discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Martes, 2 agosto 2016

¿Realmente somos un país de violadores?

Hay algo de Héctor Becerril que nos preocupa de sobremanera. Imagen: diario Correo.

Hay algo de Héctor Becerril que nos preocupa de sobremanera.
Imagen: diario Correo.

Esta semana se ha encendido la polémica después de las declaraciones del cardenal Juan Luis Cipriani sobre que las niñas que abortan no han sido violadas sino que “se colocan como en un escaparate”.

La congresista Indira Huilca fue una de las primeras en hacerle frente al arzobispo con este tuit:

Las palabras de Indira provocaron la queja masculina liderada por el congresista Héctor Becerril y algunos otros indignados usuarios de Internet. El motivo se enfocaba en que cómo era posible que la legisladora haya dicho “país de violadores”, que estas palabras eran una afrenta contra todos los hombres del Perú porque “no todos son violadores” y que eso nos dejaba mal ante el mundo, pero…

¿Realmente somos un país de violadores?

Hace unos años, el investigador Jaris Mujica presentó el informe Las violaciones sexuales en el Perú, que es un estudio que registra la problemática sobre la violencia sexual en nuestro país, en los primeros 10 años de este nuevo siglo.

Las cifras que arrojó el informe de Mujica fue que, en 10 años, se registraron 68 mil violaciones. Este número se basa en la cantidad de abusos denunciados. Solo los denunciados.

De acuerdo con la web Infos, que en el 2011 amplió el tema sobre los abusos sexuales en el Perú, la cifra es aún mayor puesto que hay muchos más casos que no son denunciados por miedo de la víctima. Aún así, si sacamos cuenta de las personas violadas cada día, el número sigue siendo abrumador.

  • “Esto quiere decir que, diariamente, 20 personas son violadas al día en el Perú”.
  • “De todos los casos, en un abrumador 93% de casos, las víctimas fueron mujeres”.
  • “Y eso que estamos hablando de los casos que efectivamente llegaron a denunciarse”.
  • “Como en todo tema social sensible, las estadísticas solo son la punta de iceberg y existe una cifra oculta“.
  • “Podríamos decir que hay un subregistro de violaciones en el Perú —nos dice Jaime Jiménez, médico siquiatra y asesor en salud mental del MINSA—. La violación existe en todos los estratos sociales y a todo nivel, lo que pasa es que muchas veces se esconde, no se informa”.

La edad de las víctimas

la republica

Si nos vamos acercando más a la segunda mitad de este siglo, la situación no es muy distinta a lo que arrojaron los números de Jaris Mujica.

En junio del año pasado, La República reveló el registro de casos reportados al Ministerio de la Mujer. En los cinco primeros meses del 2015, se habían registrado 1,327 abusos sexuales. La mayoría de las víctimas (946) tenían menos de 17 años. En promedio en ese lapso, 9 personas fueron violadas cada día. 

Si ampliamos la figura y hablamos de delitos sexuales, que incluyen tocamientos que no necesariamente llegan a la penetración pero que tienen resultados igual de traumáticos para las víctimas, los primeros cinco meses del 2015 ya registraba 2,474 casos. La cifra en todo el 2014 es alarmante: 5,727 casos reportados de delitos sexuales, de este número, 4,453 casos correspondieron a víctimas menores de 18 años.

La dolorosa actualidad

Imagen vía La Mula

Las cifras demuestran que una mujer en el Perú está más expuesta a ser víctima de violencia sexual cuando es niña o adolescente. Imagen vía La Mula

Todo lo anteriormente expuesto podemos encontrarlo con más detalle en esta nota que publicamos el año pasado, a propósito de las sandeces del excongresista -felizmente no fue reelecto- Juan Carlos Eguren sobre que en una violación callejera era difícil que una mujer se embarace “porque no lubricaba”.

2014

En octubre del 2014, Perú 21 informó que nuestro país ocupa el primer lugar entre los países de Latinoamérica donde se registra más denuncias por violencia sexual y el tercero en el mundo.

La situación es peor de lo que uno puede imaginarse. Diana Portal, comisionada de la Adjuntía para los Derechos de la Mujer de la Defensoría del Pueblo, detalló que un estudio de la Organización Mundial de la Salud de 2013 –en naciones con alta incidencia de casos– reveló que el Perú ocupa el tercer lugar en el mundo.

Estamos por debajo solo de países como Etiopía y Bangladesh, donde las violaciones crecen porque las menores son casadas antes de los 15 años.

2015

Según la Encuesta Demográfica y Salud Familiar (Endes), en el 2015 las violaciones sexuales siguen ocurriendo de manera recurrente en el hogar de las víctimas. Sus principales perpetradores son muy cercanos a ellas: padrastros, tíos, enamorados y vecinos.

2016

Durante los cuatro primeros meses de este año se han registrado 446 denuncias por violación sexual presentadas ante la Policía, siendo las niñas y adolescentes de 10 a 17 años de edad (60%) las principales víctimas entre las mujeres (411 casos).

Según explica Promsex, estas cifras confirman que las mujeres en el Perú se encuentran en mayor riesgo de experimentar violencia sexual cuando son niñas o adolescentes.

El rostro de las víctimas

Hace unos días, un grupo cerrado de Facebook que se formó con el fin de organizar la marcha Ni una menos, para protestar contra la violencia hacia las mujeres en nuestro país, recibió, de forma espontánea, miles de testimonios de abusos de todo tipo, entre ellos, violaciones sexuales que nunca denunciaron por miedo. En este útero, con el permiso de las víctimas, recogimos algunos de ellos.

En Ni una Menos, miles de mujeres le dieron un rostro a las frías cifras sobre violencia sexual que, si antes nos preocupaba ahora nos aterra. Muchos de estos testimonios pertenecen a la cifra oculta a la que hacía referencia el portal Infos en el 2011.

*****

Entonces, volviendo a la queja colectiva contra lo que dijo Indira Huilca sobre que el Perú es “un país de violadores”. Su expresión es una generalidad que se basa en hechos reales, puntuales, en cifras alarmantes que acabamos de detallar.

En todo caso, no solo es pernicioso que nuestro país tenga las más altas cifras de violencia sexual, sino que es mucho más peligroso que congresistas y ciudadanos se preocupen o se indignen más por lo que una legisladora dice basándose en cifras que por los miles de casos de abuso sexual que sucede en nuestras narices, día tras día, en miles de hogares. Eso sí que debería preocuparnos.