noticias , politica , sociedad Lunes, 25 julio 2016

MEGAPOST: Aclaremos el tema del indulto a Alberto Fujimori de una vez, ¿ya?

Hace siete años, Alberto Fujimori fue sentenciado a 25 años de prisión por los delitos de homicidio calificado, asesinato y secuestro. La mantanza de La Cantuta, la masacre de Barrios Altos y el secuestro de Gustavo Gorriti y Samuel Dyer le costaron la libertad al expresidente y máximo líder fujimorista. Eso, en teoría, ya es de conocimiento público. Desde entonces, Alberto está encerrado en la Base Policial de la Diroes.

alberto-fujimori-noticia-717321-Noticia-720162

Alberto Fujimori. Foto: La República

En mayo del 2013, el todavía presidente Ollanta Humala tuvo que lidiar con el primer pedido de liberación para Fujimori. En aquella oportunidad, se solicitó un indulto humanitario pero fue rechazado. No obstante el primer intento, como te contamos el fin de semana, Alberto Fujimori ha vuelto a presentar un pedido de indulto. Pero las circunstancias y el escenario político es completamente diferente al de hace 3 años. 

Pese a que el tema de esta gracia presidencial es permanente en la política nacional, ha cobrado mayor importancia desde hace unos días debido a distintos sucesos. La juramentación de la congresista electa Tamar Arimborgo, que prometió por “el indulto humanitario a Alberto Fujimori” y la pequeña marcha ciudadana realizada el último viernes han colocado el tema en agenda. Esto hubiera pasado desapercibido si no fuera porque el todavía primer ministro Pedro Cateriano confirmó la existencia de un pedido de indulto del expresidente.

Esto ocurrió el 23 de julio

1. PPK y el indulto

Ahora, es necesario darle una repasadita a las declaraciones de PPK sobre el indulto. Este útero ya te contó en varias oportunidades cuál es la decisión del presidente electo, pero de todas formas te la podemos resumir en breves líneas. Lo que asegura PPK es que, para empezar, él no firmará ningún indulto. Pedro Pablo ha dicho que Fujimori tiene todo el derecho de solicitarlo pero que él no lo firmará. Sin embargo, en donde sí podría estampar su rúbrica es en una eventual ley que le permita cumplir la sentencia en su casa con tal de que no tenga nombre propio. Esto dijo en una entrevista del 19 de junio. 

“Yo no voy a indultar a alguien que está encarcelado debido a un proceso que se hizo en toda su ley con acusaciones muy serias. Lo que sí estoy dispuesto a hacer, y lo he dicho ya hace bastante tiempo, es que si el Congreso de la República da una ley para gente de su edad -no puede ser una ley individual- pero una ley general que permite que gente en situación como él cumpla su sentencia en su casa, con una especie de arresto domiciliario, yo firmaría esa ley”.

Sin-título12

PPK hablando con Univisión sobre el indulto. Foto: Captura web Youtube

Si analizamos estas declaraciones de PPK -que ha vuelto a reafirmar hace algunas horas- entendemos que no hay forma de que firme un indulto.

2. ¿La Ley Fujimori?

Si PPK ya dijo en varias oportunidades que no va a firmar ningún indulto quedan dos formas de que Fujimori salga en libertad: que el todavía presidente Ollanta Humala firme el indulto o que la salida de Alberto se efectúe mediante una ley.

093809_132700

La libertad en proceso. Foto: RPP

Hablemos de la ley. En la última edición de Hildebrandt en sus trece del 22 de julio, el semanario afirma haber conversado con el congresista fujimorista electo por Huánuco, Guillermo Bocángel Weydert. Este señor, según indica el semanario, ha confirmado que presentará un proyecto de ley para otorgar arresto domiciliario “a los presos de avanzada edad y con problemas de salud”. Bocángel dijo que “si se dan las condiciones, va a presentar el proyecto de ley”.

Otro congresista fujimorista que aboga por la salida del expresidente es Israel Lazo Julca. El parlamentario electo por la región Junín es más drástico con sus declaraciones ya que le dijo al semanario que “la misión de Fuerza Popular es lograr que fujimori salga absuelto”. Si a esto le sumamos la juramentación de Arimborgo, las declaraciones de Cecilia Chacón y diversas opiniones de la bancada fujimorista, podemos asegurar que la ley se encuentra en proceso.

Pero si se saca una ley para que los ancianos purguen condena en sus casas, ¿no podría salir Abimael Guzmán en libertad?

Exactamente. José Alejandro Godoy explica este detalle.

