denuncia , economía , narcotrafico , noticias , politica Lunes, 20 junio 2016

5 pasos que explican la ¿suerte? de la empresa estrella de los hermanos Fujimori

Un equipo de periodistas, entre ellos este útero, comandados por el maestro Yoda Edmundo Cruz y Obi Wan Kenobi Daniel Yovera, sacaron a la luz los movimientos de la empresa bandera de los Fujimori, Limasa, que, tras recibir una serie de préstamos de parte de sociedades con poco tiempo de vida, aumentó su capital y de pronto se hizo socia de la transnacional japonesa Sankyo Corporation.

Aguanta tu carro ¿Limasa no es la de los 100 kilos de coca?

Exacto. Por eso contaremos la historia desde el comienzo.

1. La droga en la empresa

En el 2009, Kenji se asoció con José Begazo Ramos, José Begazo Bedoya y Marco Ynaba Reyna para formar Limasa. Los dos últimos fueron investigados por un hallazgo de 500 kilos de droga en el 2006, cuando laboraban en almacenes Licsa.

Dos de sus socios ya habían sido involucrados en un escándalo de drogas. Ok…

En el 2013 explotó el escándalo. en los almacenes de Limasa, con sede en el Callao, se encontraron 100 kilos de cocaína. Sin embargo, por cosas del azar (este es un vil eufemismo), las investigaciones de la Fiscalía no determinaron culpabilidad en los dueños de la empresa. Es más, ni siquiera llamaron a declarar a quien, en ese entonces, era accionista de Limasa, el congresista Kenji Fujimori.

¿Qué hicieron en Limasa? Tras el roche, Miguel Ángel Ramírez Huamán, quien fue candidato al Congreso por el fujimorismo en el 2011 (recontra cercano a los Fujimori), se alejó de la empresa.

Ok, pero, supongo que después de este súper escándalo, los Fujimori se habrán alejado de Limasa para siempre…

No, en realidad no. A pesar de este escándalo, Limasa aumentó su capital y entre los accionistas ya no figuraba un solo hijo de Alberto, sino que el inubicable Hiro Fujimori se integró a la empresa junto con un abogado gringo que luego visitó al patriarca en el penal de Barbadillo.

Pero vayamos por partes.

2. Primer “aumento de capital”

Aquí hablaremos de un término recontra técnico que se llama “capitalización de la deuda”, pero es fácil de describir. Es cuando una empresa le presta dinero a otra pero en vez de que se cancele la deuda, la empresa que da el dinero se hace accionista en la empresa deudora y así no hay perro muerto, más bien se vuelven amiguis.

Eso es lo que hizo Limasa con FM Capital Partners SAC el 28 de junio del 2012.

¿Capital qué?

FM Capital Partners SAC fue constituida un mes y tres semanas antes de que le preste dinero a Limasa, con un capital de tan solo mil soles.

¿Quién creó esa empresa?

Los hermanos Carlos y Miguel Torres Morales, abogados del estudio jurídico fundado por su viejo, el expremier de Fujimori, Carlos Torres y Torres Lara. Lo más raro es que la empresa tiene como domicilio fiscal el mismo lugar en donde funcionan las oficinas de Limasa, Néstor Gambetta 190, Callao. Y un dato más: Miguel Torres es compañero de promoción de Kenji en el colegio Recoleta, y ahora flamante congresista electo por Fuerza Popular.

(¿ahora sí te va encajando todo, no?). 

Ay ¿Y cuánto le prestó?

FM Capital Partners SAC, constituida un mes y tres semanas antes con S/. 1,000 de capital social, le prestó S/. 424,809 a Limasa.

Bro-der…

Aún falta más sobre este millonario préstamo.

Los hermanos Torres Morales designaron como gerente general de la empresa a Vladimir Alexeis Ortega Vidal, un joven de 22 años que registra domicilio en el kilómetro 22 de la avenida Túpac Amaru, en Comas.

(Asu, debe ser un niño genio ¿no?) 

Pero, como ya te habíamos advertido al principio de esta historia financiera, Limasa no le pagó a FM Capital Partners, sino que le dio acciones dentro. Por lo tanto su capital social aumentó de S/ 991,220 a S/ 1’416,029.

3. El cambio en FM Capital Partners

Una vez que se hizo toda esta transacción, dos personajes tomaron la empresa FM Capital Partners SAC. Adivina de quién se trata…

En el 2014, los socios de FM Capital Partners, ya dentro de Limasa, eran Hiro Fujimori y su pata Daniel Scott, el abogado gringo.

Ajáaaaa…

O sea que Kenji ya compartía directrices con su hermano mayor en su empresa bandera.

Así es.

Good children. Good brothers.  Foto: albertofujimori.net

Good children. Good brothers. Good fell..
Foto: albertofujimori.net

4. Prestándole dinero a tu espejo

En el 2014, Limasa volvió a incrementar su capital bajo la misma modalidad que con FM Capital Partners.

Esta vez, fue con una empresita llamada Inversiones Perú Japón, creada el 2 de mayo de ese año con un capital de tan solo 100 soles. Dos abogados la crearon, Dante Sanguinetti Marroquín y Gianpaul Castañeda Carruitero. El 31 de ese mismo mes designaron como gerente general a adivinen quién…

Alexeis Ortega Vidal, el mismo muchacho al que dos años antes habían nombrado gerente de FM Capital Partners.

