 

Ayudar, según el especialista, es lo que tú haces en casa, lavando platos, limpiando la casa, sacando la basura, pintando paredes. ¿Te pagan por eso? No.

 

Pa’ las dueñas, diversión, pa’ las empleadas, talleres

Esta campaña, según su página, cuenta con el respaldo de EsSalud, Sunat y algunas organizaciones no gubernamentales. Y para incentivar a que aseguren a las personas que se encargan del mantenimiento del hogar, premian así:
capacitaciones

¿Qué tal si mejor damos una capacitación sobre derechos laborales para los empleadores? Imagen: Hogar que valora

O sea, para los dueños de la casa, diversión; pero para las trabajadoras del hogar, que realizan la mayor chamba en los hogares, capacitación. Ah, pesss. Ardito dice que esto es absurdo:

Las trabajadoras del hogar, con la labor que realizan, también tienen derecho a divertirse. Es una visión segregada, cuando el derecho a capacitarse está para las dos y el derecho a distraerse, también. Es curioso. 

a2

¿Ves por qué está mal?

Es más, muchas veces, según Ardito, los más vivazos son los dueños y dueñas del hogar:

Los empleadores también tendrían que capacitarse y conocer sus obligaciones. Muchas veces las trabajadoras del hogar conocen sus derechos, mientras que los empleadores, los desconocen.

 

¿Y qué dicen los sindicatos que participan en esta campaña?

Este Útero se comunicó con Leddy Mozombite Linares, de la Secretaría General de Fenttrahop, organización que respalda esta iniciativa, quien nos indicó que esta es una campaña piloto en el distrito de San Borja. Al consultarle sobre el mensaje desafortunado de los afiches, dijo que:

Tratamos de evitar mensajes que tengan un contenido de “lucha”, lamentablemente la imagen de los sindicatos se interpreta como que somos revoltosas y por eso varias organizaciones hemos puesto así el mensaje, para lograr que las empleadoras se sensibilicen.

[Actualización]

Quien también se comunicó con nosotros fue Carmen Roca, representante de WIEGO, quien explicó su campaña así:

Esta campaña es positiva, usa el humor y hablar de premios para quienes tomen la acción de registrar y pagar los beneficios de sus trabajadoras del hogar. Busca valorar el trabajo de las trabajadoras del hogar, en un lenguaje comprensible para las empleadoras, que en mayoría desconocen o no quieren conocer más sobre la ley.

Sobre los regalos, Roca explicó que se entregarían 4 entradas por hogar, pero que “el hogar decide quiénes asisten”. Es decir, la empleadora podría incluir a la trabajadora del hogar o no. Precisó que las capacitaciones sí eran exclusivas para las trabajadoras, pero que no eran talleres, sino un”programa de capacitación certificado gratuito a escoger entre dos temáticas”.