noticias , politica Sábado, 16 enero 2016

Esta es la razón por la que Verónika Mendoza propone quitarle los beneficios a la Iglesia Católica

Imagen: Facebook

Imagen: Facebook

Ayer, debido a la indignación colectiva y el troleo masivo desatados contra el candidato presidencial de Solidaridad Nacional, Nano Guerra García, a.k.a minion del mudo, una noticia controversial pasó algo desapercibida; pero que a la luz de la realidad nos parece sumamente importante:

¡Verónika Mendoza quiere quitarle los beneficios a la Iglesia Católica!

¡Horroooooorrr! (Ok, se ganó nuestro voto).

Durante una entrevista en Canal N, la candidata del Frente Amplio salió con la pata en alto y dijo esto:

“Respetamos la pluralidad de creencias y religiones, pero vamos a garantizar que el Estado tome sus decisiones de manera autónoma de esas creencias y de esas jerarquías eclesiales (…) debe ser igual para todos, el mismo valor, respeto y lugar a todas las iglesias; se les da a todos o a nadie”.

Ya, antes de que digas “Ay, cómo va a decir eso, en el Perú hay millones de católicos” y vuelvas a criticarla, en realidad Verónika no tiene nada qué perder (sigue en el rubro “otros”, duh) y hace bien en desmarcarse de los demás candidatos. La medida de por sí es impopular pero es importante que alguien haga notar las diferencias de fondo y no solo en materia económica que asustan.

¿Por qué es importante la propuesta?

Querido verolieber, esta imagen está prohibida ¿ok? Ya para. Imagen: Facebook

Querido verolieber, esta imagen está prohibida ¿ok? Ya para.
Imagen: Facebook

En la última fase del gobierno dictatorial (todo encaja) del general Francisco Morales Bermúdez, el Estado peruano firmó un documento denominado Concordato, que viene a ser una alianza con la Santa Sede.

 ¿En qué consiste?

Entre todos los artículos de ese documento, resalta, hasta la actualidad, el capítulo dedicado a la situación económica y tributaria de las organizaciones adscritas a la Iglesia Católica en nuestro país. Te lo decimos en breves palabras:

Tras la firma del Concordato todas, absolutamente todas las actividades económicas de la Iglesia no están sujetas a pago de impuesto alguno. O sea, si el Arzobispado te alquila o te vende una casa, sorry, pero no le paga absolutamente nada a la Sunat. De allí el poder acumulado en estas últimas décadas. Ejemplo clarísimo: el Sodalicio y sus millones. 

En fin, para que te convenzas de que Vero Mendoza hace bien en señalar este tipo de propuestas:

Aquí puedes ver todo lo que hemos publicado sobre la Iglesia Católica, su organización y sus millones