denuncia , discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Domingo, 12 junio 2016

Orlando también pasa en Trujillo: El crimen que no fue trending topic

El 31 de mayo La República lo informó así : «Asesinan de cuatro balazos a un adolescente travesti de 14 años». La noticia contaba que sicarios habían matado de cuatro balazos a una adolescente transgénero de 14 años, identificada como Zuleimy Aylen Sánchez Cárdenas.

11898549_430747833775495_7053658959111086671_n

Zuleimi celebrando. Foto: Facebook

Pero la historia va más allá de un simple asesinato o un acto vandálico. Zuleimy fue víctima de la homofobia, fue asesinada -al igual que las 50 personas en Orlando- por una persona homofóbica. Este asesinato por odio, del mismo modo que muchos otros, fue olvidado por completo.

1. Historia

El diario La Industria, de Trujillo, contó más detalles del asesinato. Para empezar, es necesario recordar que hablamos de una persona de 14 años. Zuleimy, que en algún momento se llamó José Luis, empezó a cambiar desde los 12.

«A los 12 años de edad, José Luis advirtió que su cuerpo experimentaba cambios y optó por llamarse Zuleimy Aylen Sánchez Cárdenas, una guapa y alegre jovencita. Esta metamorfosis le costó la vida el último lunes 30 de mayo, a un día de celebrarse el ‘Día Nacional de la lucha contra la violencia y los crímenes de odio hacia lesbianas, transgéneros, gays y bisexuales’.

12553003_470649683118643_8344000934702868459_n

Zuleimy. Foto: Facebook

El diario trujillano narró más detalles sobre la vida de Zuleimy. Su familia afirma que era una adolescente trans muy envidiada.

«Asimismo, la familia de Zuleimy Aylen, refiere que desde que José Luis decidió ser un travesti, era muy envidiado pues «tenía la apariencia de una reina. Cuando se maquillaba y vestía era muy bonita y muchos sentían envidia y hasta cólera», refiere Margot Vigo Soto, tía de la víctima, al no descartar que alguna persona que envidiaba a su prima, lo asesinó sin piedad».

A finales de mayo, Zuleimy se escapó de su casa y se fue a una fiesta. Su madre no le había dado permiso pero ella decidió esperar a que duerma.

«Poco a poco su familia empezó a apoyar su decisión y a llamarla Zuleimy Aylen, quien desacatando las órdenes de mamá, esperó que esta se durmiera para ir a la fiesta, sin imaginar que ya no regresaría a casa. ‘Mi tía le negó el permiso para ir a la fiesta, pero ella esperó las 11:00 de la noche del domingo para salir de casa’, sostiene Margot entre lágrimas».

Esa fue su última fiesta

2. Muerte

El asesinato se llevó a cabo el 30 de mayo en horas de la madrugada. La regidora Luisa Revilla Urcia declaró cuál habría sido el escenario previo a la muerte de Zuleimy.

«La primera regidora transgénero del Perú, Luisa Revilla Urcia, refiere que una de las hipótesis policiales respecto a la muerte de la joven travesti, es que esta se encontraba bebiendo unas cervezas con un grupo de amigos, cuando uno de ellos al intentar acariciarla se percató que era un travesti, desató su furia desmedida en él y su grupo, quienes dispararon contra la adolescente».

Son varias hipótesis que flotan alrededor del caso. Mientras que La República señala que se trató de un asesinato cometido por sicarios, la regidora Revilla sostiene que fueron personas cercanas a la adolescente trans que, luego de confundirla, decidieron dispararle. 

velorio_0

Ataúd blanco porque se trata de una menor. Foto: La Industria

Algunas fotos del cuerpo pueden ser encontradas en redes sociales pero nosotros decidimos no compartirlas. Pese a la crudeza del crimen y a haber ocurrido en plena campaña electoral, el caso pasó desapercibido.

3. «La prensa local dijo que era un chico vestido de mujer»

La periodista Esther Vargas mencionó el caso y resaltó la poca cobertura -que bien podría ser llamada indiferencia- del caso. Para empezar, recriminó la forma en la que los pocos medios que contaron la noticia se refieren a ella.

«Zuleimy vivía en Trujillo. Tenía 14 años. Estaba en una esquina del distrito de La Esperanza. Al parecer, ella y sus amigos estaban tomando licor. De pronto, cuatro balazos borraron su sonrisa maquillada, la hicieron caer sobre el piso. Se desangró. Murió. La prensa local dijo que era un chico vestido de mujer. Una loquita más».

La poca cobertura del caso a nivel político es algo que la fundadora del portal LGTB «Sin Etiquetas», cuestiona. ¿La campaña electoral podrá justificar la indiferencia ante el horrendo crimen?

«Los trans y las trans en el Perú son el tema menos sexy de cualquier campaña electoral. Así que en este proceso electoral, a excepción de Verónika Mendoza, hubo mutis. En el Congreso que se va, la ley de crímenes de odio fue ignorada».

velorio3

La ley de crímenes de odio fue ampliamente rechazada por el Congreso de la República. Aquí hay un listado de todos los congresistas que se opusieron. Foto: sentidog

Esther pidió que la ministra de la Mujer, Marcela Huaita, se pronuncie sobre el caso. El discurso llegó horas después.

La columna termina con un hecho real: hay miles de Zuleimys en el Perú. 

«Hay muchas Zuleimy en el Perú que pasan inadvertidas. Nadie pregunta por sus vidas apagadas. Sus familias las rechazan. La sociedad las desprecia. Nadie las busca. Nadie las necesita. Pero existen».

Hoy volvemos a ser testigos de un crimen masivo de odio. El tiroteo en Orlando, que dejó un saldo de 50 muertos y 53 personas heridas, víctimas de un hombre que abrió fuego dentro de una discoteca gay, nos vuelve a recordar que la homofobia es real y está tan latente como siempre. El caso de Zuleimy se encarga de recordarnos que estos hechos no son lejanos a nuestro país: suceden todos los días.

¿Cuántas Zuleimys han pasado desapercibidas por la opinión pública y los organismos estatales? ¿Cuántas Zuleimys tendrán que morir para que comencemos a pensar en ellas y ellos?

Secured By miniOrange