Elecciones 2016 , politica , webeo Sábado, 4 junio 2016

Celebrity Deathmatch: Víctor Andrés Ponce vs Eduardo Dargent

Algunos periodistas y analistas se basaron en encuestas de la semana anterior para decir que PPK se equivocó al hacer notar más claramente su antifujimorismo, y que recibir el apoyo de Verónika Mendoza lo hizo perder votos. Que todo esto era una pésima estrategia.

Uno de estos periodistas fue Víctor Andrés Ponce. ¿Quién? Ya sabes, el director de El Montonero, que le mandaba cartitas de amor a Alan, y quien vio más allá de los mortales y notó que Chlimper es inocente. ¿KHÁ? Sí.

El politólogo Eduardo Dargent vio lo que dijo Ponce sobre PPK y al toque le respondió. Es allí donde inicia nuestro…

¡Celebrity Deathmatch!

meme4

Imagen: Útero.pe

Esto fue lo que dijo Ponce

“Cuando empezó la segunda vuelta PPK tenía todas las de ganar. (….) pero se zambulló con zapatos y todo en la mencionada polarización y, de súbito, PPK dejaba de ser PPK y comenzaba a aparecer un remedo del candidato nacionalista que votaba fuego antikeikista en las elecciones del 2011. Si bien los analistas y los periodistas solo se aproximan a la verdad y cometen muchos yerros, sobre todo en una sociedad con tanta volatilidad electoral como la nuestra, todo indica que PPK camina sin pausa a un abismo”.

Ya…

Pero Dargent le aplicó este ¡FATALITY! con una lluvia de aclaraciones

Así habló Dargent en su columna en La República:

“(…) Señalar, como Ponce, que la caída de PPK se debe a su polarización no tiene en cuenta que PPK venía cayendo desde mucho antes de polarizar. Recién la semana siguiente a la sacada de mugre en Piura, hace unos 10 días, se vio un cambio de actitud en su campaña, ya evidente en el debate del domingo último. Ha comenzado a señalar diferencias con su rival después de una campaña anodina”.

“(…) en la cabeza del elector de inicios de segunda vuelta PPK se convierte de inmediato en el antifujimorismo y pierde fuerza precisamente por su tibieza y desinterés”.

“(…) a inicios de semana no podíamos evaluar el efecto del cambio de estrategia. En ese momento, nos basábamos en nuestra evaluación previa de la elección y poco más. Las encuestas de la semana anterior por las fechas en que se realizaron no recogían del todo el efecto de dicho cambio y mucho menos el apoyo de otros actores, como Verónika Mendoza. Recién con las encuestas que aparecieron a partir del jueves (que no circulan públicamente por una absurda norma) y con los resultados del domingo podremos evaluar si el cambio de estrategia benefició o afectó a PPK”.

“La efectividad de este cambio de estrategia no se debe medir por el resultado final de la elección sino evaluando si logró cambiar la tendencia previa. Si el cambio de estrategia no cambió la tendencia o la profundizó, hay bases para decir que el movimiento de PPK le costó votos, que el apoyo de Mendoza no contribuyó, y que analistas como Ponce tenían razón en sus juicios (o prejuicios). Si se aproximan los números, aún perdiendo, pues hay base para argumentar que la estrategia sí sirvió”.

“Si bien el cambio de PPK era necesario, lo ayudaría y reduciría la distancia, era muy difícil cambiar drásticamente la tendencia”.

¿Quién ganó? Peluchín culto Dargent, obvio.