(Ese chibolo Alexeis tiene que ser capazo para ser gerente en dos empresas ligadas a los Fujimori ¿no? ¿Qué onda con los hermanos de Keiko, ah? ¿Son cazatalentos?) 

Sigamos

Los accionistas de Inversiones de Perú Japón eran, al 30 de junio de 2014, FM Capital Partners -la empresa de Hiro y Scott- con 52 acciones; Kenji Fujimori, con 36 acciones y el socio de éste, Marco Ynaba, con 12 acciones. O sea, los mismos de Limasa eran socios de una empresa pequeña y ellos mismos se prestaron dinero.

Pero atentos a este párrafo:

Desde su creación, 2 de mayo, y su desaparición, 30 de junio del 2014, la novísima empresa se había convertido en socia principal de Limasa, con 1’204,233 acciones, es decir, casi el 40% de la participación total.

Pero, aún siendo su principal accionista, Limasa la absorbió, y al incorporarla a su patrimonio, Limasa sumó los S/ 100 de capital que tenía Inversiones Perú Japón, pasando el capital social de la almacenera del Callao de S/ 2’867,220 a S/ 2’867,320.

Como siguiente paso, los accionistas de Limasa –Kenji, Hiro e Ynaba– cancelaron a los socios de Inversiones Perú Japón –Kenji, Hiro e Ynaba– S/ 1’204,233 por igual número de acciones que aquella poseía en la propia Limasa. Es decir, se pagaron a sí mismos. Y, como en términos legales se trató de un desembolso de dinero, el capital social de Limasa se redujo a S/ 1’663,087.

5. La gran deuda de la pequeña empresa

La empresita Inversiones Perú Japón, en su corto tiempo de existencia, y con un gerente de 24 añitos, recibió un préstamo. En realidad una millonada de préstamo de parte de una transnacional.

Inversiones Perú Japón había adquirido un préstamo por US$ 1’470,000. No con el sistema bancario, sino con la japonesa Sankyo Global Logistics (Canada) Inc. que, como ya explicamos, forma parte de la corporación asiática Sankyo Corporation.

(¿Qué? ¿Una transnacional le prestó más de un millón de dólares a una empresa con pocas semanas de vida y creada con 100 lucas? Ala).

Pero como Inversiones Perú Japón fue tragada por Limasa, era la empresa principal la que asumía también sus pasivos.

¿Y qué hicieron los Fujimori y sus amigos con tremendo pasivo?

Lo mismo de siempre. Capitalizaron la deuda.

Efectuaron dos operaciones:

  • primero, canjearon S/ 415,772 del total de la deuda con Sankyo, lo que hizo incrementar el capital social de S/ 1’663,087 a S/ 2’078,859;
  • segundo, la junta decidió capitalizar US$ 700,000 más de la deuda con Sankyo, emitiendo acciones a un valor de S/ 3.71 cada una.
sdsdg Foto: Daniel Yovera

Ayn, qué pena que no hayan invitado al niño genio.
Foto: Daniel Yovera

O sea que la gigantesca Sankyo se convirtió en accionista de Limasa y lo hicieron oficial en una junta de accionistas pero aquí viene nuevamente el niño genio.

La junta fue encabezada por Marco Ynaba Reyna y el joven Alexeis Ortega Vidal, entonces con 24 años, a quien revistieron de facultades para representar a Limasa e inscribir los acuerdos ante las notarías y los Registros Públicos de Lima y Callao.

O sea firmó el chibolo y no firmaron ni Kenji ni Hiro Fujimori.

En fin, hasta el 2015 el accionariado de Limasa está así, fíjense:

Según el acta de la junta de accionistas de Limasa, del 31 de agosto del 2015, sus socios en orden de importancia son: FM Capital Partners, de Hiro Fujimori y Daniel Scott Matson, con el 41.38%; Kenji Fujimori, con el 28.96%; Sankyo Global Logistics, con 20%; y Marco Ynaba Reyna, con 9.66%.

Rebobinando…

Como ya nos dio un poco de calambre al cerebro, más o menos la cosa fue así.

  • Limasa recibe préstamos de una empresa a la que luego le da acciones y aumenta su capital. Esa empresa tiene como gerente a un chibolo genio y sus socios son Hiro Fujimori y su pata Daniel Scott, quien visita a Alberto Fujimori en la cárcel.
  • Después se forma otra empresa bien pequeña con 100 luquitas de capital, pero los accionistas son los mismos que los de Limasa. Esta empresa pequeñita recibe un gigantesco préstamo de parte de la trasnacional Sankyo.
  • La empresa chiquita le presta dinero a Limasa y luego es absorbida, con su absorción también llega con el pasivo del súper préstamo de Sankyo.
  • Limasa no le paga a Sankyo sino que la hace socia. Todos los papeles los firma el chibolo genio.

Preguntas que quedan en el aire, cual dióxido de carbono

¿Por qué un chico de 22 años es gerente dos veces? ¿Por qué lo revisten de facultades para que firme acuerdos en la junta de accionistas?

¿Por qué una transnacional como Sankyo Corporation le prestó dinero a una empresa pequeña y no de frente a Limasa? Según expertos consultados, este es un pésimo esquema de inversión.

¿Para qué visitó el abogado gringo Daniel Scott a Alberto Fujimori? Su reunión duró más de 3 horas según los registros.

Amigos de la Sunat, el Ministerio Público y la Unidad de Investigación Financiera, tal vez esto les podría interesar.