corrupción , noticias , periodismo , politica , sociedad , videos Martes, 28 junio 2016

¿Por qué han denunciado por traición a la patria a Panorama?

En menos de tres minutos, durante la edición del domingo 26 de junio, la directora periodística de Panorama, Rosana Cueva, informó lo impensable, el Ministerio de Defensa denunció penalmente al programa por nada menos que por el delito de traición a la patria. En un inicio, esta denuncia incluyó a la periodista encargada del reportaje en cuestión, Karina Novoa y a su directora. Pero según declara el canal, luego se solicitaron los nombres de todos los miembros que participaron en la nota para incluirlos en la misma denuncia.

1. Aguanta ¿Cuál es el reportaje por el que están denunciando a Panorama?

El domingo 17 de abril, Panorama emitió un reportaje titulado “Inteligencia fantasma: irregularidades en el manejo de fondos Vraem”. Esta nota revela una serie de incongruencias y movimientos ‘extraños’ (por ser friendly) en el destino del presupuesto asignado para el servicio de inteligencia del Vraem.

El reportaje es realmente escandaloso y se enfoca en un documento: el Anexo 04: Relación de gastos que se sustentan con comprobantes de pago de los gastos de inteligencia con recursos especiales. Este anexo contiene, como bien lo indica su nombre, la relación completa de montos que fueron utilizados para comprar información secreta de colaboradores eficaces que permitan la captura de terroristas y la desarticulación de cualquier ataque. ¿Cuál es el problema? La producción de datos de inteligencia es sospechosa y por varios motivos.

Para empezar, el anexo de setiembre del 2015 incluye declaraciones juradas de los colaboradores eficaces. ¿Por qué es esto sospechoso? Como bien lo explica César Astudillo Salcedo, excomandante general del Vraem del 2015 y actual inspector general del Ejército peruano, estas declaraciones juradas no son necesarias y exponen al peligro a quienes pudieran colaborar con las Fuerzas Armadas. ¿Por qué entonces se adjuntaron estos documentos? Astudillo sugiere que fue con la intención de hacer más formal la rendición de cuentas.

Sin título4

Papeleo innecesario.

El segundo factor que vuelve sospechoso este caso son las declaraciones de un militar de inteligencia del comando especial del Vraem que, por motivos de seguridad, prefirió mantenerse en el anonimato. Este militar afirma lo siguiente.

“Ahí está toda la verdad de la falsificación de informaciones. Informaciones falsas. Actividad de inteligencia ficticios. Solo para robarse el dinero del pueblo, por eso ahí está el resultado. No hay ningún logro de la lucha contra el narcoterrorismo.”

Y ese es solo el inicio de una serie de incongruencias. El anexo incluye un listado completo de todos los colaboradores y los montos que fueron cancelados.

Pero está bien pues, tío útero, así se sabe quiénes colaboraron

¡Al contrario! El propio Astudillo señala que esta documentación aumenta el riesgo de represalias contra los colaboradores que, por cierto, deberían ser documentados con alias o códigos para evitar que cualquiera conozca su identidad.

2. ¿Y cómo se habrían robado la plata si todo está documentado?

Este es otro detalle de la investigación de Panorama que agrava aún más esta denuncia. El Anexo 04 contiene las declaraciones juradas de los colaboradores, sus nombres, sus firmas, sus documentos de identidad y hasta sus huellas dactilares. Sin embargo, ellos niegan haber realizado cualquier tipo de colaboración.

¡KHÁ!

Tal y como lo lees, varios de estos supuestos colaboradores afirman no haber brindado información, no haber estado siquiera en el Vraem en las fechas que indica los documentos y, peor aún, denuncian que las firmas que aparecen en las declaraciones no son suyas y han sido falsificadas. El militar encubierto afirma lo siguiente.

“Pero para hacer la rendición mensual y justificar los gastos de las partidas de inteligencia han creado planillas falsas, que son miles y miles de soles”.

1

Los “colaboradores” dicen no haber firmado nada.

Oriol Curo Farfán es un hombre que trabaja en el comité de autodefensa de Huanta y que figura como uno de los colaboradores. Al ser entrevistado, negó por completo haber realizado esta labor. Lo mismo sucede con José Luis Tuanamá Peña, quien postuló al Ejército en el 2014 y no volvió más. Un caso adicional es el de Manuel Astopilco Baldeón, quien trabaja manteniendo los equipos médicos de la FAP y figura como colaborador eficaz. Si analizamos estos tres casos, podemos notar que las tres personas tuvieron algún tipo de vínculo con el Ejército alguna vez, pero ninguno afirma haber colaborado. ¿Cómo aparecieron entonces sus datos en el anexo?

