noticias , periodismo , sociedad Jueves, 18 agosto 2016

Algunas cosas que deben ser aclaradas en el caso de Shirley Meléndez

El caso de Shirley Meléndez, la mujer que acudió al hospital Almenara por cálculos renales y salió sin piernas ni manos, comienza a tener respuestas. PPK ya se manifestó y prometió tomar medidas al respecto. Sin embargo, el tema es tan complejo que necesita ser analizado al detalle. Y eso es lo que intentamos hacer aquí.
Hemos revisado el reporte médico del hospital y consultado con dos especialistas en medicina para entender -y explicar, que es lo más complicado- qué puede haber ocurrido en esta situación. 
2

Foto: Captura web Univisión

1. Cómo se presentó el caso

En varios medios de comunicación, la información se presentó de una forma superficial e insuficiente que hizo ver a los médicos como irresponsables, negligentes  o como los que realizaron una mala práctica sin ahondar demasiado en el procedimiento médico y en cómo un problema de cálculos derivó en que esta joven perdiera sus extremidades. En este útero abordamos el tema defendiendo la situación de Shirley y considerando que, debido a cómo se dio su caso, merecía un tratamiento más profundo. Hacemos mea culpa por ello.

2. El reporte médico

El cuerpo médico del Hospital Almenara y el Colegio Médico niegan negligencia y lo reportan de esta manera en dos comunicados.

comunicados

En estos reportes, que explican la situación de la joven, se da más información que se puede resumir de la siguiente manera.

  • Ella ingresó al Servicio de Urología del Almenara con cálculos renales y una infección de vías urinarias.
  • Fue sometida a dos operaciones para eliminar esos cálculos. Se eliminó el izquierdo al 100% y el derecho en un 90%. Por eso se le dio de Alta.
  • Pero la paciente tuvo que regresar por presentar un fragmento de cálculo residual y una infección urinaria severa, que le producía dificultad para orinar. Por esto se le colocó un catéter (para drenar la orina) y se le realizó un nuevo procedimiento en el que se le da antibióticos en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). La paciente evolucionó desfavorablemente.
  • Se complicó su cuadro con la evolución de una enfermedad resistente a los medicamentos, presentando como complicación una falla multiorgánica con paro cardio-respiratorio, aunque fue reanimada y vuelta a la vida por los médicos.
  • La complicación obliga a la amputación de las partes necrosadas (muertas) del cuerpo para intentar que siga con vida.
  • No amputarle sus extremidades hubiera significado su muerte, lo que se buscó evitar por principios científicos y éticos.

Además de este comunicado, hay puntos clave que nos explican por qué esto fue considerado como necesario.

3. Hay cosas que debemos entender del caso de Shirley

Para entender por qué los médicos decidieron amputar las extremidades de Shirley Meléndez es necesario comprender algunas cosas.

No eran “simples cálculos”

Shirley no ingresó al Almenara por “simples cálculos renales”. Los  cálculos que ella tenía eran coraliformes (forma de un coral). Estos cubren casi toda la pelvis renal y obstruyen la vía urinaria. Incluso, son de los más infecciosos y más difíciles de operar. Además, usualmente están asociados a bacterias y predisponen a infecciones en la vía urinaria.

cálculo

El cálculo coraliforme es esa materia de color crema que bloquea casi todo el riñón. Imagen: vía Roberto Somocurcio

Para colocar los catéteres, estos siempre vienen sellados y ya han sido previamente esterilizados (desinfectados), así que lo que debe haber ocurrido, como ya ha ocurrido en otros casos, es que después de varios días de hospitalización el catéter que le colocaron a Shirley pueda haberse infectado por bacterias intrahospitalarias. Las bacterias intrahospitalarias pueden no solo estar en el Almenara, sino en todo hospital del Perú o del mundo.

Se produjo una sepsis

El cuadro de Shirley derivó en una sepsis, que es una infección generalizada que altera el funcionamiento de varios órganos como el corazón y los pulmones. En el caso de ella, su cuadro se complicó hasta llegar a un shock séptico.

¿Qué es un shock séptico y una necrosis?

En un shock séptico la presión de la sangre en el cuerpo disminuye hasta el punto de que la persona puede morir. Es decir, llega sangre pero no la adecuada para que el cuerpo funcione bien. El cuerpo, en respuesta, se defiende disminuyendo el flujo de sangre y haciendo que circule solo hasta las partes vitales (el corazón y el cerebro).

¿Y la necrosis?

Las extremidades a las que no llega la sangre empiezan a necrosarse (a morir). Esta es una complicación de la sepsis. Esas extremidades son carne muerta que no se pueden dejar en el cuerpo porque pueden generar que la infección se propague a otras partes [¿les suena gangrena?]. En el caso de Shirley, en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) se intentó frenar la infección con vasopresores, fármacos que ayudan a revertir la insuficiencia circulatoria, pero que pueden necrosar (matar) los tejidos de las extremidades.

Si no se extraían estas partes del cuerpo la infección se hubiese expandido y en consecuencia Shirley habría muerto. De modo que los médicos optaron por la amputación para salvarle la vida.

Es cierto que su situación es muy lamentable, y a primera impresión inaudita, pero dadas estas circunstancias, se puede entender por qué los médicos han indicado que se tenía que actuar inmediatamente para intentar preservar la vida de la paciente.

No obstante, lo más probable es que para amputar las extremidades no hayan dado aviso a los familiares pero eso también es parte de la investigación. 

virginia

Virginia Baffigo indicó que el tema ya es revisado por la Contraloría para verificar la veracidad de la denuncia y que se ha designado a un nuevo profesional a cargo del servicio de Urología.

4. Aún hay puntos por aclarar

Aún quedan algunos puntos por aclarar que saldrán a la luz con una investigación de la historia clínica de la paciente. El tratamiento previo antes de que el caso se complique, los plazos de atención que tuvo, si los antibióticos que se usaron para tratar su cuadro fueron los adecuados, si el área médica donde le colocaron el catéter fue la adecuada. Por todos estos factores es apresurado hablar de negligencia y/o mala praxis médica, hasta que se realice una investigación pertinente.

Lo cierto es que por las propias declaraciones de la paciente, Essalud parece no haber mostrado un trabajo de comunicación adecuado, pues menciona que conversó con ellos en junio y hasta hoy tal vez hubo un tiempo prudente para realizar la investigación que hace solo un par de días han prometido. Además, Shirley asegura que no le brindaron el apoyo económico que le prometieron y dada su situación ahora se atiende en la Clínica Javier Prado porque ya no confía en el seguro social. Las investigaciones concluirán si es que hubo una negligencia, pero el maltrato y la pésima atención para con Shirley por parte de Essalud es más que evidente.

Como resultado del caso, una investigación ya está en marcha, se ha cambiado al Jefe del Servicio de Urología, y la Contraloría ya anunció que ha iniciado una auditoría en los Servicios de Urología y de Diagnóstico para verificar la calidad de la atención médica que recibió la paciente.