noticias , politica Miércoles, 10 febrero 2016

Esto es lo que debes saber sobre los mentados «bonos agrarios»

12661965_872895339497742_4638616457006924616_n

Fotografía tomada por Max Uhle de «señores decentes» llevados en hombros por el río Santa, cortesía robada de Jurgen Golte. Alguien que se la pase a Mijail, por favorcito. Composición y leyenda: Lu Cero

Escribe: Lu Cero

La presentación de Verónika Mendoza en Sin Medias Tintas ha hecho aflorar en Facebook especímenes que de adolescente creí extintos después de la reforma agraria: el gamonal despojado de «sus» tierras.

I. Sobre la formación de las haciendas:

He pasado cinco años en una facultad de Ciencias Sociales y no ha sido en vano: aprendí que desde la invasión española, las comunidades indígenas -luego llamadas campesinas para paliar el estigma- fueron diezmadas y despojadas de la propiedad de sus tierras u obligadas a tributar a la corona para conservarlas. Lo peor vino después ya que la república aristocrática -una vez abandonado el tributo indígena- fagocitó las tierras de las comunidades para la creación de las haciendas, en el grueso de casos invadiendo a sangre y fuego las tierras comunales cuando no mediante argucias legales que las comunidades no podrían enfrentar. Antonio Zapata sentencia al respecto:

«Mientras que en la sierra sobrevivieron las comunidades. Los españoles les asignaron tierras y los indígenas tuvieron cierta protección sobre ellas. Pero, luego vino la república y los criollos fueron más abusivos que los mismos peninsulares. Durante todo el siglo XIX hubo despojo creciente de tierras de indios para expansión de haciendas criollas. El proceso continuó durante el siglo XX y los reclamos eran muy numerosos. Hubo enfrentamientos violentos de hacendados contra comunidades y luego de los dueños contra los colonos de sus propias haciendas».

«Ese ciclo de toma de tierras ocurrió antes de Velasco y la Reforma Agraria de los militares intentó terminar la protesta campesina. En suma, los beneficiarios del accidentado proceso de formación de la propiedad agraria fueron los hacendados que luego Velasco expropió. Los perjudicados fueron los mismos indios, que primero murieron por millones y luego sufrieron el despojo de las tierras que los españoles les habían dejado».

80970

Preciso instante. Foto: Captura youtube

Otros perjudicados fueron los negros que llegaron como esclavos y los chinos, que lo eran por un determinado tiempo, ocho años antes de quedar libres. A esta categoría pertenecen también los peones mayoritariamente mestizos que trabajaban por miserias que hacían la riqueza de los patrones. Todos estos trabajadores fueron compensados por Velasco con la Reforma Agraria. Fue el único presidente que entendió que, ante los abusos seculares, es necesario reparar en primer lugar a la víctima».

La reforma agraria no fue una medida original de Velasco. En la América Latina abandonada al gamonalismo desde la expulsión de los invasores españoles, siendo emblemático caso mexicano de revolución, la consigna de toma de tierras por los campesinos-indígenas era el grito de batalla de los movimientos sociales de entonces. Incluso Estados Unidos recomendaba una reforma agraria puesto que la dinámica social anclaba América del Sur en un anacronismo no compatible con el siglo XX.

II. Sobre la justicia de pagar las deudas: «uno debe pagar sus deudas»

118976

Bonos de la deuda agraria. Foto: Gestión

Como una lección básica de economía recibida desde el colegio hemos aprendido que la historia del intercambio tuvo una fase primigenia caracterizada por el trueque que arribó a la invención de la moneda. De acuerdo con el antropólogo anarquista David Graeber esta es una gran fábula sin sustento. Mucho antes de que se acuñasen las primeras monedas existió el crédito y por lo tanto, la deuda. Decir que todos deben pagar sus deudas es una premisa simple, pero irrebatible. No es una premisa económica, no obstante, es una moral. En ella queda patente la función de la deuda como control social. Así, los conflictos económicos se originaban entre deudores y acreedores y tomaban formas de interés, restitución, esclavitud y algunas veces amnistía.

A decir de Graeber, el fondo no ha cambiado en los últimos 5000 años; si bien ya no se puede tomar la libertad de un hombre o sus hijos a cambio del pago de sus deudas, ahora existe el interés, que multiplica el monto de lo adeudado y obliga a países enteros a ajustarse a políticas de austeridad cuyo resultado son miles de muertes en países extremadamente pobres. Y esta situación es doblemente amarga porque el dinero por el que se endeudaron acaba muchas veces en las cuentas de los dictadorzuelos de turno, pero lo paga generación tras generación de contribuyentes a través de un sistema moderno de imperialismo, si definimos a los imperios como estados que cobran tributos a estados ajenos a ellos.

Pese a todo, en ocasiones las deudas son perdonadas, los deudores amnistiados o asistidos cuando mantener la deuda no beneficia a la mayor cantidad de las partes. O eso es lo que nos quieren hacer creer. Leyes sobre la bancarrota para asistir a las empresas deudoras son comunes en todos los países, la supuesta moralidad de olvidar esta deuda es el bienestar de la colectividad.

III. No quiero pensar que esto puede ocurrir

Diario Correo anuncia que estamos próximos a pagar los bonos agrarios por el valor de 5,100 millones de dólares. Casi todo lo que se robó durante el fujimorato. Yo no soy fanática del estado peruano ni creo en su eficiencia para ejecutar obras públicas pero me rehúso a aceptar que se le pague a quienes despojaron de su vida y tierras a comunidades enteras, que ahora amparados en una trampa constitucional y con leguleyadas del Tribunal Constitucional (TC) reclamen la justicia del pago: “Es inaceptable que se difiera el pago, porque cuando ello finalice, muchos acreedores estarán muertos, manifestó por su parte el vocero de los bonistas en el Perú (quienes por cierto, tiene su cuenta de Facebook aquí).

Uno de los los nuevos nuevos dueños de los bonos agrarios es una compañía estadounidense que se ha hecho con ellos a un precio de huevo roto y ahora exige al Estado un pago completo al precio actual de las tierras expropiadas entonces. Los dueños de estos fondos buitres están preparando el festín sobre el cadáver de la reforma agraria.

Lo que es inaceptable es que en lugar de caérseles la cara de vergüenza, reclamen como lo moral el pago por las tierras expoliadas a indígenas y recordemos que no solo son tierras, si no todas las vidas humanas de las que un hacendado disponía al poseer una hacienda. Esta parte, la más importante y la más silenciada del gamonalismo, tiene pendiente la difusión: servidumbre o camuflar la esclavitud como posesión de tierras es hacerle un gran favor a los esclavistas.


Enlaces de interés o fuentes para que conste que no me estoy acuñeando ):

  1. Antonio Zapata: el origen de las haciendas
    http://larepublica.pe/…/el-origen-de-las-haciendas-06-08-20…
  2. Los bonos de la Reforma Agraria en los tiempos del TLC y TTPhttp://puntoedu.pucp.edu.pe/no…/pagar-bonos-reforma-agraria/
  3. David Graeber: deudahttps://libcom.org/files/__Debt__The_First_5_000_Years.pdf
  4. Diario Correo
    http://diariocorreo.pe/…/estado-peruano-bajo-amenaza-por-d…/
  5. Por tanto los hombres son libres, documental de una hacienda sin gamonales
    https://www.youtube.com/watch?v=Yo6u0aQxDQE
  6. La reforma agraria y el fin de la servidumbre en Peru:
    https://www.youtube.com/watch?v=ONnphcPOhxI
Secured By miniOrange