Más suspicacias despierta el caso de Gregorio Mamani Aguilar, técnico de segunda de infantería de la Marina Base Naval de Ancón. Gregorio, militar activo, niega haber realizado cualquier colaboración justamente por ser un militar en actividad. Astudillo confirmó que los militares no pueden servir de colaboradores para sus propias bases ni mucho menos cobrar por ello.

Suspicious-Fry-Flanders-Leonardo-DiCaprio-Meme-Gif

Todo es muuuuuuuuy sospechoso.

Para empeorar la situación debemos resaltar que varios de estos informes que figuran en el anexo son iguales. Todas estas “colaboraciones eficaces” describen escenarios similares de personas con las mismas vestimentas, con las mismas armas y en las mismas formas solo que en locaciones diferentes. Cuando la periodista Karina Novoa le preguntó sobre este detalle a Astudillo, este respondió que puede que se haya llenado de esa forma solo para cumplir con la documentación. ¿Copy paste de inteligencia?

3. Fantasmas lujosos

Ahora que sabemos que varios de estos colaboradores niegan haber servido como tales y que algunos hasta amenazan con denunciarlo ante las autoridades, hay un detalle que se encarga de colaborar con la cuota tragicómica de este caso. La rendición de cuentas que figura en el Anexo 04 incluye boletas de consumo de algunos restaurantes lujosos de la zona. Este es el caso de “Fuziones”. La documentación incluye boletas por consumo que van desde los S/180 hasta los S/350. ¿Qué clase de información secreta y de inteligencia podría uno recepcionar en un restaurante céntrico? Astudillo sugiere que ‘es posible’ pero que lo encuentra difícil.

DSC_1380

Si hasta el propio general del ejército dice que es difícil que suceda esto…

Los consumos en “Fuziones” no son los únicos gastos extraños; también se encontraron boletas por alquiler de motos, carros, compra de combustible, galones de esmalte, pintura, cables, tuberías, una estructura metálica para desagüe de dos metros; perecibles como mantequilla, café, mermelada y más. Astudillo indica que algunos de estos sí podrían calificar para ser adquiridos con fondos del servicio de inteligencia, pero hay otros que no explica cómo llegaron ahí. “Se tendrá que realizar una investigación, no es que queda ahí y ya. Se tiene que investigar”, declaró. La fuente anónima también se pronunció al respecto.

“Los generales, coroneles y comandantes responsables de manejo y control de este dinero se lo roban y para justificar su robo se inventan informes de inteligencia. Pagos de supuestos colaboradores que en realidad son falsos, ellos mismos se colocan en las planillas como si ellos salieran a la calle a buscar información. Nunca salen”.

Asu

4. Y ahora son denunciados por traicionar a la patria

3d9f75_11418507_10153108689158052_1481848029_n

Denuncia absurda e innecesaria. Foto: Exitosa

El delito de traición a la patria tiene una pena de 15 años y no es poca cosa. Como bien señalamos al inicio de esta publicación, la denuncia que en un inicio incluía sólo a Karina Novoa y a Rosana Cueva pasó a querer incluir a todo el equipo relacionado con el reportaje. Jose Alejandro Godoy declaró para lamula.pe y afirmó que esta denuncia “no lesiona ninguna norma de Defensa ni, menos aún, vulnera secretos militares”.

“…debió quedar atrás la época en la que hacer reportajes sobre las Fuerzas Armadas acarreaba algún tipo de represalia para el periodista que lo esté haciendo. ¿O es que estamos de nuevo en los tiempos donde los periodistas eran amenazados, enjuiciados o insultados por meterse con temas castrenses?”.

Más allá de denunciar a gente de prensa, lo que debería hacer el Ejército peruano es explicar por qué todos los colaboradores eficaces dicen casi lo mismo y por qué su firma no se parece a la que aparecen en sus DNIs. Además, ¿por qué el personal de Inteligencia hace su trabajo en restaurantes céntricos? ¿Y por qué necesitan galones de pintura?. Aquí lo que debe de haber son explicaciones y no denuncias.