“Una norma que tendría que ser, a la vez, genérica para no tener nombre propia y contar con candados para evitar la salida de presos cuyo repudio es compartido por toda la población, como es el caso de Abimael Guzmán”.

La ‘Ley Fujimori’ (nos adelantamos en ponerle el nombre) tendrá que ser lo suficientemente genérica para que no parezca ser una ley con nombre propio como alguna vez lo fue la Ley de Interpretación Auténtica pero al mismo tiempo tendrá que ser lo suficientemente específica para evitar la libertad de enemigos púbicos como Abimael u otros terroristas y/o asesinos.

Si PPK no va a indultar a Fujimori y la Ley Fujimori tomará tiempo y se enfrentará a diversas adversidades, ¿cómo podría salir Fujimori en libertad? Volvamos al tema del indulto pero esta vez con otro protagonista.

3. Ollanta Humala y el indulto

Para poder dejar claro el embrollo de los indultos es necesario recalcar que existen dos tipos de indulto: el humanitario y el común. En esta nueva solicitud, Alberto Fujimori no ha dejado claro si se trata de uno o del otro. En el año 2013, Fujimori solicitó un indulto humanitario pero fue denegado. ¿Podría pedirlo nuevamente? Sí, pero se va a encontrar con varios caminos sin salida. Godoy lo explica mejor que nadie. 

“En cuanto al indulto humanitario, hasta donde se tiene conocimiento, el señor Fujimori no ha tenido un deterioro sustancial de su salud durante los últimos tres años. Es decir, no se encuentra en una situación de gravedad terminal que amerite esta causa. Ya el gobierno actual, en mayo de 2013, rechazó una petición similar en esta línea, precisamente, porque no se cumplían los requisitos exigidos por el Reglamento de Gracias Presidenciales: a) una enfermedad terminal; b) una enfermedad grave no terminal en etapa avanzada, progresiva, degenerativa e incurable; y c) trastornos mentales crónicos, irreversibles y degenerativos. En estas dos últimas situaciones, la norma también exige que las condiciones carcelarias puedan colocar en grave riesgo la vida, salud e integridad del reo”.

Fue en junio que Alberto Fujimori presentó su más reciente problema de salud. Recordemos que Keiko Fujimori y toda su familia visitó al patriarca en la Clínica Centenario Peruano Japonesa por haber sufrido un cuadro de hipertensión generado por el partido Perú-Colombia. Desde entonces no se ha registrado ningún problema de salud ni mucho menos algún suceso que pueda justificar el indulto humanitario.

familia_fujimori-Noticia-778495

Visitando al papá. Foto: La República

El indulto común tampoco procedería debido a la Ley N° 26478 que impide otorgarle esta gracia a condenados por secuestro y modalidades agravadas.

“De acuerdo al Derecho Internacional de los Derechos Humanos, esto tiene consecuencias importantes para evitar que se establezca algún mecanismo para que un condenado por estos hechos sea sustraído de la acción de la justicia. En corto: se impiden amnistías o indultos para este tipo de casos”.

Sin embargo, en estos tres días restantes del gobierno de Humala, el todavía presidente podría firmar el indulto contra todo pronóstico. Pese a que el indulto humanitario no podría ser justificado y el común quedaría tumbado por motivos legales, Humala podría firmarla y ahorrarse problemas futuros con el Congreso mayoritariamente fujimorista. Rosa María Palacios explica este punto.

“Ollanta Humala puede considerar el pedido por razones políticas. Lo primero, el indulto es un toma y daca. Fujimori queda en libertad y el Congreso no los persigue más. Los Humala resuelven sus procesos en el Ministerio Público pero sin la presión mediática ni política del Congreso y sin abrirse proceso alguno. No hacerlo, les asegura un infierno de Mega Comisiones.  Ese es el precio de la transacción. Lo segundo, con protección fujimorista, o mejor dicho con sus líderes alineados fuera del juego de la confrontación, puede allanarse un camino duro de reconstrucción de imagen de Nadine Heredia con miras al 2021 o al 2026. El indulto podría darle a los Humala Heredia un futuro político, para bien o para mal, que hoy no tienen. Se retiran como un cadáver, demolidos, sin partido, ni aliados. ¿Puede el indulto ganarle la simpatía eterna de los votantes del fujimorismo?”.

Será en estos tres días previos al cambio de mando que procederá o descartará el indulto a Fujimori. A partir del día siguiente, ya con Pedro Pablo al mando, se comenzarán los preparativos para la ley. La posibilidad de un indulto es más seria y más real de lo que se puede esperar.

Secured By miniOrange