denuncia , libertades , noticias , periodismo , sociedad , violencia Lunes, 25 abril 2016

Cronología de cómo Pedro Salinas destruyó al Sodalicio de Vida Cristiana

Pedro Salinas y Paola Ugaz. Imagen: IDL-R

Pedro Salinas y Paola Ugaz.
Imagen: IDL-R

Después  de varios años y un sinfín de insultos -y a veces amenazas-, el periodista Pedro Salinas, con la ayuda de Robin, perdón, de Paola Ugaz, ha sepultado a  la organización eclesiástica de la que formó parte en su juventud y a la que renunció después de un largo y doloroso proceso de introspección.

Han tenido que pasar muchos años para que sea el mismo Salinas quien destape la olla de grillos que era el Sodalitium Christianae Vitae (SCV) y que había permanecido en las sombras desde su fundación en 1971.

1. El principio del fin

Imagen: www.perubookstore.com

Imagen: www.perubookstore.com

Todo empezó con la publicación de Mateo Diez en el 2002, hasta esa fecha, el periodista aún mantenía una relación cordial con algunos miembros del Sodalicio. La novela, que es ficción pero que está basada en sus vivencias al interior del SCV, es el primer peldaño de esta larga batalla que precedió al escándalo mundial en que hoy se ve envuelta la organización religiosa.

Por esa época ya se conocía indicios de que el SCV escondía en su interior una historia de abuso y dominación entre sus integrantes. Un reportaje del 2001 ya hablaba de los malos tratos de los sodálites y el periodista José Enrique Escardó -quien fue el primero en denunciar públicamente a la organización en sus columnas en la revista Gente- ya daban cuenta de que había algo que aún no habíamos descubierto. Se trataba de algo que se apenas y se acercba a la punta del iceberg.

Escardó fue el primero en levantarse contra el Sodalicio. Imagen: captura Twitter

Escardó fue el primero en levantarse contra el Sodalicio.
Imagen: captura Twitter

2. El escándalo Doig

En febrero del 2011,  cuando estaba cantada la beatificación de Germán Doig, quien fuera el segundo al mando  del Sodalicio -detrás de Luis Fernando Figari- se destapó el primer gran escándalo en la institución. Doig (fallecido en el 2001) había sido acusado de haber abusado sexualmente de integrantes sodálites. Tanto fue el escándalo que su nombre fue retirado de la terna para la beatificación y de la página web del SCV por sus “inconductas sexuales”. Tras el escándalo, Figari renunció “por motivos de salud” al cargo de Superior General de la organización.

Los acusados junto a Juan Pablo II (todo encajaba). Foto: Útero.Pe

Los acusados junto a Juan Pablo II (todo encajaba). Foto: Útero.Pe

Meses después del destape, el propio fundador del Sodalicio, Figari, fue por primera vez acusado de abusar física, psicológica y sexualmente de los jóvenes que se unían a su vertical organización. Diario 16 hizo el destape tras tener acceso a una denuncia que había llegado a la Arquidiócesis de Lima.

3. Al diablo con el Sodalicio dios

Pequeño aperitivo antes del plato fuerte. Foto: www.communitas.pe

Pequeño aperitivo antes del plato fuerte.
Foto: www.communitas.pe

En octubre del 2013, Pedro Salinas publicó su libro Al diablo con dios. Se trataba de un recuento de sus columnas en las que específicamente hablaba del papel de la iglesia católica en el Perú y el mundo y cómo había sido el trato y la relación de esta con sus fieles distribuidos en numerosas organizaciones. Entre estas figuran, cómo no, los legionarios de Cristo, liderados por el pederasta comprobado Marcial Maciel o los niños que acudían a la parroquia Sagrado Corazón en Chile, al mando de otro conocido abusador Fernando Karadima.

En distintas entrevistas Salinas -en off o en on the record– admitió que su libro era una suerte de exorcismo pero a la vez equivalía más bien el preámbulo de una investigación mucho más grande y poderosa.

4. Los otros protagonistas

A la vez que Pedro Salinas junto con la periodista Paola Ugaz profundizaban en la investigación de los abusos cometidos en el SCV, el blog denominado Las líneas torcidas ofrecía información nueva, poderosa y sobre todo discreta de los abusos en la institución perpetrados por los líderes a lo largo de toda su existencia.

Por esa época, entre el 2013 y el 2015, el actor Jason Day denunció públicamente al sacerdote sodálite con quien hizo la Primera Comunión. En su columna en diario La República, narró un escalofriante encuentro con el clérigo Luis Ferroggiaro cuando apenas tenía nueve años de edad. El actor concluye que al sentir el peligro simplemente huyó.

5. Mitad Monjes, mitad soldados

14 o 15 años después de las primeras denuncias contra el Sodalicio y sus miembros, salió a la luz la gota que colmó el vaso. La publicación de Mitad monjes, mitad soldados, que marca un hito del periodismo de investigación a nivel nacional, provocó un terremoto en el interior de la iglesia católica en general. La podredumbre salpicó hasta el Arzobispado de Lima y la Conferencia Episcopal y el escándalo ha sido tal que el caso cobró relevancia a nivel mundial y es un tema aún vigente en cualquier redacción y primera plana de los periódicos.

Foto: Editorial Planeta

Foto: Editorial Planeta

En este útero dimos un adelanto de los escalofriantes testimonios que recoge el libro. Su crudeza es tal que la justicia peruana tomó cartas en el asunto y en el Sodalicio nombraron a una Comisión de la Verdad, para que investigue las denuncias a raíz del detonante escrito, y cuya conclusión ha salido hace poco dando de golpes en la cara a la institución: Luis Fernando Figari es culpable y en el SCV se cometieron y aún se cometen abusos de todo tipo contra los jóvenes captados. Mitad monjes, mitad soldados es solo la punta del iceberg. Lo demás está aún por descubrirse.

Secured By miniOrange