corrupción , noticias , politica Miércoles, 20 abril 2016

Mira por qué este miembro del TC debe decir “ahorita no, joven” en el pedido para anular la condena de Fujimori

Son un montón, realmente un huevo de veces en que la defensa de Alberto Fujimori, sea con el abogado César Nakazaki o con callen al loquito William Paco Castillo, ha presentado un recurso de hábeas corpus para anular la condena de 25 años que pesa sobre el expresidente por los delitos de homicidio -casos La Cantuta y Barrios Altos- y secuestro agravado -al periodista Gustavo Gorriti y al empresario Samuel Dyer-.

Hemos seleccionado, por fecha, solo algunos de ellos.

1. El que puso Nakazaki en el 2011

Por esa época César Nakazaki, entonces abogado del exmandario, después de una larga batalla contra el Poder Judicial y sus reiterados rechazos a su pedido de anular la condena de Fujimori, presentó un recurso de hábeas corpus ante el Tribunal Constitucional (TC).

¿Con qué objetivo se presenta un documento de esa naturaleza? Cuando se considera que no se han respetado los derechos del procesado.

En agosto del 2011, el TC, compuesto por los magistrados Carlos Mesía Ramírez, Presidente; Ernesto Álvarez Miranda, Vicepresidente, Juan Vergara Gotelli, Ricardo Beaumont Callirgos, Fernando Calle Hayen, Gerardo Eto Cruz y Óscar Urviola Hani, le dijo a Nakazaki que su defendido ¡NO va a salir!. Así que se declaró improcedente su recurso de hábeas corpus.

Nakazaki frente al TC, agosto 2011. Imagen: giphy.com

Nakazaki frente al TC, agosto 2011.
Imagen: giphy.com

2. El que puso un fan por el 2013

El 5 de octubre del 2012, el ciudadano llamado Gregorio Parco Alarcón, interpuso un recurso de agravio constitucional (que es la otra chapa del hábeas corpus) a favor de Alberto Fujimori. ¿Por qué? porque el Poder Judicial le había rechazado oootro hábeas corpus que interpuso contra el juez César San Martín.

¿Y qué le dijo el TC esa vez a don Gregorio? Como ya lo suponen, el ocho de mayo del 2013 le dijo Sorry, no pasa.

Sorry, Gregory Imagen: giphy.com

Sorry, Gregory
Imagen: giphy.com

3. El turno de Paco

¿Han leído El lazarillo de Tormes? (solo es una preguntita. Foto: El Comercio

¿Han leído El lazarillo de Tormes? (solo es una preguntita. Foto: El Comercio

William Paco Castillo, el personaje más surrealista de esta década, asumió la defensa de Alberto Fujimori en el 2012. Lo primero que dijo esa vez fue que él ‘era la mejor opción’ para el expresidente. O sea le mandó su chiquita a Nakazaki. Entre tantas cosas memorables que hizo nuestro amigo Paco en su nueva chamba, fue intentar, una vez más, que le anulen la condena al Chino.

Por eso, el elocuente abogado presentó el enésimo recurso de hábeas corpus ante el Poder Judicial, esta vez en contra de los jueces que sentenciaron a Fujimori a 25 años de pena privativa de la libertad, es decir contra César San Martín, Hugo Príncipe Trujillo y Víctor Prado Saldarriaga, quienes eran los integrantes de la Primera Sala Penal de la Corte Suprema, encargada de juzgar al exmandatario.

¿Y qué le respondieron a Paquito el del barrio?

El miércoles 9  de setiembre del año pasado, la jueza María Niño Palomino declaró infundado en todos sus extremos el recurso presentado por Fujimori:

En su resolución explicó que las sentencias emitidas por Primera Sala Penal Especial y la Primera Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema fueron producto de un “proceso regular”, en el que se respetaron todos los derechos fundamentales del acusado.

También recordó que durante el juicio oral, ni Alberto Fujimori ni su defensa cuestionaron ninguno de los puntos que ahora alegan.

Niño Palomino señaló que los magistrados tenían la potestad para juzgar al ex jefe de Estado.

¿Y qué hizo el abogado de Fujimori ante esta choteada recontra maleada?

Como ya lo debes imaginar, acudió al Tribunal Constitucional.

4. La batalla en el TC

¿Se acuerdan que hace poquito nomás Cecilia Chacón dijo que el líder de Fuerza Popular saldría de la cárcel “por la puerta grande“? En el programa de Beto Ortiz, Plan B, la congresista explicó que se buscaría anular el juicio al papá de Keiko.

Pues resulta que hoy, el TC escuchó el alegato oral de la defensa de Alberto Fujimori, o sea el discurso de Paco, y de la otra parte, es decir, del Poder Judicial, en el marco del pedido de hábeas corpus.

Ya, pero qué tanto lío haces, segurito le van a decir que NO, como siempre.

5. La oveja negra

Aguanta tu carro. Lo que pasa es  que en el 2014 cambiaron a los miembros del Tribunal Constitucional. Sí, cuando marchamos contra la repartija. Después de todo el despelote que se armó, el Congreso de la República sentó cabeza y el resultado para la nueva conformación del TC concluyó con nuevos integrantes (claro, algunos nombres se repiten):

Presidente: Óscar Urviola

Vicepresidente: Manuel Miranda

Magistrados: Ernesto Blume, Carlos Ramos Núñez, Marianella Ledesma, Eloy Espinosa-Saldaña y José Luis Sardón.

Y en este último integrante nos detendremos.

¿Quién es José Luis Sardón?

Él pe.  Foto: tc.gob.pe

Él pe.
Foto: tc.gob.pe

Es el mismo que dijo esto:

Oh por dios yisuscraist Foto: captura lamula.pe

Oh por dios ¡yisuscraist!
Foto: captura lamula.pe

¿Ya? ¿Ahora sí te despertaste?

Por allá en el 2012, Sardón era decano de la Facultad de Derecho de la UPC. Por esa época se discutía si el presidente Ollanta Humala debía o no indultar a Fujimori. Así que a Sardón no se le ocurrió otra cosa que decir esto:

“Yo creo que (Ollanta Humala) debería dar el indulto, como el que recibió, Ollanta fue indultado por el conato de golpe de Estado”, comentó en entrevista al programa ‘Depués de Todo’ de LaMulaTV.

Obvio, como en Twitter todos son unos sapazos muy atentos, se dieron cuenta al toque:

Sí, eso de que Sardón fue propuesto por el fujimorismo para el Tribunal Constitucional es verdad. Teniendo en cuenta toooodos estos argumentos ¿mi tío Sardón se inhibirá de emitir opinión ante el pedido de anulación de la condena a Alberto Fujimori? Porque hay algo que se llama conflicto de interés, amiguitos. No sé ustedes, pero ojalá que algún canal de TV se lo encuentre y le lance la pregunta. Digo nomás.