noticias Martes, 12 julio 2016

Reciclaje de baterías automotrices en el Perú, un nuevo mercado que apunta al crecimiento

La principal fuente de alimentación eléctrica de los autos, las combis, los omnibuses y varios vehículos más es la batería automotriz. En el Perú se pueden conseguir baterías en los supermercados, grifos, en las mecánicas y hasta por delivery. Como muchos otros productos en nuestro país, estas pueden ser compradas nuevas y usadas. La noticia de hoy tiene que ver principalmente con esta segunda opción. 

bateriacarro-g-070613

¡Que se haga la luz! (y la radio) Foto: pac.com.ve

1. Muy breve reseña del mercado peruano de baterías

El precio de una batería nueva en el Perú oscila entre los S/220 y S/350, dependiendo de la marca, número de placa y si es nueva o de segunda mano. ¿Qué tanta diferencia de precio existe entre una batería nueva y una usada? Siendo de la misma marca y el mismo modelo, una batería de segunda mano puede llegar a costar hasta la tercera parte de una nueva. El mercado de las baterías automotrices, según indicó la empresa Dercoparts el año pasado, mueve unos S/60 millones anuales. Las baterías automotrices, debido a su alto contenido contaminante, deben ser recicladas.

“Las baterías contienen 64% de plomo y compuestos de plomo, 28.6% de electrolito, 5% de polipropileno y 2.5% de polietileno, siendo de estos componentes los compuestos de plomo los más contaminantes para nuestro medio ambiente”.

En el mercado automotriz peruano se reciclan más de 100,000 baterías mensuales y el 40% de esta cantidad es por logro de la empresa peruana Fábrica Nacional de Acumuladores ETNA S.A. o ETNA, como es mayormente conocida.

95760

Foto: Gestión

La planta de reciclaje de ETNA, está ubicada en el distrito de Ventanilla y opera desde hace casi seis años.

“En dicha planta se recuperan materiales de los acumuladores eléctricos para reutilizarlos como parte de la materia prima a través de un conjunto de procesos controlados, en los cuales se separan los compuestos de plomo (óxidos de plomo, sulfatos de plomo, plomo metálico), el plástico y la solución electrolítica (ácido sulfúrico)”.

Ya, ya entendí todo. ¿Y cuál es el problema?

Ahora te contamos.

2. Una empresa chilena no quería que el negocio del reciclaje salga de Chile

Un artículo del medio chileno La Tercera, titulado “La pelea para evitar que salga de Chile el negocio del reciclaje de baterías de plomo”, nos contaba en mayo que varias empresas chilenas productoras de baterías le habían pedido al gobierno que modifique la norma que prohíbe la exportación de baterías usadas. En Chile existe un Decreto Supremo que prohíbe esta venta internacional. 

“La norma internacional, a la que Chile está adscrito, mediante el Decreto Supremo N°2/2010 del Ministerio de Salud, señala que “se prohíbe el movimiento transfronterizo de baterías de plomo usadas, desde Chile a terceros países, en tanto existan en el país instalaciones con capacidad para procesar estos residuos peligrosos”.

En Chile sólo existe una planta con licencia para reciclar estos productos de forma apropiada y, por lo tanto, permitida de exportar: la RAM-Recimat, ubicada en Antofagasta. 

recimatP2-01

RAM-Recimat en pleno reciclaje. Foto: recimat.cl

Esta especie de “monopolio de reciclaje” ocasionó que, en enero, las importadoras ETNA Chile, Emasa, Derco y RTC -A.Gildemeister le enviaran una carta al subsecretario de Salud de Chile pidiendo que se modifique esta norma.

“Felipe Konno, gerente general de Etna Chile, asegura que “en el país no existe la capacidad de recolectar, almacenar, transportar y reciclar gran parte de las baterías fuera de uso (…) En Chile se generan poco más de 50 mil toneladas al año de baterías en desuso, mientras que el máximo anual de procesamiento de  la planta de Calama es sólo de 36 mil toneladas”. 

Pero el gerente general de la única empresa autorizada para este proceso, Ivo Ivicevic, desmintió lo dicho y afirmaba que lo único que querían con su pedido es llevar el negocio fuera de Chile. La empresa chilena afirmaba que esto “dañaría el empleo chileno”. 

  • “Ivicevic argumenta que la exportación de baterías fuera de uso no sería conveniente, ya que “atenta contra el empleo y la industrialización de Chile, produce el manejo inadecuado de un residuo peligroso como las BFU y sus componentes […]
  • “Además, señala  que “es evidente el interés de recicladores de países vecinos, que generan ganancias importantes por sus bajos costos y que están, además, asociados a importadores de baterías en Chile”. Su aseveración apunta a que Etna Chile tiene una filial en Perú, que se dedica a la manufactura y comercialización de baterías de plomo”. 

3. Pero todo cambió y ahora sí se podrá importar al Perú

La Tercera informaba que existía un factor que había empeorado la lucha entre las importadoras para la modificación de la norma y era la promulgación de la Ley Marco para la Gestión de Residuos, la Responsabilidad Extendida del Productor y Fomento al ReciclajeEsta norma, que ya fue aprobada por el gobierno chileno, le abre las puertas a la exportación.

“Mediante decreto supremo, expedido por el Ministerio (del Ambiente) y firmado por el Ministro de Salud, se establecerán los requisitos, exigencias y procedimientos para la autorización de importación, exportación y tránsito de residuos”. 

Accumulators

El reciclaje apunta a ser un negocio próspero. Foto: mundoautomotriz

En junio de este año se informó que las exportaciones de baterías ETNA habían aumentado en un 79% gracias al lanzamiento de la batería de libre mantenimiento.

“No solo se trata de una mejora en la batería, el empaque también ha cambiado, presentándose ahora la batería dentro de una caja de cartón corrugado reciclado –para proteger el medio ambiente- y con un impactante diseño que denota tecnología e innovación”.

La aprobación de la ley chilena, sumada al crecimiento del parque automotor peruano (que apunta a llegar a 2.6 millones de vehículos en este año) podrían significar un aumento de la tasa de empleo en el Perú. Este útero se comunicó con ETNA Perú para obtener más información sobre sus forma de trabajo con la filial chilena y saber si la aprobación de la ley chilena favorecería al Perú. Sin embargo, la persona con la que pudimos comunicarnos (que no quiso decirnos su nombre) nos dijo que “no conoce a nadie en la empresa que pueda resolver ese tipo de preguntas”.